BIHUB PATH

agosto 26, 2022

Nutrición
Rendimiento

¿Sabe comer (realmente) un deportista de élite?

By BIHub Team.

Se suele pensar que los deportistas de élite son profesionales que, además de dominar el deporte que practican, conocen a fondo una materia tan influyente en su salud y rendimiento deportivo como es la nutrición

 

Un estudio reciente  (Vázquez-Espino, Rodas-Font, Farran-Codina 2021- referencia 1) sobre nutrición deportiva, actitudes, fuentes de información y hábitos dietéticos de los deportistas, ha arrojado luz sobre el conocimiento que éstos tienen en realidad sobre la materia.

 

La importancia del conocimiento sobre nutrición

 

El conocimiento sobre nutrición es uno de los factores necesarios para establecer hábitos alimenticios adecuados y es importante para optimizar el rendimiento deportivo de cualquier deportista, especialmente de los de élite. De hecho, existe un amplio consenso sobre la relación directa entre un correcto conocimiento sobre nutrición y una ingesta alta de frutas y verduras (ver ref.2,3), así como una disminución del consumo de grasas (ver ref .4).

 

Muchos factores motivan la selección de alimentos, los hábitos alimentarios y la actitud hacia la nutrición. Factores como antecedentes culturales, gustos, apetito y conocimientos sobre nutrición (ver ref. 5)  influyen en las decisiones y hábitos de la población general y también de los deportistas. Los cambios en la composición corporal o la estética también pueden influir en las decisiones alimentarias de un atleta. En el caso de los deportistas adolescentes; la presión y las elecciones de los compañeros de equipo parecen ser elementos influyentes muy importantes.

 

En ocasiones, los deportistas se apoyan en otras fuentes como los medios de comunicación, los padres, los amigos, los compañeros, los entrenadores y los preparadores físicos. Todas estas fuentes pueden influir en su comportamiento dietético, a veces brindando información nutricional limitada o inexacta. Investigaciones previas demostraron que la falta de conocimiento y la difusión de orientaciones nutricionales erróneas son perjudiciales, especialmente para los deportistas (ver ref. 6)

 

¿Cómo se llevó a cabo el estudio?

 

En el estudio de Vázquez-Espino, Rodas-Font, Farran-Codina, se evaluaron los conocimientos nutricionales ​​de los deportistas del Fútbol Club Barcelona y se estudió su posible asociación con el nivel autopercibido de conocimientos sobre nutrición, actitud hacia la alimentación, fuentes de información y hábitos alimentarios.

 

Para ello, evaluaron los conocimientos sobre nutrición de los deportistas del FCB, explorando las diferencias de esos conocimientos entre los diferentes equipos (fútbol, ​​​​hockey sobre patines, fútbol sala y baloncesto), el cuerpo técnico del club (entrenadores, preparadores físicos, fisioterapeutas y médicos) y una muestra de no deportistas de diferentes edades y niveles de educación sobre nutrición.

 

Los grupos de personas que no eran deportistas ni tenían educación formal en nutrición eran estudiantes de secundaria y estudiantes de Filosofía de la Universidad de Barcelona (UB). Se seleccionaron estos dos grupos porque sus edades estaban en el rango de la mayoría de los deportistas en la muestra (13-25 años) y no habían recibido ninguna educación formal en nutrición. 

 

Finalmente, el grupo de no deportistas con una educación nutricional formal estuvo integrado por alumnos del último curso de Nutrición Humana y Dietética de la UB.

 

Para evaluar los conocimientos nutricionales se utilizó el cuestionario Nutrition Knowledge Questionnaire for Young and Adult Athletes (NUKYA) y el protocolo de estudio fue aprobado por el Comité Ético de Investigación Clínica del Consejo Catalán del Deporte.

 

¿Qué conocimientos nutricionales reales tienen los deportistas y qué conocimientos creen tener?

 

La mayoría de los deportistas (42,1%) se clasificaron en la categoría de conocimientos justo por encima de la que les correspondía según la clasificación de puntuación NUKYA establecida,  el 24,2% dos categorías superiores y el 3,8% en tres. El 25,4% de los deportistas se clasificaron correctamente según su nivel de conocimiento, y solo un 4,5% se clasificó en una categoría inferior. 

 

Un total de 70,1% de los deportistas sobreestimaron su nivel de conocimientos de nutrición. Es decir, los datos indicaron que los deportistas con las puntuaciones más bajas tendían a sobreestimar su competencia en nutrición (efecto Dunning-Kruger).  

 

Los datos que arrojó el test y la comparativa de puntuaciones indican que los deportistas tienen el mismo nivel de conocimientos de nutrición que chicos de secundaria y estudiantes universitarios de Filosofía, y significativamente inferior a las puntuaciones del equipo técnico deportivo y estudiantes de último curso de Nutrición Humana y Dietética. 

 

No se detectaron diferencias estadísticamente significativas en las puntuaciones medias de NUKYA de los deportistas al comparar los que buscaban activamente información sobre nutrición de los que no. 

 

Finalmente, los deportistas que acudían a asesoramiento nutricional tenían mayor conocimiento en nutrición (o puntuación en el test), pese a no haber una diferencia estadísticamente significativa con quien no acudía. Esto se debe a que consultas puntuales con indicaciones sobre qué comer no realiza la labor de educación nutricional. 

 ¿Cuáles son sus fuentes de información?

 

Las fuentes de información mencionadas por los deportistas como consultadas habitualmente incluyen familiares (57%), dietistas (57%), fisioterapeutas (53%), entrenadores (49%), Internet (38%), amigos (21%), revistas (10%), revistas científicas (8%) y libros (6%).

 

Los deportistas con una puntuación NUKYA más alta tendían a consultar más revistas científicas, los deportistas con mayor nivel educativo solían consultar más libros y revistas científicas, y los deportistas jóvenes buscaban consejo de familiares y fisioterapeutas, más que los deportistas mayores.

 

La familia representó una importante fuente de información, probablemente porque la muestra tenía un porcentaje alto de adolescentes (30% < 15 años).

 

Los deportistas que solían acudir al dietista y los que consumían suplementos tenían puntuaciones NUKYA más altas, pero sorprendentemente, no se detectaron diferencias en las puntuaciones NUKYA entre los jugadores que habían consultado al dietista como fuente de información y los que no lo hicieron. Y es que, aunque los dietistas fueron reportados como una de las principales fuentes de información (57%), solo el 13% de los jugadores asistieron de manera continuada al consultorio del dietista.

 

 La importancia de desarrollar planes de educación nutricional

 

Los resultados del estudio reflejan la importancia de desarrollar un plan de educación nutricional para deportistas que incorpore, además de conceptos básicos y claros para su día a día, aspectos como la adecuada selección de recursos de información (especialmente de Internet). 

 

El plan también debería ir dirigido a las familias en el caso de los deportistas más jóvenes, y al equipo técnico (para evitar posibles errores e inconsistencias en la información que reciben los deportistas). Los profesionales con especialidad en nutrición deportiva deberían tener un papel destacado como fuente de información y asesoramiento para los jugadores y miembros del equipo técnico deportivo. 

 

Además, la educación nutricional debe incluir información sobre los suplementos y enfatizar la importancia de no consumirlos sin una prescripción adecuada. Los deportistas parecen motivados a consumir suplementos por el interés de mejorar su rendimiento, más que por el consejo de un dietista. Esta tendencia debe corregirse porque la ingesta de suplementos debe ser prescrita y supervisada por profesionales de la salud.

 

También se debe estar atento y dar prioridad al caso de deportistas con conocimientos bajos sobre nutrición y un nivel de confianza excesivo en el mismo, casos típicamente involucrados con personas jóvenes. Los jugadores con puntuaciones NUKYA más bajos tendían a percibir sus conocimientos sobre nutrición como más altos de lo que realmente eran. La sobrestimación de sus conocimientos podría inducir a los individuos a incorporar prácticas dietéticas incorrectas con la convicción de que son beneficiosas, sin considerar la necesidad de asesoramiento por parte de profesionales de la salud/nutrición. 

 

Referencias
  1. Vázquez-Espino, K.; Rodas-Font, G.; Farran-Codina, A. Sport Nutrition Knowledge, Attitudes, Sources of Information, and Dietary Habits of Sport-Team Athletes. Nutrients 2021, 14, 1345. https://doi.org/10.3390/nu14071345
  2. Alaunyte, I.; Perry, J.L.; Aubrey, T. Nutritional knowledge and eating habits of professional rugby league players: Does knowledge translate into practice? J. Int. Soc. Sport. Nutr. 2015, 12, 18.
  3. Dickson-Spillmann, M.; Siegrist, M. Consumers’ knowledge of healthy diets and its correlation with dietary behaviour. J. Hum.
  4. Nutr. Diet. 2011, 24, 54–60. Wardle, J.; Parmenter, K.; Waller, J. Nutrition knowledge and food intake. Appetite 2000, 34, 269–275.
  5. Birkenhead, K.L.; Slater, G. A review of factors influencing athletes’ food choices. Sport. Med. 2015, 45, 1511–1522.
  6. Cockburn, E.; Fortune, A.; Briggs, M.; Rumbold, P. Nutritional knowledge of UK coaches. Nutrients 2014, 6, 1442–1453.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.