BIHUB PATH

November 10, 2021

Eventos

“Un entrenador necesita un staff amplio y preparado en el que poder delegar, de la psicología a la fisioterapia, pasando por el análisis del juego”

By BIHub Team.

En una pausa mientras preparan su partido de Champions League ante el Hoffenheim, el entrenador del FC Barcelona femenino, Jonathan Giráldez, y las jugadoras Alexia Putellas y Marta Torrejón han conectado con la V edición de Sports Tomorrow Congress del Barça Innovation Hub en la jornada dedicada a la metodología para explicar cómo afrontan el reto más difícil que pueda existir en las competiciones deportivas: seguir ganando después de una temporada excelente.

El objetivo, ha revelado Giráldez, es que las jugadoras mejoren desde lo individual y el equipo desde lo colectivo. Un reto, porque cuando se gana, es cuando más cambios hay que hacer, aunque comúnmente tienda a creerse lo contrario. La clave para el entrenador pasa por la coordinación con un staff técnico amplio y preparado en el que pueda delegar, desde la psicología a la fisioterapia, pasado por el análisis del juego.

Marta Torrejón ha ensalzado el “inconformismo” de una plantilla que ha llegado hasta donde está por querer ganar siempre: “Nunca hemos visto techo”. Por su parte, Alexia Putellas ha explicado que desde el inicio de la temporada han olvidado los éxitos de la anterior, la victoria en la Champions League y La Liga Iberdrola, porque no se puede pensar en lo que ya se ha ganado. “Hay que seguir reinventándose, si paras, los demás siempre están avanzando”.

“Jugar juntas no significa moverse de forma simultánea, sino estar vinculadas anímicamente”

La entrenadora de la selección Italiana femenina de fútbol, Milena Bertolini, ha compartido la metodología que aplica como seleccionadora. Para ella, un equipo es un contexto complejo, como todo lo humano, “es un contenedor de emociones diversas, de los deseos, anhelos y necesidades de cada jugadora”. Por eso, lo más importante es que las futbolistas estén en sintonía con el colectivo.

Con respecto al staff, se ha referido a él como “un equipo dentro del equipo”. Para el Mundial de Francia llevaron 27 personas. En un grupo tan numeroso, Bertolini considera que la seleccionadora debe actuar como un mediador y, a la vez, líder de todos, lo que le obliga a dominar todas las materias para poder comprender a cada integrante de la expedición con sus características particulares.

En el fútbol, ante todo, hay que educar la mente, ha sostenido. De nada sirve comprender el juego o tener conocimientos tácticos, porque sin una relación adecuada entre todas nunca se podrá funcionar bien. Hay que ser conscientes de todos los aspectos subyacentes en una plantilla: “Muchas veces las mismas situaciones, términos o palabras pueden tener consecuencias diferentes, hay que comprender antes a cada jugadora, porque eso es lo que hace que se pueda gestionar el equipo, en caso contrario, es imposible entender los conflictos que puedan surgir entre ellas”.

Bertolini también está convencida de que se juega de una manera determinada según la personalidad. La forma de reaccionar de cada futbolista en el campo tiene que ver con su carácter. Al mismo tiempo, la posición en el campo también marca el comportamiento. Ella misma ha comprobado que cuando ve vídeos con sus jugadoras, sus reacciones son diferentes según las posiciones que ocupen en el campo. Sin embargo, el fútbol ha cambiado. “Ahora los defensas ya no solo defienden, también construyen, los centrocampistas tienen que ser completos, son el vínculo entre la defensa y el ataque, mientras que los delanteros también tienen que defender, son la primera línea de la presión, o sea, de la defensa”. Todo esto, sin cuidar las relaciones afectivas entre ellas, es imposible de coordinar. La identidad la marcará un lenguaje común, que la idea de juego se convierta en identidad de juego está determinado por la relación entre “yo y nosotros”, ha sentenciado.

“Donde los hombres ponen excusas, las mujeres deportistas son autoexigentes, responsables y directas”

El nuevo entrenador de la selección española de hockey, Max Caldas, ha compartido su experiencia como seleccionador del equipo femenino de Países Bajos. Durante ese periodo, en el que obtuvo títulos como la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de 2012 y la copa del mundo de 2014, trabajar con mujeres fue lo que más le ha hecho aprender sobre este deporte.

Para empezar, por los estereotipos que saltaron por los aires. Se menospreciaba la sección femenina por “jugar más despacio” o “tirar pases aéreos más cortos”, pero aprendió que todo eso dependía de la contextualización. Los equipos y las jugadoras se podían distinguir por su velocidad o su lentitud igual que los equipos masculinos, pero cada uno en su contexto. De ahí su máxima: “Más no es mejor, mejor es mejor”. Lo que sí que se podía comparar de forma directa era el nivel de compromiso. Donde él había visto a los hombres poner excusas para todo, luego comprobó que las mujeres eran “autoexigentes, responsables, directas y querían ser las mejores todos los días”.

Como seleccionador, se propuso que su presencia no fuera la de un examinador que aparece antes de las competiciones, sino un entrenador con el que se puede tener una comunicación constante. También integró en la absoluta a los técnicos de las selecciones sub21 y sub17, les hacía viajar con la absoluta y les permitía trabajar aspectos del juego en los entrenamientos.

Con las jugadoras mantuvo un vínculo individual con cada una que se veía potenciado con un ejercicio de feedback público que hacían con frecuencia. En estas conversaciones llegaron a salir aspectos íntimos relativos a la orientación sexual de las jugadoras. Para Caldas, esa sinceridad fue “impresionante” y fue consciente de que el nivel de confianza y seguridad que les permitía compartir esos detalles solo indicaba la magnitud de la fortaleza colectiva de esa plantilla.

En el día a día, tuvo en cuenta que siempre tiene que existir crítica. “Cuando ganas haces cosas mal y, cuando pierdes, haces cosas bien, el resultado te hace olvidar los porqués”. Si estos aspectos se tratan con una comunicación continua, luego al seleccionador no le sorprenden las reacciones que puedan desencadenarse ante determinadas situaciones.

“La profesionalización del fútbol femenino en Italia será un gran paso, pero no solo deportivo, sino cultural social”

El director de la sección femenina de la Juventus de Turín, Stefano Braghin, ha explicado los cambios que se están produciendo en Italia en relación con el fútbol de mujeres. En primer lugar, hubo una medida clave años atrás cuando se obligó a los clubes a que, si querían participar en las competiciones masculinas, tenía que federar a un mínimo de cuarenta jugadoras sub15 y sub17.

Esa norma fue un hito, ha apuntado Braghin, aunque todavía queda mucho camino por recorrer, pues si hay países con trescientas mil jugadoras, en Italia todavía se rondan las treinta mil. La segunda medida clave está por llegar, será la profesionalización de la liga en la temporada 22-23. Ningún deporte femenino es todavía profesional en Italia, se ha quejado. El primero será el fútbol y es una urgencia porque las jugadoras necesitan garantías. El cambio, además, no será solo deportivo, sino “un gran paso cultural y social”.

Eso no quiere decir que no haya preocupaciones. Braghin no tiene claro aún que el coste que implicará la profesionalización, la inmediata sería la duplicación de los salarios, sea sostenible con los ingresos que tiene el fútbol femenino, que en este país siguen siendo muy bajos. De todos modos, en su opinión, el fútbol femenino es más empático que el masculino y el sentido de pertenencia al club, así como los vínculos entre las jugadoras, son mayores que en el masculino. “Cómo se sienten las jugadoras dentro de un club tiene una gran repercusión sobre el rendimiento de cada jugadora”.

Todo queda pendiente de un aumento de la competitividad, para lo cual se va a reducir la liga de doce equipos a diez, para evitar la brecha entre lo alto y lo bajo de la tabla y los resultados excesivamente abultados. Si el torneo está más disputado, eso atraerá al público y a los sponsors. 

“No es importante ganar, lo importante es tener la sensación de que es posible”

La selección femenina de Suecia logró un tercer puesto en la Copa del Mundo de Francia. Su seleccionador, Peter Gerthardsson, ha revelado cómo fue la metodología que siguió para lograr este éxito. Para empezar, trabaja con un staff reducido, no quiere que haya demasiadas personas y que la gestión esté fuera de su control. Por otro lado, a diferencia del fútbol masculino, ha subrayado la importancia del sistema educativo para poder facilitar a las jugadoras su dedicación al deporte.

El juego lo ha comprado con un grupo de rock. El bajista y el batería crean la estructura y el guitarrista y el cantante añaden la parte creativa. Todo en el equipo depende del equilibrio que haya entre estructura y creatividad. Sin embargo, no tiene ideas preconcebidas de cómo debe repartirse. Según ha mostrado, todos sus esquemas de juego son flexibles y cambiantes.

Para la motivación, Gerthardsson apuesta por la comunicación personalizada para establecer vínculos de confianza. “No necesito un líder, necesito líderes, en plural”, ha especificado. Le gusta, cuando en los partidos hay una interrupción, ver que las jugadoras hablan entre sí, Según ha explicado, eso también es trabajo. De esta manera, ganar no le parece importante, pero sí conseguir la sensación de que es posible lograrlo.

“No tenemos las jugadoras mas talentosas, no tenemos los mejores técnicos, pero hacemos lo ordinario extraordinariamente bien”

Iraia Iturregi, entrenadora del Athletic de Bilbao femenino, ha descrito cómo es la dificultad que tiene su club para mantener a sus equipos en la elite. La filosofía de Lezama es la de jugar solo con jugadores, tanto masculinos como femeninos, nacidos o formados en el País Vasco. Eso le deja un margen muy estrecho a la hora de configurar las plantillas y todo depende de un trabajo bien hecho con las categorías formativas.

Cuando el primer equipo se encuentra con bajas, muchas veces no se pueden hacer fichajes y se tiene que subir del filial lo que haya en el estado que esté, por eso es fundamental, ha explicado Iturregi, que las jugadoras jóvenes estén listas. No importa cuándo debuten y ni cuántos minutos hayan disputado, la clave reside en su formación y preparación cuando llegue la hora en la que se las va a necesitar.

Para organizar así a los equipos, apuesta por una gestión de las emociones. “A veces hay chicas jóvenes que nos piden llorando que las cambiemos porque están haciendo el ridículo, pero no lo hacemos para inculcar que se aprende de los errores”, ha revelado. Se trabaja la frustración, así como el cuidado de las jugadoras que alternan primer equipo y filial para que no sientan que no pertenecen a ninguno de los dos. Las chicas del Athletic, en estas circunstancias, también necesitan apostar por un plus de intensidad física y, en ese sentido, la entrenadora ha confesado que, desde niñas, en los entrenamientos no se pitan “las faltitas”, para que aprendan a competir donde hay agresividad. Así se logrará lo mínimo que exige el club, que aunque no se cuente con las jugadoras más talentosas ni con los mejores técnicos, “lo ordinario se haga extraordinariamente bien”.

“En un partido pueden aparecer sucesos inesperados que hay que aprovechar no solo para adaptarse, sino para cambiar”

Partiendo de la teoría de la anti-fragilidad de Nassim Taleb, la entrenadora del Inter de Milán femenino, Rita Guarino, ha mostrado cómo una plantilla puede ser resiliente y fácilmente adaptable a los cambios e imprevistos para incluso sacar partido de ellos.

El fútbol es siempre incierto, ha dicho, y su complejidad forma parte de su propia esencia. Los equipos están continuamente expuestos al fracaso, al caos y a lo inesperado. Por eso, lo que prioriza en sus plantillas es la importancia de saber reaccionar ante la variabilidad del juego. Adaptándose a los cambios y aprendiendo de los errores, es como aparece la oportunidad de transformarse de modo que un fracaso pueda convertirse en una identidad distinta y mejor.

“Intentamos no estar encorsetados en una idea, a veces hay que seguir las sensaciones, usar el sentido común”

El entrenador del Levante femenino, Ángel Villacampa, ha compartido la metodología que aplica en su equipo; un sistema de trabajo no encorsetado en una sola idea o modelo, que a veces se guía por las sensaciones, es decir, “por el sentido común”. Eso sí, aunque cree en la libertad y la creatividad, cree que su función es aportar soluciones y herramientas a las jugadoras, incluso en las facetas más imaginativas o “en el último tercio” del campo, donde el cliché dice que solo se actúa por instinto o por talento.

En una dinámica de trabajo semanal, ha ido señalando cómo se aumenta la intensidad de los entrenamientos hasta llegar el jueves al día clave en el que aparecen las señales que configurarán el once titular. Un día que denomina como “balón asesino” porque exige a las jugadoras que se lo tomen con la intensidad de un partido oficial.

“En la selección nacional se puede aprender mucho”

Jorge Vilda, seleccionador nacional de España, ha analizado con los asistentes al congreso los ejercicios y rutinas que sigue en los entrenamientos de la selección. Considera que ser futbolista internacional es una gran oportunidad para las jugadoras no solo por el prestigio, sino por lo que se puede aprender. Hay clubes que no disputan competiciones internacionales y esa oportunidad se las da la selección. De esta manera, trata de coordinarse con los clubes e intenta mantener canales de comunicación con las jugadoras para que nunca se “enquiste” algún problema que pueda acontecer en una concentración. En este sentido, ha elogiado el trabajo del staff de psicología, que “siempre está tocando los hilos para que todo funcione”.

En su gestión prima la sencillez. Intenta usar el vídeo solo para que se perciba la esencia del juego del próximo rival. En cuanto a los datos, echa mano de los estrictamente necesarios, que le hablan de si han sido dominadoras y cómo han creado ocasiones. De hecho, valora más los datos de los analistas de la selección que los externos, porque cree que varían según quién los recopile.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.