BIHUB PATH

enero 14, 2022

Psicología

La importancia del tiempo de juego y la justicia de las decisiones tomadas por el preparador

By Carlos Lago Peñas.

En los deportes de equipo, el tiempo de juego que los jugadores disfrutan en la competición es un recurso limitado muy valorado por los deportistas. En el balonmano, por ejemplo, el entrenador debe distribuir 420 minutos de juego (60 minutos del partido x 7 jugadores) entre al menos 16 jugadores, lo que supone apenas 26 minutos de media para cada jugador. En el fútbol, los 990 minutos (90 minutos del partido x 11 jugadores) deben repartirse entre más de 25 deportistas; en este caso, los futbolistas deben conformarse con un máximo de 40 minutos por encuentro de media. Como consecuencia de esta realidad, la rivalidad interna y la lucha por el tiempo de juego es una característica destacada en los deportes colectivos de elite. Jugar más o menos tiene mucho que ver con la posibilidad de demostrar el talento que se posee y puede llevar a mejorar un contrato, o lo contrario. Por esta razón, el entrenador debe gestionar adecuadamente esta distribución del tiempo de juego. Una buena o mala decisión puede tener consecuencias directas en el rendimiento del equipo: la percepción de los jugadores sobre la equidad en la asignación de los minutos de juego puede influir en la dinámica del equipo y la motivación y satisfacción de los jugadores con el entrenador. Una distribución injusta puede iniciar conflictos internos destructivos que podrían provocar un rendimiento pobre en la competición, mientras que la justicia percibida puede tener el resultado opuesto.

“En el baloncesto, los jugadores que te odian son normalmente aquellos que creen que no juegan tanto como merecen”.  Phil Jackson, entrenador de los Chicago Bulls y Los Ángeles Lakers, en su libro 11 Anillos.

Una reciente investigación1 ha analizado cómo influye el tiempo de juego que disfrutan los jugadores en la competición y la percepción de estos sobre la justicia que tienen las decisiones del entrenador en la satisfacción que los deportistas tienen sobre su preparador. El estudio, publicado recientemente en la revista Cogent Social Science, se basó en el análisis de 231 jugadores noruegos de elite de hockey hielo (n=155) y balonmano (N=76). La edad de los jugadores estaba entre los 17 y los 37 años (la edad media es de 22,7) y el número de años jugando en el alto nivel se situó entre un mes y 14 años (valor medio de 3,7 años). El número de jugadores por equipo que participaron en el estudio estuvo entre 11 y 20 deportistas, con una media de 12,8 jugadores. Los jugadores se distribuyeron en 3 grupos de acuerdo con el tiempo de juego que disputaron: por debajo de la media del equipo, en la media o por encima de la media. La justicia percibida sobre las decisiones del entrenador se midió mediante el cuestionario de De Backer (2011).2 La escala consiste en 9 items que van de 1 a 5 puntos y que analizan la percepción de los jugadores sobre la justicia del entrenador en sus decisiones. Por ejemplo, «Los minutos que juego son justos según mi rendimiento» o «Mi entrenador toma decisiones que son correctas y adecuadas». Finalmente, la satisfacción con el entrenador se midió mediante el Athlete Satsifaction Questionarie (ASQ) de Riener y Chellandurai (1988).3 El ASQ mide la satisfacción con el entrenamiento y las instrucciones proporcionadas por el entrenador, el trato personal y la satisfacción sobre cómo el técnico saca lo mejor del talento de los jugadores.

Los resultados sugieren varias conclusiones muy relevantes:

  • El tiempo de juego y la percepción de los jugadores sobre la justicia de las decisiones tomadas por el entrenador predicen la satisfacción de los deportistas con su técnico. A más tiempo de juego y más percepción de justicia, mayor satisfacción con el trabajo del entrenador (p<0.01).
  • La justicia de las decisiones del entrenador parece ser más relevante para los jugadores incluso que el tiempo de juego en la competición.
  • La calidad del entrenamiento y las instrucciones, así como el feedback positivo también están muy relacionados con la satisfacción de los jugadores con su entrenador.

En un entorno competitivo y orientado hacia la consecución de buenos resultados, ganar es una prioridad que puede primar sobre otros valores. Convertirse en un miembro de un equipo de élite implica la subordinación del interés propio al del grupo y, paradójicamente, el interés propio se promueve mejor de esa manera. El interés del grupo tiene que ver con que los deportistas más hábiles estén en el campo porque aumenta la probabilidad de éxito.4 Sin embargo, el trato justo y coherente de los entrenadores puede facilitar el respeto y el orgullo de los jugadores, lo que anima a las personas a aceptar decisiones desfavorables y facilita el compromiso, la lealtad y el esfuerzo en nombre del equipo.5

Como explica Seirul-lo,6,7 en los deportes de equipo, el juego solo es posible si se cuenta con los compañeros, si eres capaz de lograr altos niveles de interacción con ellos y el compromiso de una necesaria participación colectiva, que debe transformar el significado individual de ganar.  Aparece entonces la cultura colectiva de juego donde se confirman las relaciones interpersonales, identificando distintos códigos de comunicación y vínculos emocionales con los componentes del equipo que permiten conocer los acontecimientos del juego desde otra dimensión específica. El entrenamiento que se debe realizar para conseguir optimizar la estructura socioafectiva y permitir ser eficiente en las próximas situaciones vividas tendrá que tener en cuenta:

  • Proponer canales de comunicación claros para nuestra información, para que estos juicios sean eficaces y puedan optimizar la personalidad socioafectiva de nuestros jugadores.
  • Facilitar alternativas a las conclusiones de los juicios que fueron negativos durante el desempeño de ese acontecimiento, para intentar modificar aquella predisposición no deseada y lograr que el jugador acepte modificar sus prejuicios de cara a futuras situaciones.
  • Optimizar los niveles de autogestión del grupo para que actúe inmediatamente ante la aparición de esos juicios negativos y el jugador se sienta partícipe de esa autogestión.

Referencias:

1 Giske, R., Rodahl, S., Johansen, B, & Høigaard, R. (2021) Self-reported playing time and justice as predictors of coach satisfaction: An analysis of elite ice-hockey and handball players, Cogent Social Sciences, 7:1, 1860452, DOI: 10.1080/23311886.2020.1860452

2 De Backer, M., Boen, F., Ceux, T., De Cuyper, B., Høigaard, R., Callens, F., & Vande Broek, G. (2011). Do perceived justice and need support of the coach predict team identification and cohesion? Testing their relative importance among top volleyball and handball players in Belgium and Norway. Psychology of Sport and Exercise, 12(2), 192–201. https://doi.org/10.1016/j.psychsport.201009.009

3 Riemer, H. A., & Chellandurai, P. (1998). Development of the athlete satisfaction questionnaire (ASQ). Journal of Sport & Exercise Psychology, 20(2), 127–156. https://doi.org/10.1123/jsep.20.2.127

4 Gaffney, P. (2015). The nature and meaning of teamwork. Journal of the Philosophy of Sport, 42(1), 1–22. https://doi.org/10.1080/00948705.2014.941849

5 B Tyler, T., Degoey, P., & Smith, H. (1996). Understanding why the justice of group procedures matters: A test of the psychological dynamics of the group-value model. Journal of Personality and Social Psychology, 70(5), 913–930. https://doi.org/10.1037/0022-3514.70.5.913

6 Seirul-lo, F. (2010). Estructura sociafectiva. Documento INEFC – Barcelona. http://www.motricidadhumana.com/estructura_socioafectiva_doc_seirul_lo_Outline_drn.

7 Seirul-lo, F. (editor). (2017). El entrenamiento en lo deportes de equipo. Barcelona: Mastercede.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.