BIHUB PATH

4 marzo, 2020

LOS DRONES COMO MÉTODO DE ADQUISICIÓN DE DATOS

Análisis y Tecnología Deportiva

APÚNTATE AL Certificado en Tecnología y Ciencia Aplicadas al Deporte

únete ahora
318K

Uno de los gadgets tecnológicos más populares ha encontrado su campo de aplicación en el entrenamiento deportivo de alto nivel. Los drones tienen la capacidad de sobrevolar el campo de juego, grabar en vídeo los entrenamientos, y obtener así una visión aérea que resulta especialmente útil para evaluar el rendimiento. De manera específica, en las sesiones tácticas, que dependen del movimiento del equipo en su conjunto, y del comportamiento individual de los jugadores.

 

Pese a estas ventajas no hay una posición unánime entre los técnicos acerca de su uso. Un club caracterizado por su esfuerzo en investigación científica, como el FC Barcelona, los ha descartado. Mientras que en equipos tan importantes de la liga inglesa de fútbol como el Manchester City están integrados ya como parte de su equipamiento. También al otro lado del Atlántico, entrenadores de baloncesto y fútbol americano defienden desde Estados Unidos su utilidad.

 

Lo que motiva estas diferencias es la capacidad de grabación del aparato cuando se le incorpora una cámara. Independientemente de si el vídeo se consigue mediante un dron o una cámara en altura, está destinado a unirse a las métricas proporcionadas por los trackers que portan los jugadores. De ese modo el equipo técnico puede hacer análisis sobre táctica y cinética visualizando la grabación y consultando datos específicos de la misma.

 

Los dos equipos citados, Barcelona y Manchester, usan trackers similares, de fabricantes que compiten entre sí por el liderazgo en el mercado tecnológico. El club blaugrana emplea el Wimu, fruto del desarrollo conjunto entre la empresa RealTrack Systems, y el Barça Innovation Hub. El Manchester City ha adoptado el Apex de StatSports, muy implantado ya en la liga inglesa. Ambos aparatos son equivalentes en sus prestaciones, y permiten medir tanto el esfuerzo físico de cada jugador como su desempeño táctico y cinético. Mediante un software específico asocian datos con imagen, y es para cumplir con este objetivo por lo que los entrenadores eligen o descartan los drones.

 

En el Camp Nou y Ciutat Esportiva, se han instalado en la parte más alta de las gradas, bajo la techumbre, un conjunto de cámaras que rotan y se desplazan. Su capacidad para no perder detalle de ningún punto del campo de juego permite individualizar al jugador o a un grupo de jugadores del equipo, así como componer, sumando lo grabado por varias de ellas, grandes panorámicas. Gracias a su alta resolución y a la capacidad de sus objetivos, obtienen grabaciones nítidas de los entrenamientos, y análogas a las que tomaría un dron.

 

En el caso del Manchester City, ha sido su entrenador Pep Guardiola, quien ha ordenado el uso de estos aparatos. Sus ventajas le entusiasman tanto que todo su equipo técnico ha completado el curso para obtener la licencia de piloto de drones. Un conjunto de ellos vuela en cada sesión de entrenamiento, registrando desde el aire el trabajo realizado, tanto para su análisis en tiempo real como para la grabación que permite repasarlo posteriormente.

 

Fue David Powderly, técnico del Charlton Athletic, quien primero empleó los drones en la liga inglesa, y puede decirse que Guardiola y él se influyeron mutuamente. Powderly estaba viendo en 2015 el encuentro Bayern de Múnich-FC Barcelona cuando se le ocurrió la idea. Guardiola, entrenador del Múnich, desplegó en el partido un marcaje individual de cada uno de sus jugadores a uno del equipo contrario, y la progresión de esa táctica resultó espectacular en las imágenes aéreas que se retransmitieron. Desde ese día, el entrenador estuvo obsesionado por tener esa misma visión de su propio equipo. Para conseguirla comenzó probando un dron económico, dotado de cámara, en los entrenamientos.

 

Hoy David Powderly tiene a su cargo DPY Productions, empresa especializada en el rodaje profesional de entrenamientos y encuentros deportivos mediante drones. Defiende su uso frente a las cámaras fijas por su versatilidad, asegurando que, a diferencia de estas, tienen la capacidad de colocarse en una posición fija, donde esté desarrollándose la acción, o sobrevolar a jugadores determinados. Esta versatilidad proporciona una mayor información al equipo técnico sobre si se ha conseguido el objetivo que se perseguía. Cita como ejemplo que resulta especialmente útil cuando se trata de encontrar un hueco por el que penetrar, en competiciones contra equipos que realizan defensas muy cerradas. O si se trata de comprobar si la mitad del equipo se mueve suficientemente aprisa cuando la pelota cambia de lado, o si por su lentitud deja huecos. Añade, además, que las grabaciones demuestran al jugador sus errores, reforzando la confianza en el juicio del entrenador.

 

Pero no todo son ventajas, y las limitaciones de estos aparatos pueden influir decisivamente en la decisión de emplearlos. Hoy día solo los modelos más avanzados y caros tienen autonomía para 30 minutos, aunque lo habitual es que no superen los 15. El minuto necesario para bajarlos al suelo y reemplazar las baterías obliga a interrumpir la labor del equipo técnico o a perder parte de momentos del entrenamiento. Si, además, estamos en un clima muy lluvioso o con nieve será necesario un modelo impermeabilizado, bastante más caro que los convencionales. No hablamos de cifras que puedan pesar en los presupuestos de los grandes clubs, pero si se sopesan frente a las cámaras fijas de las gradas más altas pueden inclinar la balanza negativamente en contra de los drones. Finalmente, y como última limitación, está el uso combinado con un tracker. En ese caso el dron tendrá que enviar su grabación vía wifi, gastando más deprisa su batería.

 

Powderly, y otros como él, confían en que estas limitaciones vayan superándose con la aparición de nuevos modelos. Y, mientras tanto, muchos profesionales siguen mostrando un gran interés por su uso. Así lo demostraron un conjunto de investigadores japoneses en la 8th International Conference on Industrial Technology and Management, celebrada este año. En su ponencia[1] explicaron cómo habían hecho un uso experimental de estos aparatos aplicándolos al entrenamiento de un equipo de baloncesto. No se trató solo de tomar imágenes, sino de procesarlas mediante un algoritmo para obtener los mismos datos de un tracker como el Wimu o el Apex. Es decir, que el dron y el programa asociado realizaran todo el trabajo sin más tecnología.

 

Para conseguirlo, los drones enviaron su grabación a un ordenador, que procesaba las imágenes mediante un programa de reconocimiento análogo a los que se emplean para identificar rostros. El algoritmo separaba la imagen de los jugadores del resto de elementos identificándolos por el color de su camiseta y pantalón. Para evitar confusiones cuando dos o más se cruzaban fueron individualizados mediante una “malla de partículas”, capaz de reconocerlos como figuras separadas. Finalmente, y mediante una serie de conos de colores en el suelo, pudieron prescindir del uso de GPS sin renunciar a la métrica de posición y velocidad de desplazamiento. Aunque el resultado no puede equipararse todavía al de un tracker profesional, los investigadores subrayan que esta es una tecnología en desarrollo. Con la inversión y el trabajo suficiente podría ser plenamente funcional.

 

Todo lo anterior nos lleva a la conclusión de que los drones no pueden adoptarse ni descartarse analizándolos en sí mismos, sino unidos al conjunto de ventajas y limitaciones que aportan al entrenador. Los profesionales, al ir incorporando a su trabajo diario innovaciones tecnológicas, quedan sujetos también a la evolución que estas vayan teniendo. La revaluación continua de las mismas es imprescindible para saber si se desarrollan nuevos modelos, mejoras importantes, o aparatos innovadores capaces de alcanzar con más precisión los objetivos del entrenador. Como la propia competición, esta es una carrera que se gana partido a partido. Y donde todo está siempre por decidir.

 

 

Martín Sacristán

[1] (1) Stephen Karungaru, Kenji Matsuura, Hiroki Tanioka, Tomohito Wada y Naka Gotoda. (2019). Ground Sports Strategy Formulation and Assistance Technology Develpoment: Player Data Acquisition from Drone Videos. IEEE. DOI: 10.1109/ICITM.2019.8710735

 

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

¿Grados de libertad o grados de esclavitud?

La comprensión de las variables modificadoras del juego basada en los grados de libertad.

LA IMPORTANCIA DE LA BIOESTADÍSTICA EN LAS CIENCIAS DEL DEPORTE Y LA MEDICINA DEPORTIVA

El área de analítica del deporte ha crecido exponencialmente gracias a las ciencias de la informática y engloba disciplinas como las ciencias del deporte, ciencias del comportamiento, la medicina y la visualización de datos, entre otras, además de la estadística con un enfoque más táctico y de rendimiento del deporte.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.