BIHUB PATH

December 31, 2020

Gestión de Lesiones
Rendimiento Deportivo

RPE y su relación con el riesgo de lesión en futbolistas

Con el paso del tiempo la distancia competitiva entre los equipos en el fútbol de élite se ha ido acortando, por lo que actualmente se pone el foco en aquellos aspectos que pueden hacer decantar la balanza hacia uno u otro lado. Esto ha provocado que los equipos de élite incorporen cada vez más especialistas en diferentes campos con el afán de buscar una preparación lo más integral posible a la vez que reducir las lesiones, uno de las principales limitantes del rendimiento.  

La monitorización de la carga de trabajo (TL, por sus siglas en inglés) es una de las herramientas principales, ya que nos va a permitir evaluar la fatiga, anticipándonos a las sobrecargas y al sobreentrenamiento para, de esta manera, minimizar el riesgo de lesión. De hecho, existe una relación entre la TL y la incidencia de lesiones,1 lo que refleja la importancia de su medición. La TL se puede diferenciar entre externa e interna, definidas respectivamente como el trabajo realizado por el deportista (p. ej. distancia recorrida, velocidad y aceleración, número de repeticiones realizadas) y la respuesta fisiológica asociada (p. ej. percepción subjetiva del esfuerzo, frecuencia cardiaca, lactato sanguíneo, consumo de oxígeno). Establecer la relación entre ambas medidas es una tarea fundamental, mientras que ajustar la carga externa para producir la carga interna programada se torna en una pieza esencial a la hora de controlar la evolución del estado del jugador y, con ello, su riesgo de lesión.

Escala de esfuerzo percibido

El control y manejo de la carga interna se puede realizar a través de variables fisiológicas como el lactato en sangre o la frecuencia cardíaca.2,3 Sin embargo, estos métodos de evaluación requieren unos medios materiales y humanos a los que no siempre tenemos acceso. Por ello es muy utilizada la escala de esfuerzo percibido (más conocida como RPE por sus siglas en inglés), una herramienta sencilla y precisa, donde el deportista únicamente ha de valorar la sensación de fatiga e intensidad del esfuerzo que ha sentido durante la sesión que acaba de realizar.

La monitorización de la carga interna a través del RPE de la sesión o s-RPE (esfuerzo percibido x duración de la sesión) ha demostrado ser una herramienta válida para cuantificar la carga de entrenamiento, proporcionándonos la carga para esa sesión. Así, en un reciente documento de consenso elaborado por un grupo de expertos sobre diferentes métodos para el control de la TL, se determinó que el s-RPE es un instrumento económico, fácil de usar e interpretar para una gran variedad de actividades físicas.4

En la actualidad es muy utilizada en el ámbito deportivo la escala con valores que van desde el 1 (reposo) hasta el 10 (esfuerzo máximo), aunque originariamente se valoraba el esfuerzo en un rango de entre 6 (sin esfuerzo) y 20 (máximo esfuerzo). Además, lo correcto es evaluar la sensación de fatiga sobre la carga total de la sesión 30 minutos después de que esta haya finalizado para asegurarnos de que el esfuerzo percibido se refiere a toda la sesión y no a la intensidad del ejercicio último.5

La escala de esfuerzo percibido en futbolistas

El RPE ha sido validado en jugadores de fútbol,6 demostrando ser un buen indicador de la carga interna en los futbolistas,5 al observar una fuerte correlación con variables objetivas de carga interna como la frecuencia cardiaca o el lactato sanguíneo.7 De hecho, el RPE es la variable más utilizada por los equipos de fútbol profesional para cuantificar la carga interna.8 En este sentido, una reciente revisión sistemática sobre los métodos basados en el uso del RPE en el fútbol profesional observó que el s-RPE (como medida de la carga de la sesión completa) es más utilizado que el RPE de forma aislada (como medida de la intensidad de ejercicio).9

Una de las aplicaciones que se le ha venido dando en los últimos años al s-RPE en el fútbol de élite es la evaluación del riesgo de lesión. El vínculo del s-RPE y las lesiones queda reflejado en estudios como el llevado a cabo por la Federación de Fútbol Australiana en el que se observó que las TL evaluadas a través del s-RPE eran más altas en las 3 semanas previas a una lesión que el promedio de la temporada.10 En este contexto, un reciente estudio realizado en dos equipos de la élite europea que utilizaron la s-RPE para cuantificar la TL interna, ha encontrado que los jugadores que durante la pretemporada desarrollaron una carga aguda entre 1500–2120 unidades arbitrarias (AU) a la semana tenían un mayor riesgo de lesión que los que realizaron menos de 1500 AU.11 Además, los cambios semanales entre 350–500 AU se asociaron con un mayor riesgo de lesión que cuando los cambios eran inferiores a las 200 AU, mientras que el riesgo de lesión se reducía cuando los futbolistas eran sometidos a un ratio de carga aguda:crónica entre 1–1,25 AU.11

También recientemente, un estudio publicado en la prestigiosa revista British Journal of Sports Medicine ha evaluado el valor predictivo de la carga interna, evaluada a través del s-RPE, sobre el riesgo de lesiones que no fueran por contacto.12 Los autores analizaron a 171 jugadores de 5 equipos de élite pertenecientes al UEFA Elite Club Injury Study y encontraron que un ratio de carga aguda:crónica de 1:3 o 1:4 se asoció con un mayor riesgo de lesión en la semana siguiente, mientras que no se encontró para un ratio de 1:2. Sin embargo, si bien el ratio de carga interna aguda:crónica se asoció con el riesgo de lesión, este marcador mostró una capacidad predictiva baja por sí solo a la hora de identificar a los jugadores que realmente sufrirán a posteriori una lesión sin contacto previo.

Conclusiones

La monitorización de la carga interna a través del s-RPE ha demostrado ser un instrumento válido para reducir el riesgo de lesión y, por tanto, optimizar el rendimiento. Además, su fácil implementación y su fiabilidad convierten al RPE en una herramienta muy eficaz para cuantificar la carga interna del deportista, si bien es necesario que los jugadores hayan sido previamente entrenados en el uso del RPE, por lo que los equipos están empezando a implementarlo desde las primeras etapas de formación. La información proporcionada nos va a resultar de gran ayuda para planificar nuestras sesiones, fundamentalmente cuando no dispongamos de ninguna otra medición ni de otros medios, lo cual suele ser lo común.

 

Javier S. Morales

 

Referencias:

  1. Drew MK, Finch CF. The Relationship Between Training Load and Injury, Illness and Soreness: A Systematic and Literature Review. Sports Med. 2016;46(6):861-83.
  2. Algrøy EA, Hetlelid KJ, Seiler S, Stray Pedersen JI. Quantifying training intensity distribution in a group of Norwegian professional soccer players. Int J Sports Physiol Perform. 2011;6(1):70-81.
  3. Eniseler N. Heart rate and blood lactate concentrations as predictors of physiological load on elite soccer players during various soccer training activities. J Strength Cond Res. 2005;19(4):799-804.
  4. Bourdon PC, Cardinale M, Murray A, Gastin P, Kellmann M, Varley MC, Gabbett TJ, Coutts AJ, Burgess DJ, Gregson W, Cable NT. Monitoring Athlete Training Loads: Consensus Statement. Int J Sports Physiol Perform. 2017;12(Suppl 2):S2161-S2170.
  5. Impellizzeri FM, Rampinini E, Coutts AJ, Sassi A, Marcora SM. Use of RPE-based training load in soccer. Med Sci Sports Exerc. 2004;36(6):1042-7.
  6. Coutts A, Reaburn P, Murphy A, Pine M, Impellizzeri FM. Validity of the session-RPE method for determining training load in team sport athletes. J Sci Med Sports. 2003;6:525.
  7. Coutts AJ, Rampinini E, Marcora SM, Castagna C, Impellizzeri FM. Heart rate and blood lactate correlates of perceived exertion during small-sided soccer games. J Sci Med Sport. 2009;12(1):79-84.
  8. Akenhead R, Nassis GP. Training Load and Player Monitoring in High-Level Football: Current Practice and Perceptions. Int J Sports Physiol Perform. 2016;11(5):587-93.
  9. Rago V, Brito J, Figueiredo P, Costa J, Krustrup P, Rebelo A. Internal training load monitoring in professional football: a systematic review of methods using rating of perceived exertion. J Sports Med Phys Fitness. 2020;60(1):160-171.
  10. Lu D, Howle K, Waterson A, Duncan C, Duffield R. Workload profiles prior to injury in professional soccer players. Sci Med Football. 2017;1:237-43.
  11. Malone S, Owen A, Newton M, Mendes B, Collins KD, Gabbett TJ. The acute:chonic workload ratio in relation to injury risk in professional soccer. J Sci Med Sport. 2017;20(6):561-565.
  12. McCall A, Dupont G, Ekstrand J. Internal workload and non-contact injury: a one-season study of five teams from the UEFA Elite Club Injury Study. Br J Sports Med. 2018;52(23):1517-1522.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.