BIHUB PATH

30 septiembre, 2020

Llenar el vacío en los partidos sin público

Fan Engagement & Big Data

APÚNTATE A SPORTS TICKETING

únete ahora
318K

Para la temporada 2020-2021 el fútbol europeo ha estimado pérdidas de 4.000 millones de euros, que la NBA ha calculado en 500 millones de dólares, en 1.300 la NFL, y en 200 la MLB. Son cifras astronómicas que podrían incluso ser más altas, y todas proceden de la pérdida de ingresos por ticketing. La ausencia de público en los partidos es un enorme riesgo económico, y esconde además otra amenaza que puede traducirse en aún más pérdidas: la falta de esa parte del espectáculo proporcionada por los aficionados en las gradas. Esta ausencia ha generado que las retransmisiones sean menos emocionantes, por lo que las cadenas de televisión piden renegociar sus derechos de emisión, y los patrocinadores también quieren reducir sus aportaciones a la baja. No importa en qué deporte nos fijemos, porque la frialdad del estadio vacío contagia lo mismo el terreno de juego que las pistas donde se libran carreras de coches. Para atenuar este problema surgido a raíz de la pandemia se han utilizado distintas fórmulas en todo el mundo, cuya efectividad ya podemos comenzar a analizar.

 

Los cartones de la Bundesliga

Los 4.500 espectadores de cartón en las gradas del estadio Borussia-Park atrajeron la atención de los medios, pues fue la primera vez que se intentaba rellenar las gradas con un simulacro. El Dynamo de Brest hizo algo similar en Bielorrusia poco tiempo después, poniendo retratos reales de los aficionados en sustitución de los maniquíes que ocupaban los asientos. Ninguna de estas dos fórmulas funcionó, y de hecho aquellos cuerpos inmóviles más bien resultaban inquietantes durante la retransmisión. Lo que sí consiguieron fue reforzar el vínculo con sus seguidores más apasionados, que desembolsaron en ambos casos una pequeña cantidad para tener su foto en las gradas, con la promesa de que esos ingresos se dedicarían a la lucha contra el COVID-19. Fueron, por tanto, acciones de comunicación y marketing, pero ni de lejos consiguieron acercarnos a la atmósfera generada por el público en los estadios.

 

Los aficionados virtuales de FOX Sport

En EEUU se han producido los experimentos más elaborados a lo largo del verano. La cadena FOX ha llenado las gradas con aficionados virtuales, creados con Realidad Aumentada (AR). Modelando en 3D variedades morfológicas de ambos sexos y con diversidad racial, hasta crear grupos que reaccionan como una unidad. En cada encuentro estos modelos virtuales pueden vestirse con los colores y camisetas de los seguidores de equipos que van a disputar el encuentro. Junto con sus movimientos, la FOX incorpora efectos sonoros de librería grabados en los estadios. Abucheos o gritos de ánimo, según haya sido la jugada. Por el momento se han empleado en la liga de béisbol, MLB, de forma experimental, aunque Brad Zager, productor ejecutivo de FOX Sports, asegura que quieren hacer esta prueba ampliable al resto de deportes, con el objetivo de dotar a las retransmisiones de una apariencia de normalidad.

Sonido artificial de la multitud en un encuentro de los Red Socks. (MLB)

Pero el entusiasmo de los directivos de la cadena no es ni de lejos el de los aficionados de la MLB, que en general consideran el resultado bastante pobre. El motivo es que la imagen de la mayoría de las cámaras sigue mostrando las gradas vacías, y solo en determinados ángulos se aprecia a la multitud virtual. De momento la FOX no ha explicado si ampliará su AR a todas las cámaras cuando traslade la experiencia a otros deportes.

 

Aficionados en videoconferencia en la NBA

Este es sin duda uno de los intentos más interesantes, llevado a cabo en la burbuja de Disney donde la NBA celebra este año su competición. Ellos han elegido llenar las gradas con aficionados reales, que se conectan desde sus casas, y cuyas reacciones aparecen retransmitidas en un determinado asiento del estadio, ocupado por pantallas gigantes. Esto les permite emplear un recurso habitual, enfocar a un aficionado en concreto, que cuando se ve en la pantalla de emisión reacciona con gestos y saludos en directo. Esto aporta mucha frescura, incluso cuando el aficionado no está sentado frente a su videocámara y es su mascota quien ocupa el asiento. También ayuda la aparición por sorpresa de ex-jugadores famosos que “teleacuden” a ver el encuentro, o las familias de los miembros del equipo, que llevan tiempo sin verles debido a las condiciones de la burbuja, y le saludan desde sus casas.

Otro interesante aporte derivado de esta fórmula es que el protagonismo de esos fans teleconectados a las gradas ha hecho aumentar de forma exponencial las publicaciones en redes sociales. Los aficionados tienden a compartir más su experiencia de estar presentes en el partido, porque su rostro está en una pantalla de considerables dimensiones, haciéndoles muy visibles. Y al compartir esa presencia, convierten en tendencia en las redes cada encuentro de la NBA en la burbuja.

El problema sigue siendo que no reaccionamos igual al estar en casa, solos o con la familia, que rodeados de seguidores de nuestro equipo en el estadio. Los aficionados virtuales de la NBA transmiten cierta sensación rara, porque no reaccionan ante las jugadas de manera conjunta, y algunos se muestran inexpresivos. Una forma de actuar normal, si pensamos en nuestras propias reacciones cuando vemos un partido a través de la pantalla. La NBA admite que el efecto positivo que genera es limitado, y que desde luego solo lo ha hecho para restar frialdad a la retransmisión sin público. Pero, a la vez, asegura que es un elemento más a sumar a los que ya existen -sonidos, pantallas, ángulos de cámara, mascotas…- y que su proyecto es hacerlo más grande y más presente mientras dure la epidemia.

Aparición de Shaquille O’Neal en las gradas

 

Con todas las matizaciones, críticas y mejoras que puedan hacerse de estos sistemas, la realidad es que mientras continúe la pandemia habrá que elegir entre esto o nada para recrear el ambiente de los estadios. Este elemento del deporte, al que se prestaba una atención menor, va a ser protagonista de las nuevas estrategias para sostener económicamente las competiciones. Resultará fundamental para los profesionales que se encargan de la gestión de las smart facilities, y obligará no solo a innovar sino a adquirir nuevas habilidades laborales.

 

 

Martín Sacristán

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.