4 noviembre, 2019

LA MODERNIZACIÓN DE LOS ESTADIOS COMENZÓ POR SUS CUBIERTAS

Instalaciones Inteligentes
Instalaciones Inteligentes
160K

La arquitectura deportiva por excelencia, el estadio, había prácticamente desaparecido después de la caída del Imperio Romano, y así se mantuvo hasta finales del siglo XIX. En ese momento, al recuperar la celebración de los Juegos Olímpicos, la construcción de estos edificios tuvo un nuevo impulso. Desde entonces, y prácticamente hasta la Segunda Guerra Mundial, fueron erigiéndose por todo el mundo para los equipos deportivos locales, centrándose en dos objetivos: albergar el mayor número de espectadores, y proporcionar la máxima visibilidad del encuentro deportivo. El estadio moderno llegaría mucho después, con instalaciones capaces de proporcionar comodidad, mejorar la experiencia del aficionado, y brindar todo tipo de ofertas gastronómicas y de ocio. Esa concepción fue el resultado de un proceso iniciado a mediados del siglo XX, cuando los dueños de clubs deportivos comenzaron a conceder importancia a que sus espectadores estuviesen protegidos del sol y la lluvia. Y tuvo un precedente aún más antiguo en el estadio de la Antigüedad por excelencia, el Coliseo de Roma.

 

Cuando el Imperio romano estaba en su máximo esplendor, los emperadores ofrecían juegos que se prolongaban desde la mañana al anochecer. Eso obligaba a los espectadores a pasar el día entero en la grada, y los césares deseaban que se sintieran lo más cómodos posible. Para lograrlo, sus ingenieros colocaron una estructura en lo alto del Coliseo llamada velarium. Un nombre significativo, porque los encargados de extender aquellas velas eran legionarios de la marina, únicos capaces de manejar el complejo sistema de cuerdas y poleas.

 

Hay además otra razón para que los césares costeasen el gasto del velarium, y es la propia capacidad del Coliseo, 65.000 espectadores, posiblemente en relación con el número de habitantes de la Roma Antigua, calculado en un millón de personas. La mayoría de estadios modernos tienen una capacidad de entre 50.000 y 70.000 asientos, y todos se ubican en ciudades con varios millones de habitantes. La razón de que los estadios volvieran a construirse de manera masiva en nuestros tiempos fue porque existían núcleos urbanos con esa densidad de población, y allí el deporte volvió a cobrar una importancia fundamental como actividad en que ocupar el tiempo de ocio. Ver el juego desarrollarse en directo resultaba el principal atractivo, y apenas se necesitaban más comodidades. Por este motivo, y hasta mediados del siglo XX, solo tribunas y palcos protegían del sol y la lluvia a apenas un diez por ciento de los espectadores.

 

Esta protección resultaba tolerable en ciertos climas, pero impedía que los equipos locales participaran de las grandes ligas cuando la meteorología resultaba demasiado lluviosa, o fría, o calurosa. Así sucedía en Houston, EEUU, con veranos subtropicales, temperaturas de hasta 36ºC, y frecuentes tormentas, donde decidieron construir el primer estadio completamente cubierto de la historia, el Astrodome. Su cúpula, de 220 metros de diámetro, completada en 1963, permitía no solo mantener a los asistentes a cubierto, sino acondicionar el aire en su interior. Actualmente ha sido clausurado para ser demolido en un futuro, pero marcó una tendencia que continúa replicándose en todas las remodelaciones y estadios de nueva construcción en todo el mundo. Especialmente porque demostraba que los avances en arquitectura e ingeniería permitían tener clubs de primera categoría en cualquier ciudad del mundo.

Houston Astrodome (Photo by Pat Sullivan)

Pero no todos los estadios precisaban una cúpula que los cerrase, y para quienes eligieron solo cubrir sus gradas, el gran referente fue el Dodger Stadium de Los Ángeles. También inaugurado en la década de 1960, fue el primero en colocar una cubierta por su parte superior que no precisaba columnas. Hasta ese momento todas las cubiertas habían estorbado la visión de algunas filas de asientos en las gradas, pero los avances en la ingeniería eliminaban ese problema. Desde entonces ha sido el modelo a seguir.

 

Cúpulas y cubiertas para sombra ya no son separables de los estadios modernos, porque ya no son concebidos como mero lugar de celebración del evento deportivo, sino como un recinto donde el espectador se encuentre completamente confortable. Así se evidencia en dos ejemplos de reciente construcción, el Wembley Stadium de Londres, inaugurado en 2007, y el Wanda Metropolitano de 2017. Sendos estadios han prestado especial atención a proteger sus gradas.

 

La cubierta del Wembley es retráctil, y se puede abrir o cerrar para librar a sus espectadores de las inclemencias del tiempo, y también para permitir que el césped reciba siempre el sol necesario para su crecimiento.

Wembley Stadium

El Wanda Metropolitano cuenta con una estructura fija que mantiene cubiertas el 96% de las gradas. Dos anillos de acero, unidos por cables, y revestidos de paneles translúcidos, permiten pasar la luz y se iluminan de noche mediante un sistema de led que acompaña la celebración de eventos con llamativos juegos de luces.

 

Es un largo camino desde el antiguo velarium romano, que no se ha detenido, ni deja de evolucionar. Ingenieros y arquitectos investigan con tecnología aeroespacial la posibilidad de crear cúpulas climáticas capaces de rodear por completo tanto el estadio entero como sus alrededores. Supone la aplicación práctica de proyectos ideados para colonizar Marte, y aunque todavía no son realizables debido a su coste, parecen anunciar las ciudades deportivas del futuro. Donde las instalaciones del estadio jugarán un papel casi tan importante como el del primer equipo.

 

Apúntate al Certificado en Gestión de Instalaciones Deportivas

 

El equipo Barça Innovation Hub

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.