BIHUB PATH

8 octubre, 2020

Paso adelante en la clasificación de lesiones musculares

Salud y Bienestar

APÚNTATE AL CERTIFICADO EN MÉDICO DE EQUIPO – CONCEPTOS ESENCIALES

únete ahora
318K

Las lesiones musculares son una de las principales preocupaciones en el rendimiento deportivo. Este tipo de lesión supone alrededor de un 30% de las lesiones totales en el fútbol de élite, siendo las más comunes las producidas en los isquiotibiales (23%) y el cuádriceps (19%) (Ekstrand, Hägglund, & Waldén, 2011). Por ejemplo, se estima que en un equipo de 25 jugadores se dan en torno a 15 lesiones musculares por temporada, siendo la causa de un 27% de las ausencias por lesión (Ekstrand et al., 2011). Las lesiones musculares tienen, por lo tanto, importantes consecuencias negativas tanto para el propio jugador como para el equipo.

Un adecuado diagnóstico y una clasificación precisa de las lesiones musculares es un proceso fundamental para facilitar su prevención y tratamiento. Sin embargo, existe una gran controversia en torno a cómo deberían clasificarse este tipo de lesiones. Así, aunque diferentes autores han propuesto diferentes términos para clasificar las lesiones musculares basándose en su localización – diferenciando, por ejemplo, entre lesiones intramusculares, miofasciales, musculotendinosas, o intratendinosas – (Chan, Del Buono, Best, & Maffulli, 2012; Pollock, James, Lee, & Chakraverty, 2014), estas clasificaciones siguen presentando algunas limitaciones. Dicha falta de acuerdo en cuanto a la clasificación de lesiones podría deberse a varias causas: “La primera, a un desconocimiento de la anatomía y la histología de la lesión muscular: si no sabemos lo que hay, difícilmente podremos describirlo. La segunda, a la existencia de diferentes clasificaciones basadas en diferentes orígenes y utilizando diferentes pruebas diagnósticas (clínicas, ecográficas o de resonancia magnética, por ejemplo), que hacen que el lenguaje sea confundido. La tercera, el idioma: en la actualidad el inglés es la lengua vehicular en medicina y la traducción que hacemos de muchas de sus palabras no tienen una traducción exacta en nuestra lengua”, nos dice el Dr. Ramón Balius, especialista en Medicina del Deporte y miembro del grupo de estudio de la Sociedad Española de Traumatología Deportiva (SETRADE),

 

Por ello, en un artículo reciente liderado por médicos e investigadores de la SETRADE- incluyendo a miembros de los servicios médicos del FC Barcelona – se ha propuesto una terminología actualizada que, además de considerar la localización topográfica de la lesión, tiene en cuenta sus características histoarquitectónicas (es decir, el daño producido en las estructuras del tejido conectivo) (Balius et al., 2020). Como comenta el Dr. Balius, autor principal del estudio: “Creo que este artículo ordena conceptos y, especialmente, los acota a nivel histomorfológico, que es dónde realmente tienen su origen. Especialmente los conceptos “miotendinoso” y “miofascial” siempre han sido malentendidos y confundidos entre ellos. También es interesante, creo, el concepto “mioconectivo” para englobar la totalidad de los tipos de lesión muscular”.

Así, en dicha revisión los autores argumentan que todas las lesiones musculares se dan en uniones mioconectivas, pero que se pueden separar en miotendinosas o miofasciales. Así, una primera clasificación sería dividir aquellas lesiones que se dan en la unión miotendinosa (las lesiones que afectan a la aponeurosis o a la expansión tendinosa unida a las fibras musculares) o en la unión miofascial (cuando la lesión se da en la fibra muscular y en el perimisio o epimisio, es decir, en la capa de colágeno fibroso que rodea a los fascículos de fibras musculares o al músculo por completo).

Además, las lesiones en estas unidades mioconectivas se pueden asentar en la periferia del músculo o en su interior. Las lesiones periféricas afectan principalmente a la unión miotendinosa (es decir, a las aponeurosis) siendo, por ejemplo, habituales las lesiones en el tendón común de los isquiosurales, las de la aponeurosis posterior del recto femoral o las de la cabeza medial del gastrocnemio. No obstante, otras estructuras cercanas a la unión miotendinosa pertenecientes al perimisio o al epimisio pueden verse también afectadas, siendo entonces denominadas “miofasciales”, y son consecuencia de una tracción desde una aponeurosis proximal. Por otro lado, las lesiones centrales de la unión mioconectiva serían aquellas que afectan al tendón central y se caracterizan por no estar rodeadas por el epimisio como ocurre, por ejemplo, en las lesiones del tendón del recto femoral o del tendón central del sóleo.

Como se resume en la Tabla 1, los autores proponen que, además de esta clasificación de las lesiones basada en su localización histomorfológica, se debe tener en cuenta el grado de daño a las estructuras del tejido conectivo. Por ejemplo, las lesiones que afectan el tejido tendinoso a aponeurótico se denominan “lesiones tendinosas” y se muestran como una brecha, pero esta brecha puede tener una orientación transversal, longitudinal o mixta. Así, dependiendo de este factor (en concreto, si se da de forma transversal) se producirá retracción de las fibras musculares, una mayor reparación fibrosa, y se tendrá una mayor probabilidad de volver a lesionarse. Por otro lado, cuando el tendón o aponeurosis está indemne y el daño se produce en la unión de la fibra muscular con este, se denominan “lesiones miotendinosas”. Estas pueden expresarse de forma local, afectando a unas pocas fibras musculares, o en forma de grandes desgarros con abundante sangrado en ocasiones. Por último, cuando la lesión se produce a consecuencia de la tracción por parte del tendón o aponeurosis sobre el perimisio y las fibras musculares se denomina “lesión intramuscular” y son de mejor pronóstico. Por otro lado, hay lesiones que se dan en la unión miofascial a nivel periférico y que pueden dañar o no el epimisio, extendiéndose el edema por los distintos planos intramusculares en el caso de que este sea dañado (pero no si queda intacto).

En resumen, los autores proponen la siguiente terminología (la cuál debe ir acompañada de observaciones clínicas como la presencia de hematoma o no) para identificar las lesiones:

  • A nivel anatómico, atendiendo al nombre concreto de la zona dañada siguiendo la terminología internacional.
  • A nivel topográfico, como periféricas o internas (centrales).
  • A nivel histoarquitectónico, como tendinosas, miotendinosas, musculares o miofasciales.

Este es un artículo de consenso que trata de facilitar el uso de una terminología común y, sobre todo, lo más precisa posible (usando tanto la localización como el nivel de daño producido a nivel histoarquitectónico) para referirse a las lesiones musculares, mejorando así la prevención, el diagnóstico y el manejo de estas. Como comenta el Dr. Baliu, “Esperamos que la nomenclatura sirva para clasificar todas las lesiones de los diferentes grupos musculares y, además, creemos que esta nomenclatura es útil porque implica dar un pronóstico a las lesiones una vez analizadas y catalogadas. En definitiva, una nomenclatura útil es aquella que, aparte de describir la lesión, traduce un pronóstico y su riesgo a la re-lesión”.

 

 

BIHUB team

 

Referencias

Balius, R., Blasi, M., Pedret, C., Alomar, X., Peña-Amaro, J., Vega, J. A., … Rodas, G. (2020). A Histoarchitectural Approach to Skeletal Muscle Injury: Searching for a Common Nomenclature. Orthopaedic Journal of Sports Medicine, 8(3), 1–8. https://doi.org/10.1177/2325967120909090

Chan, O., Del Buono, A., Best, T. M., & Maffulli, N. (2012). Acute muscle strain injuries: A proposed new classification system. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy, 20(11), 2356–2362. https://doi.org/10.1007/s00167-012-2118-z

Ekstrand, J., Hägglund, M., & Waldén, M. (2011). Epidemiology of muscle injuries in professional football (soccer). American Journal of Sports Medicine, 39(6), 1226–1232. https://doi.org/10.1177/0363546510395879

Pollock, N., James, S. L. J., Lee, J. C., & Chakraverty, R. (2014). British athletics muscle injury classification: a new grading system. British Journal of Sports Medicine, 48(18), 1347–1351. https://doi.org/10.1136/bjsports-2013-093302

 

NOTAS RELACIONADAS

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.