BIHUB PATH

20 noviembre, 2020

Sports Tomorrow – Día 9

Events

APÚNTATE AHORA A SPORTS TOMORROW

ÚNETE AHORA
318K

La Inteligencia Artificial no sustituirá a los analistas porque nunca debería tomar decisiones”

Joan Fabregat, Project Data Manager del FC Barcelona, ha conducido una charla con Ivan Valle, Video Analysis and Sport Performance Systems Manager del FC Barcelona, Joe Pavitt, de IBM, David Garcia, ingeniero de datos de atsistemas, y Kristine Stewart, del World Economic Forum, sobre la toma de decisiones a partir de datos e Inteligencia Artificial.

Valle ha explicado los avances que se han realizado en el Barça en esta materia. El club genera 120 teras de vídeos al año y graba con la empresa Pixellot en los campos de entrenamiento de las categorías inferiores y los de la primera plantilla. “Grabamos absolutamente todo”, ha asegurado. La finalidad es que desde los entrenadores a los scouters, pasando por los científicos, tengan una asistencia que les facilite la toma de decisiones.

Los retos que tiene el club por delante, ha revelado, pasan por obtener información en tiempo real y centralizar todos los datos. Actualmente, el Barça sirve de laboratorio experimental para el deporte de datos y está facilitando a los más jóvenes herramientas muy útiles para que mejoren su rendimiento.

Pavitt se ha especializado durante los últimos años en aplicaciones de Inteligencia Artificial para análisis de rendimiento en el deporte y retransmisiones. Su principal objetivo es definir una interface para presentar los datos. Un acceso sencillo a la información es la clave. Tiene que emplearse un lenguaje natural que permita a especialistas de áreas distintas consultar datos sin dificultad.

Estos modelos ya se han desarrollado en rugby con una aplicación que les facilitaba las jugadas más importante del partido que acababan de disputar. Acabaron empleándolo sobre todo los jugadores. Muchos de ellos no estaban en el equipo profesionalmente, tenían sus trabajos, y no disponían de tiempo necesario para analizar el juego. Ahí está la principal utilidad de estos desarrollos tecnológicos: liberar de tiempo a los analistas, que dediquen su tiempo a analizar, no a extraer y preparar datos.

Garcia ha destacado el uso de la Inteligencia Artificial que le permita al atleta mejorar su rendimiento. Una herramienta con la que se puedan consultar probabilidades de lesión, tipo y duración, o directamente la probabilidad de éxito en una competición. El único problema sería la calidad de los datos y dónde se acabarían publicando.

Para Stewart, con la pandemia se ha iniciado un revolución en las retransmisiones deportivas que necesariamente involucra tecnología de Inteligencia Artificial. Los trabajos que se han realizado para llevar la voz de los fans y, de alguna manera, su presencia a los estadios cuando no se podía asistir a ellos no ha sido un circunstancia aislada, seguramente marque el camino.

“Aunque diversifiques tus ingresos, nunca debes olvidarte de cuál es tu negocio principal”

Steve Gera, embajador del FC Barcelona en Estados Unidos, ha hablado con Shana Ferguson, jefa del departamento comercial de USA Swimming, Larry Freedman, presidente de Los Angeles FC, y Eric Winston, de OneTeam Partners, sobre vías de monetización alternativas y nuevos negocios en el mundo del deporte.

Ferguson ha explicado que como organización vinculada al gobierno que prepara a los atletas para los Juegos Olímpicos y Mundiales, sus vías alternativas de ingresos son limitadas. Su presupuesto se nutre sobre todo de las contribuciones de sus 400.000 socios, que tienen entre 6 y 18 años, y las donaciones que reciben. No obstante, “todo dólar que entra, sale para los socios”, ha señalado. Es decir, que todo lo que recaudan revierte de nuevo en el desarrollo de la natación.

Ahora mismo, ha continuado, la crisis de la pandemia les ha hecho mucho daño. Las piscinas han estado cerradas y los niños no se han suscrito a la organización. No ha habido entrenamientos, no ha habido competición. Cuando el virus golpeó con más dureza, estuvo parado absolutamente todo y ahora que han abierto un 80% de los clubes, no se apuntan tantos niños porque los padres están asustados. Por eso, han caído todos sus ingresos de anunciantes. Han intentado salir del paso organizando competiciones virtuales, pero como tienen una estrategia a largo plazo con los sponsors, tomaron la decisión de no aceptar nuevas ofertas de anunciantes. “Quizá fuimos demasiado buenos”, se ha lamentado, “porque luego hemos tenido que seguir pagando los gastos de todos nuestros empleados y torneos”.

Para Los Angeles FC, su gran activo es el estadio. Aparte de los partidos de fútbol, en los que cobran de la venta de entradas, hostelería, gastropub, merchandising y  aparcamiento, tienen muchos ingresos de conferencias, conciertos, mítines, espectáculos de televisión, eSports y festivales de toda clase. Con la pandemia, los partidos se retransmitían por televisión y cubrieron los asientos vacíos con anunciantes. También han abierto otra línea de negocios al asociarse con otras empresas, sobre todo al comprobar cómo Adidas vendió unas zapatillas negras y color oro en pocos minutos, pero hay algo que ha querido subrayar: “Nunca puedes olvidarte de cuál es tu negocio principal”.

Winston, por su parte, ha explicado que el negocio de su empresa ayuda a los deportistas a monetizar su imagen. Desde su punto de vista, los atletas no están lo valorados que debieran en el mercado. Gera le ha pedido que explique por qué su firma es conocida por hacer negocios fuera de los márgenes tradicionales y Winston ha explicado que los atletas pueden orientar la explotación de su imagen a negocios fuera del ámbito deportivo. Ha citado una colaboración que tiene entre manos con una firma que está desarrollando un “Uber de extensiones de pelo”, que son muy caras, y es una oportunidad de inversión para las atletas afroamericanas. Porque cree que hay que dejar atrás la época de los sponsors y centrarse más en inversiones conjuntas, que el deportista y la firma se conviertan en socios.

¿Por qué el tenis se ha quedado atrás en el análisis de datos?

En 2004, un partido del US Open entre Serena Williams y Jennifer Capriati tuvo varias jugadas polémicas. Aunque había vídeos, no existían los sistemas de ojo de halcón para que los jueces de línea pudieran decidir sobre bolas dudosas. El enfado de Williams pasó a la historia y, desde entonces, la revisión electrónica se ha convertido en algo indispensable. Solo dos años después, el US Open fue el primer grand slam que lo introdujo. Sin embargo, Stephanie Kovalchik, científica de datos en Zeus Analytics, considera que todavía queda mucho camino por recorrer y que no faltan obstáculos.

Aunque el tenis fue uno de los primeros deportes en hacer tracking para analizar la trayectoria de la pelota y la posición de los jugadores, este tipo de información no aporta gran cosa a lo que un espectador ya puede apreciar por sí mismo en la retransmisión de un partido. Para Kovalchik, los desarrollos de segunda pantalla en retransmisiones de tenis dan más o menos la información que se puede ver ya en televisión, hay intenciones de aportar un análisis más avanzado, pero al final “no se ha hecho más que calcular dónde cae la pelota”.

La realidad es que no existe una conciencia colectiva de que los datos puedan revolucionar el tenis como ya está sucediendo en otros deportes como el fútbol, ha continuado Kovalchik. Es necesario pensar más allá para poder aportar análisis que trasciendan las simples estadísticas descriptivas y den respuestas que vayan más allá de quién ha ganado o perdido.

La paradoja es que el tenis tiene una gran tradición en análisis de datos. La científica ha citado a Bruce Old como uno de los pioneros, autor en los años 60 de varios libros sobre táctica. Desgraciadamente, cree que muy pocos entrenadores actuales le conocen. Igual que con los estudios académicos sobre tenis de los años 70, que ya anticipaban fenómenos del juego que han aparecido alrededor de 2010. Un ejemplo serían las investigaciones sobre estrategia de servicio en el tenis de SL George, de 1973.

Sin embargo, en la actualidad hay una brecha en el uso de datos. No hay un buen acceso, ni siquiera se cuenta con un proveedor oficial. El problema es que en la recolección de datos cada torneo funciona de manera independiente, al igual que los jugadores. Además, los torneos están interesados en traer a los mejores jugadores y obtienen ingresos de las retransmisiones, venta de entradas y publicidad. La mejora del juego no está entre sus prioridades y los datos que recogen más de 80 torneos lo hacen a título individual, no los comparten entre sí. Por este motivo, los datos sobre este deporte hay que buscarlos fuera de los canales oficiales. Generalmente, entre gente que lo hace voluntariamente.

Hay un margen de mejora para los jugadores y para el desarrollo del juego que no se está explotando, se queja Kovalchik. Por poner un caso, si se calcula el uso de drop shots, o dejadas, se observa que este golpe ha aumentado estadísticamente en los partidos. Si los datos sobre este deporte fuesen de libre acceso y estuviesen centralizados se podrían identificar más fenómenos como este.

“Durante doce años, el Barça ha tenido más posesión en 887 de 902 partidos”

La filosofía del FC Barcelona es que el equipo se organice alrededor del balón y que el pase sea la forma de comunicación entre los jugadores. Algo tan sencillo como esto, denominado juego natural, tiene infinitas posibilidades y es algo, asegura Isaac Guerrero, a lo que hay que dedicarle toda una vida. No obstante, ha tratado en una charla de explicar sus líneas maestras. Las que han permitido que el club arroje datos abrumadores como un dominio de la posesión sobre sus rivales en 887 de 902 partidos que ha jugado durante doce años.

Guerrero ha diferenciado entre modelo e idea. Un modelo sería un patrón a seguir que los jugadores tienen que circunscribir. Una idea, sin embargo, es la adaptabilidad a un contexto de juego, dar libertad al jugador en el marco de una intención colectiva. En este caso, la idea del Barça es que el balón tenga la responsabilidad de organizar el juego.

La premisa inicial es que sea el balón el que tiene que encontrar a los jugadores, no al revés. En este punto, ha citado las palabras de un absorto Seydou Keita, primer fichaje de la era Guardiola, al que el juego del equipo en el que acababa de aterrizar le parecía “alucinante”. Antes, dijo, en todos los clubes en los que había estado, si quería el balón, tenía que moverse mucho y en el Barça, con estar en su sitio, ya le llegaba. En cuanto a la recuperación, Guerrero ha explicado que el juego en corto la favorece porque el jugador solo tiene que desplazarse dos o tres metros para poder llevarla a cabo.

Ambos conceptos conforman el juego de ubicación. Una evolución de lo que hace dos décadas se conocía como juego de posición. La crítica normalizada a este planteamiento, ha recordado Guerrero, es que el equipo “no avanza”, pero se debe, entiende, a que no se ha llegado a comprender “el corazón” de esta idea. El Barça está continuamente reorganizándose, cambiando continuamente de ubicación. Moviendo el balón de un sitio a otro, van emergiendo canales de pase hasta que se establece la comunicación final con la red. El último pase.

Desde Rinus Michels, en el club se ha estado desarrollando continuamente esta filosofía. El paso más importante se dio con Johan Cruyff, pero ya antes Laureano Ruiz la había introducido en el fútbol formativo. Se recuerda también la etapa de Menotti en los ochenta. Incluso después, Louis Van Gaal en los 90 hizo una gran contribución compartiendo sus procedimientos para practicar este tipo de juego. Después de eso, Rijkaard, Guardiola, Tito, Luis Enrique, etc… han hecho historia con las mismas premisas y todos los entrenadores que se han fichado, Valverde o Setién, las compartían.

Sin embargo, no es lo mismo jugar a dar pases que dar pases para jugar, ha puntualizado. Lo importante es que todo el equipo esté conectado. No que unos ataquen y otros defiendan, sino que haya una conexión entre todos. Del mismo modo, no hay un balance de riesgo y beneficio en las acciones. Este modelo no se orienta por las porterías, sino por el balón. Una forma de restarle presión a los jugadores. El ideal sería que cuando se juega cerca de la portería se tengan las mismas pulsaciones que en zonas a priori más templadas del campo. Una condición sine qua non, por otra parte, para lograr la base de este sistema de juego: la autonomía del jugador.

Las preguntas son algunas veces más importantes que las respuestas

El Dr. Asker Jeukendrup, investigador y profesor en la Universidad de Loughborough, considerado uno de los mejores nutricionistas deportivos del panorama internacional, ha hablado sobre la importancia de hacer buenas preguntas y su relevancia cuando se trabaja con atletas. Tal y como ha dicho, “si no estamos hacienda la pregunta correcta, la respuesta puede que no sea relevante”. Los nutricionistas necesitan solucionar problemas reales de los deportistas, por lo que las preguntas deben tener relevancia clínica. De esta manera, es habitual encontrarse con investigaciones que exageran los efectos con el fin de estudiar pruebas de concepto.

Por ejemplo, ha hablado sobre la evidencia que muestra que combinar la cafeína –en dosis de 10 miligramos por kilogramo– con los hidratos de carbono aumenta la absorción intestinal de la glucosa. Es cierto que existen estudios que lo han demostrado, pero esta dosis empleada no sería lógica recomendarla a los deportistas por sus posibles efectos secundarios. A pesar de que se haya demostrado una mejora de la absorción intestinal de la glucosa si se combina con cafeína, su traslación a la práctica clínica resulta complicada.

De igual manera, hay otros estudios que hablan de la capacidad de aumentar la oxidación de grasas por parte de la cafeína. “Es cierto que hay investigaciones que han visto que la cafeína puede aumentar la oxidación de grasas en un 27%, lo que se traduciría en una diferencia absoluta de 5 gramos por hora. Esto significa que, para lograr una pérdida de 1 kg de grasa, tendríamos que hacer unas 200 horas de bici. Además, eso solo sería cierto si asumimos que la oxidación de las grasas se traduce en una pérdida de peso, lo cual no es así. Necesitamos un balance energético negativo”. Por ello, a pesar de que muchos medios de comunicación otorgan conclusiones grandilocuentes a algunas investigaciones, es necesario interpretar los resultados y valorar posibles aplicaciones en la práctica clínica.

En una última parte de la presentación, el investigador ha detallado estrategias que pueden mejorar los síntomas gastrointestinales, explicando las diferencias que tienen lugar en el estómago y el intestino según se tomen hidratos de carbono de baja o rápida liberación. “Cuantos más hidratos de carbono hay en el intestino, mayor será el riesgo de sufrir problemas gastrointestinales. Debido a que las ingestas pequeñas de hidratos de carbono de liberación rápida son las que menos presión sobre el tracto digestivo ejercen, es probable que sean la mejor opción para el estómago y el intestino”.

Por último, el Dr. Jeukendrup ha hablado sobre la importancia de guiar al deportista a través de un razonamiento Socrático en la toma de decisiones. Éste debe ser el que encuentre la solución final planteada por el nutricionista mediante un proceso de comunicación estrecha. “Debemos hacer más preguntas cuando trabajamos con los atletas en lugar de darles inmediatamente nuestros conocimientos o nuestros consejos. Deberíamos intentar entender un poco mejor al deportista. Se construye una relación de confianza y nos permite además dar consejos más efectivos”.

“Los criterios de los entrenadores y los de los informáticos de datos tienen que estar coordinados para que ambos hablen de lo mismo”

Alex Thomas, arquitecto de datos de la Federación Inglesa de Fútbol (FA) ha explicado cómo organiza la información que se recopila del fútbol inglés. La ciencia de datos ha cambiado mucho desde hace ocho años, ha dicho, y ya no son tan misteriosos conceptos como expectativa de goles, lo que hace que los científicos avancen hacia ideas más abstractas.

Implementar organizativamente la filosofía de datos requiere un principio esencial: información clara. No hay nada más importante en la estrategia que definir cada concepto y el propósito de la recolección de cada dato de forma consensuada y centralizada.

Su premisa es definir previamente qué tipo de dato sirve a quién. En el fútbol acceden a esta información desde psicólogos a nutricionistas, además de entrenadores y scouters. De ellos obtienen todas las pautas para entender el juego y los puntos de referencia para ordenar la información. La información aislada sobre un clip de vídeo, por ejemplo, no sirve de nada. Es preciso saber si se trata de una final, de un amistoso, si el equipo gana, pierde, minuto, resultado, etc… Solo así el archivo tendrá sentido.

Su procedimiento, por tanto, se basa en etiquetar los datos. Tienen que ver las imágenes e ir añadiéndoles categorías. Si hablamos de un pase, con qué pierna, de cuánta distancia, si llega a su destino, si sucede por la tarde o por el día, si hace frío o calor, si es una competición o un amistoso, etc…

De ahí que el consenso terminológico sea lo más importante. Thomas quiere que cuando un entrenador se refiera a presión, los informáticos entiendan lo mismo por presión. Sus criterios tienen que estar coordinados para hablar de lo mismo siempre. Esas definiciones son el mayor reto que afrontan los analistas que codifican estos partidos.

También es importante establecer este criterio porque Thomas aboga por recopilar los datos internamente. Cree que cuando lo hacen empresas, aportan muchos datos, pero muy poca de esa información es útil. Si tus datos los has obtenido tú, sentencia, habrá menos confusiones y serán más precisos.

Cómo incorporar la complejidad a la práctica deportiva diaria

El Dr. Samuel Robertson, profesor de la Universidad Victoria en Melbourne, ha hablado de cómo incorporar la complejidad en el día a día de los entrenamientos. A pesar de que muchos deportes como el béisbol siguen realizando en su mayoría entrenamientos básicos por “volumen” sin especificidad y aun así siguen mejorando, el Dr. Robertson ha afirmado que “la creciente literatura científica muestra que la práctica compleja es más eficiente y más eficaz que la práctica no específica”.

En relación a cómo medir los procesos y efectos del entrenamiento, el principal problema reside en que sabiendo que la práctica es compleja, los métodos de medición no siempre lo son. Además, en muchas ocasiones no medimos todo lo que realmente importa en los entrenamientos o en la competición, mientras que nos centramos en parámetros que no son realmente relevantes. Así, el investigador ha insistido en que debemos medir de manera adecuada para poder diseñar programas, evaluar a los jugadores y su progresión, y manejar las diferentes situaciones que se crean en torno al juego. Este es un punto relevante porque en muchas ocasiones “no sabemos por qué un deportista hace algo bien o mal durante la práctica deportiva debido a que no medimos lo que realmente importa”.

Para ello, la tecnología va a favorecer el trayecto hacia este cambio de paradigma. Sin ella y sin los adecuados métodos de medición no seremos relevantes en los procesos de mejora de los jugadores. El profesor Robertson ha insistido en que no debemos hacer algo que por naturaleza se nos da mal. “A menudo tratamos de medir como seres humanos, a través de nuestra memoria o recuerdos y no somos especialmente buenos en eso. Por eso es muy importante medir objetivamente con datos y con modelos”.

Por último, ha destacado que es común pensar que como entrenadores nuestro trabajo está por encima de todo y es el más importante, “pero debemos ser conscientes de que nuestro cometido está subordinado a mejorar el rendimiento del atleta”. Para ello, debemos hacerle partícipe e incorporar al deportista al diseño de la práctica diaria, algo que le va a permitir reflexionar, imprescindible para mejorar su aprendizaje. 

¿Cómo se rehabilitan las lesiones de isquiotibiales en el FC Barcelona?

En esta ponencia contamos con tres fisioterapeutas del FC Barcelona: Erola Madrigal, Juan Carlos Pérez y Xavier Linde. Estos tres profesionales nos muestran desde un punto de vista eminentemente práctico como se rehabilitan los jugadores con lesiones de isquiotibiales, desde las primeras fases hasta la vuelta a la competición.

Erola Madrigal comienza exponiendo el caso de un jugador de futbol profesional que recibió tratamiento quirúrgico tras una lesión de isquiotibiales. Así, Erola nos muestra las distintas fases seguidas con este jugador semana a semana hasta que comienza el trabajo con el preparador físico, desde la primera semana en la que andaba con dos muletas hasta la inclusión progresiva de ejercicios para recuperar el rango de movimiento y la fuerza. Por ejemplo, nos muestra como en la tercera semana el jugador ya pudo comenzar a andar con una muleta, a trabajar con electroestimulación en el cuádriceps, y a andar en la piscina, como en la quinta semana pudo comenzar a andar y a subir escaleras, y a realizar ejercicios con mayor control motor (e.g. squat a 90º, monster walk), en la séptima pudo correr en Alter-G (máquinas de ingravidez) o hacer apoyos unipodales con carga, o como en las últimas semanas (9-11) ya introdujo ejercicio excéntrico y balísticos, pliometría y cambios de dirección antes de pasar a entrenar con el preparador físico. Además, muestra la importancia de controlar el proceso de rehabilitación mediante electromiografía y dinamometría isométrica de la musculatura de cadera y rodilla, y resalta la importancia de individualizar el contenido y duración de cada una de estas fases dependiendo de cada deportista.

Posteriormente, Juan Carlos Pérez explica cómo pueden progresar los ejercicios en el gimnasio desde el trabajo analítico hasta el funcional tras una lesión de isquiotibiales, con el objetivo de que el deportista pase posteriormente a trabajar en el campo. Para ello, se muestran tests para evaluar el rango de movimiento y la funcionalidad (incluyendo dinamometría manual y plataformas de fuerza para evaluar los saltos), y se enseñan diversos ejemplos de ejercicios que pueden ser incluidos en el proceso de rehabilitación, incluyendo tanto ejercicios isométricos como concéntricos, excéntricos, complementarios (ejercicios para cuádriceps, aductores, gastronemio y soleo, glúteos y core) y funcionales (trabajo de fuerza avanzado junto con pliometría, control neuromuscular y coordinación, y reeducación de la carrera  con ejercicios de técnica y trabajo en Alter-G).

Por ultimo, Xavier Linde nos muestra cómo se produce la vuelta al campo de juego en el FC Barcelona tras una lesión. Para ello, nos muestra el potencial de los ejercicios en arena (la cuál reduce las cargas a nivel tendinoso y por otro lado estimula el tendón en diversas direcciones y activa la musculatura) y de la carrera cuesta arriba y cuesta abajo en los primeros estadios. Posteriormente, nos muestra cómo progresar y controlar la carga en la vuelta al campo de juego, pudiendo comenzar con ejercicios lineales y posteriormente incluir aceleraciones, desaceleraciones y cambios de dirección. Además, resalta la importancia de aumentar la velocidad progresivamente para dosificar la estimulación de la musculatura isquiotibial. Así, se puede evaluar por ejemplo la cantidad de metros recorridos a alta velocidad (>21 km/h) mediante GPS para controlar la carga producida, y se deben considerar también las cargas “normales” de ese determinado deportista de forma que durante las últimas etapas del proceso de rehabilitación nos acerquemos a esas demandas.

Tendinopatía de isquiotibiales: ¿qué sabemos sobre su origen y tratamiento?

El Dr. Thor Einar Andersen, jefe del departamento de Medicina del Deporte en el Hospital Aspetar, hace un resumen de la tendinopatía de isquiotibiales, centrándose en la tendinopatía proximal. Esta condición afecta a aproximadamente 1.5 deportistas de cada 100 profesionales, por lo que no es muy prevalente. No obstante, es importante mejorar su diagnóstico y manejo. Para ello, el Dr. Andersen hace un repaso a la anatomía de la musculatura isquiotibial, la patofisiología de esta condición, y los diversos factores de riesgo implicados. Además, se describe cómo se presenta esta condición a nivel clínico de forma que podamos mejorar su diagnóstico, y se discute el rol de las técnicas de imagen en el mismo. En concreto, el Dr. Andersen comenta que muchos pacientes asintómaticos (25% en adultos jóvenes y 65% en mayores) puede presentar alteraciones estructurales en imágenes de resonancia magnética sin presentar ningún síntoma, por lo que debemos dar especial relevancia a las pruebas clínicas y no a las de imagen. Finalmente, el Dr. Andersen comenta cómo deben manejarse las cargas de entrenamiento en el tratamiento de las tendinopatías isquiotibiales a nivel proximal, y el papel de otros tratamientos complementarios (ej. fármacos como paracetamol o AINES, terapia de choque extracorpórea, o inyectables como los corticoesteroides, el plasma rico en plaquetas, o la proloterapia) en este tratamiento.

Por otro lado, el Dr. Lasse Lempainen, cirujano en el hospital Mehiläinen y profesor en la Universidad de Turku especializado en lesiones del tren inferior, nos habla de cuándo puede ser recomendable la cirugía en deportistas profesionales para tratar las lesiones del tendón isquiotibial, tendón de Aquiles y tendón rotuliano. Para ello, señala diversas situaciones en las que puede ser recomendable y las ejemplifica con casos prácticos. Por ejemplo, el Dr. Lempainen comenta que la cirugía del tendón isquiotibial puede ser recomendable en el caso de avulsiones proximales o distales, así como ante rupturas del tendón central del bíceps femoral si el espacio es muy amplio y en fracturas por avulsión apofisiaria si el fragmento avulsivo se desplaza más de 10-15 mm.  Por otro lado, además de esos casos en los que la cirugía temprana debe ser considerada, también debe ser tenida en cuenta cuando los tratamientos conservadores no funcionan y los síntomas se cronifican. Por ejemplo, en avulsiones o desgarros parciales crónicos, o en casos especiales como el síndrome compartimental crónico, osificaciones heterotopicas o apofisitis crónica.

Por otro lado, dentro del tema de las cirugías de tendón isquiotibial, el Dr. Lempainen hace un breve resumen de las recomendaciones de rehabilitación tras una operación. Así, comenta que desde el primer día el paciente puede salir del hospital y comenzar a andar con muletas, comenzando la fisioterapia y el fortalecimiento a las 2-4 semanas, los ejercicios en el agua a las 5-6 semanas, la carrera normal a los 2-3 meses y la vuelta al campo de juego a los 3-5 meses. Tras esta progresión, la vuelta al nivel de competición normalmente ocurre a los 4-6 meses dependiendo del deportista.

Por último, el Dr. Lempainen comenta también cuando puede ser recomendable tratar quirúrgicamente el tendón de Aquiles, como en casos de avulsión del tendón de Aquiles del calcáneo, en tendinopatías de la inserción del Aquiles en casos de prominencias óseas en la esquina posterosuperior del calcáneo, o con la presencia de espuelas calcificadas, así como en algunos casos de tendinopatía no insercional del Aquiles (con edema peritendinoso, adhesiones, tendinosis, o rupturas parciales). Además, comenta brevemente también que la cirugía del tendón rotuliano puede ser recomendable si hay una ruptura del mismo así como si los síntomas de tendinopatía se presentan de forma crónica tras la aplicación de tratamiento conservador.

 

 

 

 

 

BIHUB Team

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.