BIHUB PATH

13 noviembre, 2020

Sports Tomorrow – Día 5

Events

APÚNTATE A SPORTS TOMORROW

ÚNETE AHORA
318K

“El entrenador del futuro será como el director de una empresa, pero empleado en un club de futbol”

Su etapa en el Arsenal fue extraordinaria y el Arsenal fue extraordinario con él, lo mantuvo dieciocho años en su puesto. Arsene Wenger fue un entrenador pionero y visionario en su época. Sus equipos ya daban muestras del que sería el fútbol del futuro. Ahora, desde su retiro, ha explicado cuáles son las características que tienen que reunir los entrenadores del futuro que está por llegar y cómo deben hacer uso de la tecnología.

Por lo pronto, ha anticipado que los próximos entrenadores funcionarán como directores de empresa, con un amplio equipo a su cargo de médicos, analistas, fisioterapeutas y expertos en datos, aunque luego solo sean un empleado del club. Y cuando haya que cambiar de banquillo, el entrenador se marchará con todo su personal. Algo que también sucederá con los jugadores, que tendrán sus equipos de consejeros, asesores, médicos, etc… Equipos alrededor del equipo, ha explicado.

No obstante, Wenger aboga por un fútbol que mantenga las esencias apostando por la cantera. Las categorías inferiores de los grandes clubes deberían ser una prioridad con o sin covid, ha opinado. “Las etapas de mayor éxito de equipos como el FC Barcelona o el Manchester United están vinculadas a sus canteras”. En este sentido, considera que lo más importante que tiene un club es su identidad y es el jugador el que tiene que adaptarse a sus valores, no al revés.

Sobre la ciencia, ha recordado que en su época era muy complicado obtener información y hoy hay demasiada. El entrenador actual tiene que ser un experto seleccionando datos. Algo que no es en absoluto negativo, ha pedido que los nuevos entrenadores sean abiertos de mente y traten de entender todo lo que ocurre y, para eso, solo hay un camino: la ciencia.

El problema con tanta información es que no le puede llegar a los jugadores en bruto. Tienen una atención limitada y muchas preocupaciones, ha revelado. Ahí es importante que el entrenador sea claro y sencillo en sus instrucciones. En este punto ha confesado que el secreto de un buen entrenador es facilitarles a los jugadores una información que les haga mejores futbolistas. Ese es siempre su deseo y si ven que con las instrucciones del entrenador mejoran, obedecerán siempre.

Como previsión de futuro, cree que al auge de la ciencia de datos se sumará pronto el de la realidad virtual. La posibilidad de introducir al jugador en una repetición en 3D de un partido y llegar al momento en el que ha tomado una decisión concreta en las mismas condiciones en que se produjo será un gran adelanto.

Al fin y al cabo, ha continuado, lo que obsesiona a los entrenadores es averiguar qué hace a los equipos ganar y qué les hace perder. Por eso está bien la ciencia de datos, ya que sirve para averiguar qué ha ocurrido y pronosticar qué puede ocurrir. En su caso, la empleó para medir cuántas veces miraban a su alrededor los jugadores en los diez segundos antes de recibir un balón. Averiguó que los mejores futbolistas de la Premier lo hacían entre 6 y 8 veces. Los buenos, de 4 a 6. Sin embargo, luego descubrió que un jugador como Xavi Hernández lo hacía 8,3.

Sobre la situación actual, ha mostrado su preocupación. Si la FIFA ha hecho público que de los 45.000 millones de dólares que mueve el fútbol mundial, con la pandemia se han perdido 15.000, teme que esta bajada de los ingresos pueda servir para que “los ricos se vayan por su lado y los débiles desaparezcan”. Aun así, la covid, a su juicio, ha dejado una gran lección para todos los que trabajan en este deporte: “sin aficionados, no somos nadie”. Sin público, la intensidad emocional alrededor del juego ha desparecido.

“Cuando Guardiola y la selección impusieron su juego, los demás imitaron el éxito y el fútbol evolucionó”

Todos los profesionales del fútbol evolucionan con él. Esa es la máxima de Carlos Corberán, entrenador del Huddersfield Town con una amplia experiencia internacional y que trabajó junto a Marcelo Bielsa en el Leeds United. El punto de inflexión en el fútbol moderno se dio, ha explicado, con los éxitos de Pep Guardiola en el FC Barcelona y los de la selección española.

Fue a partir de ahí cuando se extendió la idea de empezar a jugar desde atrás, con una salida de balón con dos centrales que conducen y un portero que saca en corto. La profesión imitó el éxito de Pep y ahí España evolucionó el fútbol. Ahora mismo, ha opinado, es difícil convencer a un jugador español de que tiene que salir de una forma menos jugada.

La cuestión es cómo jugar ahora que se han extendido tantos modelos de este tipo, sobre todo en Inglaterra, con equipos que juegan desde atrás y llevan muchos jugadores a campo contrario para presionar o hacer una presión tras pérdida. La clave, según Corberán, es lograr que el jugador se sienta menos presionado. Aunque los haya que, siendo presionados, no se sienten así, y tienen recursos para salir airosos de ocasiones en las que están envueltos de adversarios, hay que trabajar colectivamente para que todos se sientan igual en situaciones adversas. Ahora mismo en Inglaterra es normal que se coloque arriba como mínimo un delantero menos que los centrales que están sacando el balón.

Para trabajar un equipo que tenga recursos para superar la presión, Corberán sostiene que hay que entrenar hasta los más pequeños detalles. De hecho, cuando se simplifica una tarea, asegura que más saltan a la vista los flecos que hay que pulir. En este punto aboga por la sinceridad con los jugadores: “Hay que hablar sinceramente con el futbolista, aunque pueda generar dolor que le digan algo que no le apetece escuchar”.

Sobre la posesión, ha explicado que tienen que basarse en el desmarque. Los pases, si uno no se desmarca, acaban siendo previsibles. Si no se cuenta con jugadores que tenga un regate extraordinario, con más razón hay que trabajar estos movimientos para poder ir eliminando a los rivales. Con el desmarque, ha explicado, se producen habilitaciones directas y, en los espacios lejanos al balón, indirectas. Por eso, sus ataques quiere que sean una idea colectiva. De ahí que su secreto sea, primero, intentar que todos los jugadores entiendan el ataque, la defensa y los tránsitos de la misma forma y luego imponerla en el campo, que eso es al final lo realmente complicado.

“Llevar el análisis de datos a todas las categorías del fútbol permitirá mejorar el juego a todos los niveles y optimizará el scouting”

Albert Mundet ha entrevistado a Rubén Saavedra, cofundador y CEO de Metrica Sports y doctor en Neurociencia, sobre uno de los grandes problemas que ha traído la revolución del análisis de datos: su inaccesibilidad. Para los equipos de segunda categoría, divisiones inferiores y amateurs no es asequible obtener la tecnología que permita efectuar analíticas solventes sobre su rendimiento y, sin embargo, ha explicado Saavedra, esta es la condición necesaria para impulsar una mejora del juego a todos los niveles.

Según ha explicado, existe una brecha que separa a los clubes capaces de efectuar análisis con alta tecnología y los que solo pueden limitarse al vídeo. La empresa de Saavedra, Metrica Sports, se ha propuesto democratizar el acceso a la ciencia de datos y dentro de esta estrategia ha diseñado incluso herramientas de libre acceso que permiten hacer estos análisis de manera gratuita.

La empresa lleva desde 2014 trabajando con la elite del fútbol. Su producto es un software que permite procesar los encuentros, alimentar una base de datos automáticamente y dar una presentación que incluye playlists de las secuencias con las que se quiera trabajar en ese momento. El producto se encarece cuando hay que introducir datos de forma manual, como la identificación de los jugadores y los cambios. También, si se demandan datos personalizados sobre acciones concretas.

Para llevar toda esta tecnología a niveles inferiores a la elite, Saavedra ha explicado que sería imprescindible utilizar sus cámaras, lo que sin poder adquisitivo sería imposible. Por eso, mediante Inteligencia Artificial han creado un software que puede entender el juego proporcionado a través de cualquier vídeo. Este pequeño avance acerca el análisis de los equipos profesionales a los más pequeños. Es un quid pro quo. Mientras les sirve a los pequeños para mejorar su rendimiento, les sirve a los grandes para optimizar el scouting.

Un club top puede pagar actualmente del orden de cien mil euros anuales en la obtención de sus datos. El modelo SAAS que ofrece a los equipos medios y de categorías inferiores, es el mismo producto con solo algunas limitaciones a un coste de entre 1500 y 5000 euros. De esta manera, el análisis de datos está llegando a las academias de fútbol estadounidenses o a países como Marruecos. No obstante, su objetivo es llegar incluso hasta a los jugadores amateurs. Para ello hay diseñado un free plan sin coste que también permite codificar vídeo y analizarlo sin coste alguno.

Sobre esta cuestión, Mundet le ha preguntado cómo se monetiza entonces un servicio que se ofrece gratis. Saavedra ha contestado que la ganancia es el aprendizaje. Lo mismo que su empresa aprovechó su trabajo con la elite para estudiar sus demandas y necesidades y desarrollar un producto adecuado, ahora harían lo mismo pero con los niveles inferiores. Al identificar lo que se necesita en estas categorías, el plan es definir una serie de paquetes de pago en un rango no superior a los 1500 euros que permitan su objetivo final: que todo el mundo pueda tener la solución que se pueda permitir, pero que al menos todos tengan una.

El arte de la visualización de los datos

El Dr. Dan Weaving, profesor de rendimiento en la Universidad de Leeds Beckett y científico deportivo en el club Leeds Rhinos Rugby League, ha realizado una presentación sobre la importancia de la gestión y procesamiento de los datos. En un mundo donde estamos sobrecargados de información y apenas tenemos tiempo para asimilarla, según Weaving, “el desafío es cómo podemos traducir estos datos de manera casi inmediata para que el cuerpo técnico pueda tomar decisiones de la mejor manera posible”.

Debido a esta problemática, el investigador ha señalado que “una de las áreas más importantes de su trabajo es cómo representar los datos para aquellos que toman las decisiones, muchos de los cuales a menudo no tienen conocimientos matemáticos o estadísticos. Debemos visualizar la información de una manera que pueda ser asimilada y les facilite la toma de decisiones”. Por ello, junto con otros investigadores ha desarrollado un modelo que permite sintetizar en cuadrantes y gráficos de dispersión una gran cantidad de variables sin perder información. Así, por ejemplo, pueden comparar la carga interna y externa de cada jugador en un único gráfico. De esta manera, según el cuadrante en el que se encuentre el jugador, los preparadores saben en un simple vistazo qué carga de trabajo le ha supuesto a cada jugador la sesión de entrenamiento. Tal y como explica Weaving, “en modelos creados en Google Data Studio podemos identificar a cada jugador y rastrear la puntuación compuesta de la carga de entrenamiento a lo largo del tiempo. De igual manera podemos realizar una categorización de la fuerza y la potencia de los jugadores en un cuadrante y saber aquellos que tienen mayores niveles de fuerza y potencia y compararlos entre ellos”.

Además, esta metodología les está ayudando a acelerar procesos de detección de talentos en las categorías inferiores de la selección inglesa de Rugby. Ha explicado que, midiendo diferentes parámetros físicos, fisiológicos y de rendimiento, pueden clasificar a los futuros deportistas de forma sencilla y compararlos instantáneamente.

En resumen, el objetivo de la investigación de Weaving es sintetizar una gran cantidad de datos de forma intuitiva en una sola visualización para acelerar la toma de decisiones en el día a día de los entrenamientos.

“Los partidos se recuerdan por la memoria, las estadísticas o el vídeo, el GVR permite reproducir cada jugada de la forma más fidedigna”

El auge del análisis de datos tiene un objetivo fundamental: que en los clubes de fútbol se tomen más decisiones basadas en la ciencia y se dependa menos de la intuición. Sin embargo, en cada partido se genera tal cantidad de datos que nunca se aprovecha al cien por cien. Son datos que corren el peligro de quedarse solo en eso, en datos. Para recogerlos todos de la forma más visual y sintética posible, Andrés Samano, cofundador de Colstats, ha elaborado un paper junto al Centro de Innovación Tecnológica de la Liga MX. Se trata de una comparación del estudio de imágenes en Realidad Virtual (GVR) con otros formatos.

El objetivo es que el usuario -entrenadores o jugadores- no pierda el tiempo analizando datos o descifrando información e invierta toda su energía en entender el juego con la mayor información posible. Hoy por hoy, la herramienta virtual permite recrear las jugadas tal y como sucedieron y habilita la posibilidad de adentrarse en jugadas hipotéticas, es decir, lo que también podría haber sucedido. Además de permitir ver la jugada desde los ojos del jugador que está sobre el césped.

La comparativa la realizaron con Alfonso Sosa, uno de los entrenadores mexicanos más exitosos. Vio la misma jugada en vídeo, dos dimensiones y realidad virtual. Solo con GVR se dio cuenta de que un jugador debería haber estado dos metros desplazado a su izquierda para mantener el dominio zonal de su equipo. La visualización, en dos colores, azul y rojo, indicaría con precisión las áreas del campo dominadas por cada equipo.

El GVR ya se usó en el Mundial de 2018 para analizar los partidos en la televisión mexicana. Su gran ventaja es que es compatible con todos los adelantos técnicos que puedan ir produciéndose en este campo. La gran ventaja para el futuro de esta aplicación está en el archivo de lo que ha ocurrido en los terrenos de juego. Hasta ahora, se ha dependido de la memoria, de las estadísticas o del vídeo. El GVR sería una cuarta opción que permite revivir cada jugada de la forma más fidedigna posible.

Diálogos entre fútbol y balonmano

Anselmo Ruiz, analista de datos de fútbol y balonmano, ha propuesto una comparación de los datos que se pueden obtener en cada deporte para diferenciar los que son incompatibles y exclusivos y los que nos pueden ayudar a tener una nueva perspectiva si se intercambian.

Hasta ahora, el reto para comparar ambos deportes ha sido delimitar el concepto de posesión. En fútbol hay muchas fases en las que no puede considerarse, propiamente dicho, que se posee el balón, en lances confusos de un partido, por ejemplo, o en un saque de esquina.

De esta manera, en balonmano se producen una media de 51 posesiones por partido, entre 49 y 53, y en fútbol, 83, entre 80 y 84, si eliminamos los momentos mencionados. Este dato es fundamental para poder calcular luego la eficacia de cada posesión, tal y como se hace en balonmano, ha explicado.

Como dato curioso, a la hora de valorar cada ataque, en fútbol la media de disparos a puerta con portero que acaban en gol es de un 30%. En balonmano, es precisamente justo al revés. Un 70% de los lanzamientos con portero acaban en gol. Esto arroja unos datos sobre el porcentaje de éxito en cada deporte muy desiguales. De un 51% en balonmano y de un 1,5 en fútbol.

Al desglosar luego esa eficacia, encontramos que en juego posicional, la eficacia del fútbol es de 1,4% por un 48% en balonmano. En contraataque, pasaría a ser de un 2,5% en fútbol, por un 61% en balonmano. En síntesis, la probabilidad de anotar durante el juego es de un 1,3% en fútbol y de un 49% en balonmano. Un dato que sirve para contrastarlo con las jugadas a balón parado y observar que se invierte la relación. Ahí en fútbol la probabilidad de marcar sube hasta un 3,8% y en balonmano desciende a un 45%.

Con este tipo de comparaciones el fútbol podría aprender del balonmano a presentar los datos de juego mediante la eficacia de cada posesión, además de clasificar los tipos de circulación de balón, los procedimientos tácticos durante una posesión y dividir los esquemas de juego en defensivos y ofensivos.

El return to play del Barça para la tendinopatía rotuliana

Javier Ruiz, fisioterapeuta del equipo de baloncesto del FC Barcelona, expone la importancia de la tendinopatía rotuliana en el deporte, siendo especialmente relevante en deportes que incluyen numerosas aceleraciones, desaceleraciones y saltos como el voleibol y el baloncesto. De hecho, las tendinopatías suponen aproximadamente una de cada tres lesiones en el baloncesto, y un 30% de éstas requieren entre 3 y 14 días sin competir.

Javier Ruiz muestra cómo afronta el FC Barcelona el proceso de vuelta a la competición (return to play) de los jugadores con tendinopatía rotuliana. Aunque controlar la carga de entrenamiento puede ser suficiente en aquellos jugadores con síntomas leves pero que todavía pueden competir, en los jugadores más afectados es necesario planificar un proceso de rehabilitación individualizado. Para ello, se puede comenzar incluyendo ejercicios isométricos (manteniendo cada contracción entre 15-45 segundos) variando la angulación de la articulación, con el principal objetivo de producir una sensación de analgesia. No obstante, estos ejercicios deben progresar hacia los ejercicios excéntricos, que serán los más efectivos a medio y largo plazo. Así, se debe comenzar con ejercicios realizados a baja velocidad (por ejemplo, con contracciones de 4 segundos) y con las dos piernas, y progresar hasta ejercicios a mayor velocidad y unilaterales. Esta progresión finalizará con ejercicios realizados a muy alta velocidad, incluyendo ejercicios pliométricos, así como con el uso de ejercicios más funcionales que pueden incluir acciones específicas, uso de máquinas isoinerciales y ejercicios en arena para reducir en cierta medida la tensión musculotendinosa. Además, Javier Ruiz nos muestra cómo utilizan la restricción de flujo sanguíneo tanto para prevenir la atrofia muscular como para inducir potenciales mejoras en el tendón al trabajar con cargas bajas (<40%RM), y resalta la importancia del control motor y de los ejercicios complementarios (por ejemplo, el trabajo del Core) junto con los ejercicios de fortalecimiento para reducir la incidencia de lesiones y mejorar su recuperación.

Por último, Javier Ruiz nos expone cómo controlar la vuelta a la competición, valorando la evolución de la tendinopatía mediante escalas específicas (VISA-G) y de la fuerza muscular mediante dinamometría, y controlando las cargas de entrenamiento en las últimas fases de la rehabilitación para asegurarnos de que éstas son similares a los de los jugadores no lesionados, de forma que el deportista esté preparado para volver a la competición.

Avances en el diagnóstico y manejo de las tendinopatías

En esta cuarta jornada de medicina contamos con distintos médicos especialistas que nos hablan del manejo de las tendinopatías, y en concreto del potencial de las técnicas de imagen para su prevención o diagnóstico.

El Dr. Carles Pedret, especialista en ecografía y asesor para numerosos equipos deportivos del más alto nivel, nos habló de las posibilidades de esta técnica en el manejo de las tendinopatías. Como señala el Dr. Pedret, aunque los cambios estructurales por sí solos aumentan en cierta medida el riesgo de tendinopatía, estos no deben ser considerados factores de riesgo de forma aislada, pero pueden aportar información relevante al ser valorados junto con otras variables clínicas o la carga de trabajo. Además, el Dr. Pedret presentó, exponiendo diversos ejemplos prácticos, aquellas variables en las que nos debemos centrar al analizar un tendón mediante ecografía para diagnosticar el riesgo o la presencia de tendinopatía.

Por otro lado, la Dra. Sandra Mechó, radióloga en FC Barcelona, abordó el tema de cómo puede ayudarnos la resonancia magnética en el diagnóstico y manejo de las tendinopatías. Tras explicar las características fisiológicas del tendón y las diferencias entre la tendinitis (entendida como dolor y pérdida de fuerza) y la tendinosis (alteraciones morfológicas con una relevancia clínica incierta), la Dra. Mechó mostró diferentes variables que permiten diagnosticar una tendinopatía. Además, presentó el caso práctico de un jugador del FC Barcelona que presentaba alteraciones morfológicas a nivel tendinoso antes de un partido, y concluyó que las técnicas de imagen no deben utilizarse por sí solas para decidir si un jugador debe descansar, aunque pueden servir en conjunto con otras variables y pueden ser de gran ayuda en el seguimiento del jugador durante su recuperación.

Por último, el Dr. Seth O’Neill, profesor en la universidad de Leicester, nos habló de los futuros avances en la investigación sobre tendinopatías y de aquellas dudas que quedan por resolver. El Dr. O’Neill comenzó resaltando la importancia de un factor enormemente olvidado en la tendinopatía como son los aspectos psicosociales, ya que aquellos pacientes con mayores miedos o con mayor preocupación sobre su lesión tienden a tener un peor pronóstico.  Por ello, además de progresar en las cargas de trabajo, la educación del paciente sobre su lesión y el adecuado manejo psicológico del mismo debe jugar un paper fundamental en la recuperación. Por otro lado, el Dr. O’Neill comentó la necesidad de investigar las diferencias inter-individuales en la patogénesis de las tendinopatías y en su tratamiento (en lugar de atender solo a las medias grupales). Así, tanto procesos degenerativos como inflamatorios podrían contribuir parcialmente al desarrollo de la tendinopatía, variando su importancia dependiendo del individuo. De igual forma, los tratamientos óptimos podrían variar entre individuos, pero es necesaria más investigación que determine el tratamiento óptimo de cada sujeto dependiendo de sus características y de las propiedades de su tendón.

Nuevas perspectivas de la microbiota oral e intestinal y el ayuno sobre el rendimiento deportivo

En esta jornada de nutrición contamos con el Dr. Francisco Javier Santos, médico en el Departamento de Gastroenterología en el Hospital Vall d’Hebron, y el Dr. Antonio Paoli, director del laboratorio de fisiología del ejercicio y nutrición de la Universidad de Padova.

Por un lado, el Dr. Francisco Javier Santos se ha centrado en la microbiota intestinal, explicando la importancia de presentar una gran diversidad de bacterias y una buena funcionalidad de las mismas para tener una microbiota “sana”, y presentando qué factores pueden modularla. Como comenta el Dr. Santos, todavía desconocemos hasta un 60% de los factores que pueden afectar a la microbiota intestinal. Sin embargo, sabemos que, además de la genética, otros factores como la dieta y el ejercicio pueden modularla. Así, el Dr. Santos comenta la relación existente entre la microbiota y el ejercicio, discutiendo estudios recientes que muestran que el ejercicio físico es capaz de mejorar la diversidad y funcionalidad de las bacterias presentes en nuestro intestino, y cómo estas mejoras en la microbiota pueden traducirse en mejoras en el rendimiento deportivo. Por último, comenta la evidencia existente en torno a la eficacia de suplementos como los probióticos o los trasplantes fecales para mejorar la microbiota.

Por su parte, el Dr. Antonio Paoli ha hablado sobre un tipo de ayuno y su relación con el rendimiento y la salud de los deportistas. Concretamente ha analizado el denominado ayuno restringido en el tiempo o TRF por sus siglas en inglés, que consiste en reducir la ventana de alimentación a unas horas y ayunar el resto del día. En este caso, el más utilizado es el protocolo 8-16, donde se come en un periodo de 8 horas –normalmente por la mañana para sincronizar nuestros relojes moleculares con los ritmos circadianos– y se ayuna el resto del día.

Así, según estudios que ha presentado el Dr. Paoli, el TRF podría ayudar a los deportistas a mejorar su composición corporal y diferentes marcadores inflamatorios. Además, un dato relevante es que este tipo de ayuno si se combina con entrenamiento parece no afectar al rendimiento, de manera que en sus investigaciones se ha visto que los deportistas que realizaron este ayuno rindieron de forma similar a aquellos que comieron ad libitum. Otro aspecto que ha comentado el investigador es que, tal y como se ha visto en un estudio que ha realizado en ciclistas de élite, el ayuno podría atenuar el deterioro del sistema inmunitario durante un periodo de elevada carga de entrenamiento. En resumen, a pesar de que la evidencia es todavía limitada, estos resultados sugieren que acortar la ventana de alimentación podría mejorar la composición corporal y reducir la inflamación de los deportistas sin empeorar su rendimiento.

 

 

 

 

BIHUB Team

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.