BIHUB PATH

September 10, 2021

Fútbol

Por qué debemos ser modestos con football analytics

By David J.T. Sumpter.

Esta es el primer artículo de una serie que escribiré sobre análisis de fútbol moderno. Está dirigido para las personas que trabajan en el mundo del fútbol – los entrenadores, los analistas y los jugadores – para las personas que quieren aplicar los números al fútbol – los científicos de datos y estadísticos – y para los aficionados que quieren entender cómo los números influyen en el juego. Está escrito para ti.

Comencemos con un punto clave que usaremos como base para estos artículos.

El fútbol no es béisbol. El fútbol no es baloncesto. El fútbol no es fútbol americano. Y el fútbol ciertamente no es cricket. El fútbol es diferente a cualquier otro deporte de equipo porque, y espero no ofender a los fanáticos de estos otros deportes al decir esto, el fútbol es el más complejo de los deportes.

¿A qué me refiero con complejo? Bueno, esa es la definición que vamos a revisar en este artículo, porque antes de que reconozcamos la verdadera complejidad del fútbol (y cómo esto lo diferencia de otros deportes), no podemos empezar a encontrar formas de entender el juego.

La complejidad es importante para continuar, porque independientemente de si eres el director técnico de un gran club, entrenas un equipo de fútbol base o eres un aficionado que conoce su club a la perfección, muchas empresas y especialistas dirán que pueden encontrar soluciones para el fútbol. Que su producto, que mide los goles esperados o las redes de pase en fútbol o los datos del entrenamiento u cualquier otra cosa, puede brindarte la información que necesitas.

Y a menudo te sentirás incómodo, porque te preguntarás si realmente puede ser tan simple como dicen. Cuando piensas en fútbol, lo sientes desde lo más profundo de tu ser. Puedes sentir los movimientos. Puedes visualizar cómo se ve el buen fútbol, qué se siente al ver o hacer el pase perfecto. El fútbol es intuitivo para ti, en lo más profundo de tu forma de pensar y moverte. Puedes ver una historia en el juego. Este sentimiento es el fútbol. 

¿Y seguramente este sentimiento no puede ser capturado por una medida estadística, por una aplicación, por una visualización, por Indicadores Clave de Rendimiento o por una ecuación matemática?

Existe una noción moderna de que tus ideas no están en lo cierto y que los números son correctos. Desde que trabajo en el fútbol, a menudo he escuchado discursos y presentaciones que comienzan con citas del libro Thinking Slow and Fast (Pensar lento y rápido) de Daniel Kahneman. La investigación de Kahneman es sobresaliente – él y otros han identificado y documentado tendencias del ser humano, pero la forma en que otros presentan su investigación a menudo sugiere que es la estadística y la lógica (pensamiento de tipo 2) en lo que debes confiar (en particular, las estadísticas utilizadas por la persona que cita a Kahneman) y tu intuición e ‘instinto’ (pensamiento tipo 1) es lo que deberías ver como parcial o incompleto.

De hecho, esto no es realmente lo que afirma Kahneman, ni tampoco se acerca a la verdad. En realidad, a veces el pensamiento tipo 2 funciona mejor y otras veces el pensamiento tipo 1 es mejor. Tomemos, por ejemplo, lo que se conoce como “mito de la mano caliente” en el baloncesto. Esta es la idea de que un jugador que acaba de encestar tiene más probabilidades de volver a hacerlo. La investigación inicial sugirió que esta intuición, compartida por los seguidores, entrenadores y jugadores, era un mito: que había poca o ninguna correlación entre el éxito de un tiro y el siguiente. Pero la investigación del psicólogo Markus Raab sugiere una imagen más sutil: estudios más amplios muestran una “mano caliente” en los deportes y las defensas podrían ajustarse a la mano caliente de su oponente, lo que dificulta que el jugador “caliente” pueda marcar. ¡El mito de la mano caliente es un mito en sí mismo! Un mito que surge de demasiada fe en la analítica y el pensamiento tipo 2.

El trabajo de Raab, y su colega Gerd Gigerenzer, demuestra que es en situaciones complejas donde nuestra comprensión heurística de las situaciones nos ayuda más. En estos casos, tus sentimientos e intuiciones pueden ser el mejor modelo de una situación. Por ejemplo, la heurística de “tomar el primero”, que sugiere que los jugadores deben tirar o pasar en función de la primera opción que les ocurra, es ampliamente utilizada por los mejores jugadores profesionales de balonmano y baloncesto y aquellos más experimentados. Es intuitivo, pero funciona.

Y esta es la razón por la que necesitamos definir la complejidad, porque existe un vínculo entre la mejor manera de abordar el estudio de un deporte y la complejidad de ese deporte. Cuanto más complejo es un deporte, menos debemos confiar en los métodos basados exclusivamente en estadísticas. Eso no quiere decir que debamos seguir nuestra intuición. Pero sí significa que deberíamos comenzar por saber a qué nos referimos cuando decimos que el fútbol es complejo.

Al caracterizar la complejidad, solemos hablar de varias características diferentes. Una característica es que un sistema complejo no es lineal. Los equipos en el fútbol son más que la suma de sus partes: presionar, por ejemplo, solo funciona si todos en el equipo presionan. Otra característica es que los sistemas complejos están abiertos, no están cerrados al mundo exterior. Por ejemplo, las multitudes, que ahora regresan a los partidos, forman una entrada externa en constante cambio que influye en cómo se sienten y se desempeñan los jugadores. Piensa en algunos de los grandes cambios en las etapas eliminatorias de la Liga de Campeones. Los jugadores no son robots, son personas cuyos sentimientos se entrelazan con su desempeño. Otra característica es que los sistemas complejos son históricos. Barcelona tiene un estilo y una forma de jugar que ha evolucionado durante décadas y no se puede resumir simplemente en términos de cómo se hace un pase en particular ahora.

Más importante aún, los sistemas complejos son dinámicos. Natalia Balagué, profesora de la Universidad de Barcelona, y pionera de la idea de sistemas complejos en el deporte, escribe que los ejercicios de entrenamiento para deportes de equipo no deben “informar al deportista sobre una potencia motora teóricamente ideal, sino crear tareas donde la habilidad puede resolver las situaciones en constante cambio”. Balagué cita a un destacado entrenador español que dijo acerca de su equipo: “Cuando los veo moverse como una bandada de pájaros, sé que están jugando bien”.  Los sistemas complejos, desde bandadas de pájaros hasta equipos de fútbol, nunca se quedan quietos, siempre cambian de forma, pero también parecen tener una estructura subyacente.

Figura 1 Ilustración de cómo las bandadas de pájaros ajustan su formación en (A) una forma de V y (B) un grupo para tener en cuenta la aerodinámica. Reproducido de Portugal, S (2020) Current Biology .

No lineal, abierto, histórico y dinámico … Compáralo con otros deportes en estos términos… el fútbol es el deporte más complejo.

El científico cognitivo, Abeba Birhane escribe que las herramientas modernas de estadística y machine learning intentan “imponer orden, equilibrio, y estabilidad a la naturaleza activa, fluida, desordenada e imprevisible del comportamiento humano.” El argumento que expone Birhane -que este intento de imponer un orden acaba por fracasar y las consecuencias pueden ser a menudo negativas para las personas a las que se modela- se desprende de una tradición filosófica que dice que nunca hay una sola manera verdadera de entender un sistema complejo. Es esta misma percepción, que muchos de nosotros sentimos pero que nos cuesta expresar, la que nos hace sentir incómodos cuando una empresa o un individuo afirma tener una solución integral para el juego que amamos. El fútbol es demasiado complejo para entenderlo con un solo modelo.

A partir de los argumentos anteriores, hemos establecido dos cosas: (1) debemos (en parte) confiar en nuestra intuición al estudiar un deporte complejo como el fútbol y (2) el fútbol es tan complejo que nunca lo entenderemos realmente. Entonces, ¿cómo podemos utilizar modelos matemáticos y la analítica para mejorar nuestra comprensión del juego?

Birhane escribió recientemente unos hilos en Twitter revisando el trabajo de dos filósofos líderes en sistemas complejos, Alicia Juarrero y Paul Cilliers. Estos pensadores complejos ponen énfasis en la modestia que empleamos en el uso de los modelos matemáticos. Siguiendo sus consejos, debemos comenzar admitiendo que no existe una forma única de ver el fútbol (o cualquier otro sistema complejo) que resuelva todos nuestros problemas. Más bien, hay diferentes formas de ver el juego: diferentes modelos, diferentes conceptos y diferentes ideas. No deberíamos argumentar que todo lo demás está mal, sino más bien encontrar diferentes formas de tener algo de razón, algunas veces. Esto nos llevará a analizar los modelos de rendimiento de equipos, la contratación de jugadores, los movimientos sin balón, las formaciones, los tiros libres y los penaltis. Veremos el impacto que Billy Beane de Moneyball tiene en el equipo inglés Barnsley de la Championship, los últimos avances en la recopilación de datos y descubriremos cuándo el fútbol es caótico (y cuándo no lo es). Además, analizaremos si Google puede o no “encontrar soluciones para el fútbol” como resolvió Go and Chess, cómo es el trabajo de un científico de datos de fútbol en los clubes (y cómo debería ser) y muchas otras preguntas.

Esta no será solo una visión, serán muchas visiones del juego: el juego complejo. El juego más complejo de todos.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.