BIHUB PATH

September 3, 2021

Psicología

La nostalgia tiene más poder de lo que creemos

By Oliver Henares.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

El poder que la nostalgia ejerce en nosotros es innegable. Se trata de un mecanismo de defensa extraordinario fruto de nuestra propia evolución y de la increíble máquina del tiempo que tenemos en nuestra cabeza, nuestro cerebro.

En el siglo XVII, la nostalgia se trataba como una enfermedad para los médicos de la época, la procedencia del concepto no está para nada asociada a algo positivo. Nostalgia proviene de ‘nostos’ (retorno), y ‘algos’ (dolor).

¿De verdad vivíamos mejor que antes?

Como dijo Franklin P. Adams, “Nada es más responsable de los buenos viejos tiempos que la mala memoria.”

¿Qué dicen los datos al respecto? Según la Organización Mundial de la Salud, desde el año 2000 nuestra esperanza de vida ha aumentado 5 años. De hecho, a nivel global la esperanza de vida no ha parado de aumentar durante los últimos 10 años hasta situarse en los 72,56 años en 2018 según cifras del Banco Mundial.

Según la misma institución, el índice de pobreza global no ha parado de bajar desde 1990 hasta 2017. Sin embargo, algo se ha interpuesto en el camino al objetivo de reducir la pobreza mundial hasta el 3% para 2030, la pandemia. Estamos atravesando una situación que dura ya casi 2 años desde los primeros informes.

Esto va a hacer retroceder la tendencia en la reducción de pobreza por primera vez en más de 20 años. Pese a la gran crisis económica del 2008, y de los conflictos en algunas zonas del mundo, en cifras generales la humanidad estaba combatiendo la pobreza y la pobreza extrema de forma efectiva, hasta ahora.

La mecánica de la nostalgia

Según los expertos, en realidad la nostalgia refleja nuestra necesidad de detener el tiempo. Escuchamos una canción, vemos una película, o leemos un libro para recordar y transportarnos a un momento de nuestras vidas.

Hoy, en la era del contenido digital, todo o casi todo está almacenado y etiquetado en nuestros teléfonos, en la nube o en las plataformas de streaming. Entonces, ¿Por qué nos gusta conservar clásicos en nuestras estanterías? Según los psicólogos esto se debe, en parte, a que necesitamos tener la sensación de que ganamos control de las situaciones. Tener acceso inmediato a otro tiempo mejor nos da seguridad. En una situación con tanta incertidumbre como la actual, este sentimiento no hace más que aumentar. Este principio no es nada nuevo.

Precisamente ahora, estamos en un momento el que conviven 3 generaciones (Generación X, Millennials y Generación Z) en activo la vez. La nostalgia se materializa en cosas completamente distintas, pero responde en esencia a lo mismo.

El recuerdo de hechos del pasado o recurrir a tradiciones en busca de construir una identidad es particularmente efectivo para sentirnos seguros en tiempos convulsos.

En un contexto nostálgico, la mente discrimina lo negativo y ensalza lo positivo para crear una imagen idealizada del pasado. Incluso en un momento tan polarizado como el actual, la nostalgia que genera recordar momentos compartidos como un concierto, un partido, una película, o cualquier evento que atesoramos en nuestra memoria reduce las barreras del conflicto y genera empatía. Recientes estudios apuntan a que la nostalgia podría ejercer una función de homeostasis psicológica, un mecanismo que contrarresta nuestra sensación de falta de apoyo social y sensación de exclusión, por tanto elevando nuestra sensación de conexión social y empatía.

El valor de la nostalgia

La nostalgia reconforta, conecta y nos da seguridad. Es un recurso increíble que tiene mucho más efecto en momentos inciertos. El Marketing lo sabe, por eso vemos como la nostalgia nos rodea sistemáticamente. Ya sea recordando a Michael Jordan, pagando cientos de Euros por una camiseta de Jurassic Park de 1992 o de Nirvana, la nostalgia no entiendo de generaciones. Uno de los mejores ejemplos se encuentra en la calculada y precisa fórmula de Stranger Things, la popular serie de Netflix que se estrenó en 2019 y que está a por estrenar su cuarta temporada. Tanto si tuvimos la oportunidad de ver Regreso al Futuro en el cine, o si aún ni habíamos nacido cuando ya era un clásico, Stranger Things es una clase magistral en la mezcla de todos esos momentos que nos transportan a un pasado feliz para algunos, y a un lugar auténtico, lleno de estilo y de gente interesante para otros.

2021 está llamado a ser el año de la nostalgia. No sólo es una tendencia pasajera, marcas como Burger King ha rediseñado por completo su imagen de marca para llevarla de nuevo a sus inicios. Tik Tok ha experimentado una de sus mayores tendencias con “High School Musical”, el retorno de los protagonistas de la icónica serie “Friends” en un especial que la cadena HBO estrenó hace poco, ha catapultado la serie de nuevo a la cabeza de todas las listas. La campaña más premiada en España este año 2021 ha sido precisamente una basada en la nostalgia al recuperar la figura de Lola Flores.

La nostalgia en el deporte

Todos necesitamos momentos de confort. Todos necesitamos esperanza, y el mundo del deporte no es una excepción, donde no sólo sirve para recordar momentos históricos, sino como seña de identidad. En un estudio realizado en la pasada copa del mundo de fútbol, se determinó que no sólo la nostalgia de tiempos pasados del deporte juega un papel importante, también la experiencia de eventos similares, como las pasadas copas del mundo. Esto puede aplicarse por extensión a cualquier evento deportivo como partidos de liga, campeonatos Europeos, Olimpiadas…

Nuestra experiencia en el pasado influye en nuestro comportamiento en el presente. Según el estudio previamente mencionado, por experiencia entendemos entorno, socialización, identidad personal e identidad nacional en el caso de una copa del mundo, un campeonato europeo o unas olimpiadas. En el caso nacional nuestra identidad se refleja en nuestra región y nuestro equipo.

El deporte es sobretodo una experiencia que se almacena en nuestra memoria. Los sonidos, emociones, imágenes y olores pueden volver a activarse a través de las campañas de comunicación, o gracias a la tecnología.

Recientemente, el popular videojuego de fútbol FIFA en su versión de 2021 ha devuelto la vida a Kiyan Price, un jugador trágicamente asesinado hace 15 años mientras trataba de detener una pelea. A través de entrenadores, jugadores, amigos y familiares se ha entrenado una IA que ha hecho posible el milagro.

El mundo del deporte descansa sobre los cimientos de la nostalgia. Sobre leyendas que nos proporcionaron momentos y tiempos inolvidables. Ya sea Magic Johnson o Michael Jordan. Johan Cruyff, Pelé o Maradona. Nadia Comaneci, Gervasio Deferr o Miguel Induráin. El sentimiento de pertenencia a algo más grande, algo que nos da identidad más allá de unos colores o un escudo, es tan fuerte que está más allá de la rivalidad entre aficiones. La nostalgia nos hermana.

Está en la esencia del deporte el superarse a sí mismo constantemente, batir récords, pulverizar marcas. Las nuevas generaciones están re-escribiendo como entendemos el deporte, pero aún así seguimos necesitando figuras y recuerdos que poner en un altar que se renueva constantemente de forma generacional pero que responde a la misma esencia emocional desde hace miles de años.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.