BIHUB PATH

29 septiembre, 2020

Medir la fatiga con parámetros sanguíneos. El caso de la Seleccion Alemana en Mundiales y Eurocopas

Rendimiento Deportivo

APÚNTATE AL CERTIFICADO EN GESTIÓN DE LA CARGA DE TRABAJO EN FÚTBOL

únete ahora
318K

Los torneos internacionales de selecciones representan un cambio importante en la carga de trabajo habitual de los jugadores. Después de una larga temporada, la preparación previa a la competición sustituye al periodo típico vacacional con el fin de que los jugadores puedan llegar en un estado de forma óptimo. Además, tal y como ha visto un estudio publicado en 2019 por responsables del departamento médico de la Selección Australiana de Fútbol,1 en este periodo preparatorio se incrementa de manera significativa la carga de trabajo, principalmente debido a un mayor número de sesiones de entrenamiento. Esto, sumado a la carga de trabajo acumulada durante la temporada, hace que se incrementen las demandas físicas de forma significativa.

De esta manera, la monitorización de la fatiga cobra especial relevancia tanto en las semanas previas como durante el propio torneo. En este sentido, uno de los principales procedimientos para controlar la fatiga es el uso de marcadores sanguíneos como la creatinquinasa (CK) o la urea. A pesar de que son parámetros que se utilizan normalmente para valorar daño muscular o estatus metabólico, existe una elevada variabilidad entre sujetos que dificulta su correcta interpretación. Por otro lado, el comportamiento de estos marcadores pueda variar en el transcurso de una temporada regular según el tipo de trabajo realizado y las demandas físicas requeridas. Así, en competiciones como una Eurocopa o un Mundial puede ser frecuente encontrarse con valores alterados que, en una semana de partidos habitual, podrían valorarse como una señal de alarma. Por lo tanto, el contexto es importante para interpretar estos marcadores de forma adecuada.

Teniendo en cuenta la escasez de datos de referencia en este tipo de competiciones, se ha publicado recientemente una investigación que ha realizado un análisis retrospectivo de los marcadores de fatiga de la Selección Alemana de Fútbol durante los Campeonatos del Mundo y Eurocopa celebrados desde 2006 a 2016.2 Durante 3 mundiales (2006, 2010 y 2014) y 3 Eurocopas (2008, 2012 y 2016) se registraron la CK y la urea de 68 jugadores (1019 datos de CK y 943 de urea).

¿Cómo variaron los valores desde 2006 a 2016?

Los resultados mostraron que los valores medios de CK y urea fueron de 343 U/l y 39,5 mg/dl respectivamente, pero la variabilidad entre sujetos fue muy elevada, alrededor de un 45% para las dos variables. Es decir, estas diferencias en los niveles de CK y urea enfatizan la necesidad de utilizar rangos de referencia individualizados cuando se busca evaluar las necesidades de recuperación de los jugadores con una precisión óptima.

Por otro lado, si nos fijamos en la evolución temporal de estas dos variables, tanto la CK como la urea mostraron una disminución significativa durante el periodo analizado. Según los autores del estudio, “esta disminución puede asociarse a una mejor preparación y gestión de la carga del jugador, lo que conduce a una mayor tolerancia y menor fatiga durante estos torneos”.

¿Existe relación entre carga externa y marcadores de fatiga?

Cambios en el estilo de juego y la preparación pueden producir alteraciones en los niveles de fatiga de los jugadores, por lo que los marcadores se deberían analizar en relación con otros parámetros de carga (externa o interna) con el fin de poder contextualizar en la medida de lo posible los datos obtenidos. En este caso, los investigadores encontraron una asociación significativa entre marcadores de carga externa como la distancia total y la distancia total recorrida a alta velocidad y los niveles de CK obtenidos dos días después del partido. Por otro lado, se vio que existía una respuesta “desproporcionada” de los niveles de CK cuando los jugadores jugaban partidos de más de 90 minutos, debido posiblemente a “microtraumas musculares en estado de fatiga”. En cambio, no se encontró relación entre los niveles de urea y parámetros de carga externa.

Conclusiones

La monitorización de los jugadores requiere la integración de diferentes marcadores que ayuden a establecer un mapa lo más amplio y completo posible del estado físico y psicológico del jugador. En este sentido, la valoración de la fatiga mediante parámetros sanguíneos, especialmente la CK, puede ayudar a analizar las demandas musculares del jugador. Por otro lado, debido a la elevada variabilidad de estos marcadores que existe entre jugadores y la importancia que tiene el momento en el que se miden, es necesario que los valores de referencia sean individuales y se actualicen de forma regular.

 

Adrián Castillo

 

Referencias:

  1. Noor D, McCall A, Jones M, Duncan C, Ehrmann F, Meyer T, et al. Transitioning from club to national teams: Training and match load profiles of international footballers. J Sci Med Sport. 2019;22(8):948–54.
  2. Hecksteden A, Meyer T. Blood-borne fatigue markers during major international football tournaments – a retrospective analysis of data from the FIFA World Championships and UEFA European Championships 2006 – 2016. Sci Med Footb. 2020 Apr 2;4(2):135–41.

 

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿DE QUÉ SE TRATA REALMENTE LA GESTIÓN DE LA CARGA?

En este artículo, Tim Gabbet y su equipo proporcionan una guía fácil de usar para los profesionales cuando describen a los entrenadores la finalidad general de la gestión de la carga.

DOS SEMANAS BASTAN PARA AUMENTAR EL VOLUMEN Y LA FUERZA MUSCULAR

Por primera vez se demuestra que no hacen falta meses de entrenamiento, sino que dos semanas de un ejercicio apropiado bastan para mejorar significativamente tanto el volumen como la fuerza muscular.

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

¿Están los jugadores bien perfilados con relación al balón?

A través de la visión por computador podemos identificar algunos déficits en cuanto a la orientación corporal de los jugadores en diferentes situaciones del juego.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.