16 septiembre, 2019

SLEEP TRACKERS: ¿AYUDAS PARA CONTROLAR EL SUEÑO O APPS DE ENTRETENIMIENTO?

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar
160K

Los Sleep Trackers, una suma de aplicaciones y dispositivos encaminados a medir la cantidad y calidad de nuestro sueño, llevan más de una década con nosotros. Prueba de su éxito es que hoy muchas marcas relevantes, no solo las tecnológicas más conocidas, sino también la mayoría de fabricantes de artículos deportivos -ropa y calzado- dedican parte de su esfuerzo a producirlas y comercializarlas. El interés del público por el fitness ha hecho que sus mediciones se identifiquen como complemento de podómetros y pulsómetros. Pero la pregunta es si sus mediciones y resultados tienen relevancia, además, para los preparadores deportivos profesionales y los expertos en medicina del sueño.

 

Para responder a esta cuestión se han realizado varias investigaciones científicas desde universidades relevantes de todo el mundo. Su objetivo fue comparar los datos recogidos por los Sleep Trackers con los que se obtienen de las dos principales prácticas clínicas para detectar trastornos del sueño, la polimnosografía y la actigrafía. La primera conclusión a la que llegaron fue que por el tipo de aparatos que usan, y su modo de medir los ciclos de sueño, la gran mayoría de estos dispositivos se basan en la actigrafía. En su versión clínica, esta técnica recoge los movimientos del paciente mientras duerme, siendo necesario un especialista capaz de exportar los datos obtenidos e interpretarlos adecuadamente. En los Sleep Tracker es el algoritmo diseñado por cada marca quien cumple esa función. Y ahí radica el principal problema para determinar su efectividad. Aunque en el laboratorio puedan compararse los datos obtenidos por aparatos profesionales y por estos domésticos, es imposible saber si el algoritmo se basa en el patrón de sueño del usuario medio. Como secreto comercial protegido por patentes, las marcas no están dispuestas a revelarlo.

 

De acuerdo a lo que reflejaron los científicos en sus estudios, para ser eficaz el algoritmo de un Sleep Tracker tendría que basarse en validaciones universales, o lo que es lo mismo, en un gran número de personas. Habría que emplear a hombres y mujeres con diferentes ocupaciones, rango de edad, y origen social y cultural. Todo ello porque el modo de dormir óptimo no es algo monolítico y universal: depende de los factores que rodean la persona, y de un gran número de condicionantes. Sin ir más lejos, no es lo mismo el sueño ideal de un deportista que entrena, que el de una persona que tiene un trabajo sedentario.

Pero hasta donde sabemos, los algoritmos de los Sleep Tracker no hacen tal distinción. Por eso no son útiles para identificar trastornos del sueño, algo solo posible en una clínica especializada.

 

Ahora bien, que estos dispositivos no sirvan para la práctica profesional de los médicos del sueño no significa que resulten inútiles para el entrenador, especialmente si se dedica a los equipos juveniles. Saber qué tal se ha dormido mediante un Sleep Tracker puede reforzar la conducta de un adolescente o joven deportista, ya que suma al interés natural por la tecnología en este rango de edad, una serie de datos relevantes sobre su forma de dormir. Las mismas investigaciones a que aludíamos revelan que la efectividad de las mediciones oscila entre el 78,8% y el 99,1%, según la marca y tipo de sensores empleados. Los hay de tipo pulsera, que aseguran poder distinguir entre fases REM y NREM del sueño. Otros se colocan en la habitación para monitorizar la actividad, si bien únicamente son efectivos si se duerme solo, porque la pareja interferiría en las mediciones. Los de tipo micrófono, en combinación con los anteriores, graban la respiración y los ronquidos, si se producen. Algunos, pegados al cuerpo, miden la actividad cardíaca y respiratoria. Todos tienen en común su capacidad de almacenar un histórico de datos, que al final de la noche indica al usuario qué tal ha dormido, y qué aspectos de su descanso debe reforzar.

 

Un aspecto nada desdeñable en el deporte juvenil, dada la epidemia de sueño irregular que en todo el mundo afecta a los adolescentes. El FC Barcelona tiene especial interés en esta problemática, y para ayudar a ponerle solución ha elaborado la Guía del Sueño en colaboración con Ad Salutem Institute y Allianz. Destinada a quienes se entrenan en La Masía, sus recomendaciones explican además por qué un buen sueño contribuye al rendimiento máximo, a reforzar el aprendizaje, y a prevenir lesiones. Tan importante como todo eso es fomentar el interés por hacer un seguimiento del propio descanso, hasta que se asuma tan natural y necesario como la misma nutrición. Cuando esos jóvenes hacen además una consulta sobre si emplear o no una Sleep Tracker será fundamental que sepan que no sirven para detectar verdaderos trastornos, como el insomnio, la narcolepsia o la hiperinsomnia, entre otros. De igual modo que el trabajo de un entrenador no puede sustituirse, tampoco los diagnósticos médicos pueden ser realizados por aplicaciones y sensores, no importa lo avanzados que sean. Pero del conocimiento personal del preparador sobre la psicología del atleta sí puede depender de que el dispositivo refuerce aspectos positivos, y tenga, como el resto de tecnología, un buen uso.

 

Apúntate al Certificado en Médico de Equipo – Conceptos Esenciales

 

El equipo Barça Innovation Hub

NOTAS RELACIONADAS

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.