BIHUB PATH

6 abril, 2021

La importancia de tener un “propósito” en el deporte

Deportes Colectivos

APÚNTATE AHORA A Liderazgo, Ética y Responsabilidad Social

ÚNETE AHORA
318K

El deporte tiene diferentes “propósitos” y todos son importantes. Cada persona puede tener un “propósito” diferente en relación con el deporte, pero es importante para la comunidad deportiva en general ser proactivo en cuestiones de derechos humanos y cambios sociales. Todos aspiramos a un buen espíritu deportivo y también queremos ganar, pero no queremos ser conocidos como “malos perdedores”. Ser bueno en el deporte significa mucho más que solo ganar. El jugador debe mantener un equilibrio de su rendimiento con el cumplimiento de las normas y el respeto hacia los demás jugadores. El jugador debe comportarse como un buen compañero con los jugadores de ambos equipos y con los aficionados y su comunidad en general. Sabemos qué es lo correcto cuando lo vemos, pero es difícil de definir.

La intención de los clubes es inspirar a los jugadores y al personal a mostrar un buen espíritu deportivo al enfatizar la importancia del liderazgo, hacer lo correcto y ser parte de la comunidad. Sin embargo, todavía existen trampas y abundan ejemplos de mal espíritu deportivo. La historia de Lance Armstrong, que ganó el Tour de France desde 1999 hasta 2005, habiendo sido diagnósticado de un cáncer testicular. Esta historia inspiradora perdió valor cuando este dio positivo en dopaje y fue despojado de sus títulos. A veces se concibe que “ganar a toda costa” es más importante para el club o el jugador que “hacer lo correcto”. El mal espíritu deportivo tiene un coste alto, ya que daña la moral del equipo y la confianza de los aficionados en el club.

Inspirar, comprometer y motivar

Los mejores líderes inspiran, comprometen y motivan a las personas a acatar las normas. Las intervenciones para fomentar el buen espíritu deportivo, desalentar las trampas y otros malos comportamientos tienen base en “compliance programs” con un enfoque legalista basado en la responsabilidad individual. Establecen las normas, enseñan a todos a respetarlas y castigan a aquellas “manzanas podridas” que no se comportan. Estas normas éticas y programas son necesarios, pero no son suficientes.

La ciencia moderna de behavioural science ha encontrado que todos tenemos la capacidad de comportarnos mal en ciertas situaciones. Somos especialmente propensos a comportarnos mal cuando las personas que nos rodean se comportan de forma similar. Todos conocemos la excusa “jugamos sucio porque el otro equipo estaba cometiendo faltas”. Ser un miembro integral del equipo es más importante que sobresalir por presumido. El presumido es aquel que demuestra su buen comportamiento y critica a otros por su mal comportamiento. ¡No es bueno en apariencia!

Las personas también se comportan mal cuando piensan que nadie las está mirando. Esto significa que existen límites en el cual se puede alcanzar para las normas éticas impuestas. Siempre habrá ejemplos de falta de cumplimiento debido a acciones individuales y pensamientos grupales.

El contexto es el factor más importante en el cumplimiento ético personal. El contexto es el comportamiento de las personas que uno respeta, las actitudes de las personas que lo rodean y las expectativas de la comunidad en general. Pequeños cambios en el contexto pueden generar grandes cambios en el comportamiento individual. Cuando los deportistas y los clubes muestran buenos ejemplos de espíritu deportivo, los aficionados valoran aún más las victorias y el esfuerzo. Nigel Mansell y Ayrton Senna son ejemplo de una de las rivalidades que más chispas generó en la historia de la Fórmula 1. Sin embargo, ambos siempre mostraron respeto por el otro. En 1991 en el Gran Premio de Gran Bretaña, Senna se quedó sin combustible en la última vuelta y Mansell ofreció llevarlo a los boxes. Este momento se convirtió en una de las imágenes más icónicas de la historia de la Fórmula 1.

Dar ejemplo

En un club, los líderes proporcionan gran parte del contexto. Los líderes que inspiran a través de sus propios valores morales generan un contexto de jugadores y personal que demuestran buenas acciones. Ellos “dan ejemplo”. Este contexto da como resultado un mejor comportamiento individual, ya que la persona quiere ser parte de este grupo inspirador.

Como ejemplo de lección en el mundo empresarial, Enron destacó por su foco en la cotización de las acciones. Después de que se descubriera el fraude financiero de Enron, su director de finanzas, Andy Fastow, dijo: “Sabía que no era lo correcto… Pero no pensé que fuera ilegal… La pregunta que debería haberme hecho no es cuál es la norma, sino cuál es el principio”. Las personas que trabajan en una cultura ética se les pide que piensen “¿esto es lo correcto?” en lugar de “¿va en contra de las reglas?”. Si nadie sabe qué es lo correcto, entonces nadie puede responder esa pregunta. Es el trabajo de los líderes determinar qué es lo correcto mediante la explicación del propósito.

Existe evidencia de que hablar sobre lapsos éticas con los jugadores y el personal conduce a una cultura que percibe estas lapsos como normales. El premio Player of the Match (Jugador del partido) debería premiar el espíritu deportivo y el comportamiento ético, al demostrar acciones correctas, tanto como el rendimiento deportivo. La NBA ofrece el Premio al jugador más deportivo a aquel jugar que sea un referente de las ideas de espíritu deportivo en la cancha, que muestre comportamientos éticos, juego limpio e integridad. Grant Hill y Mike Conley han ganado el premio tres veces, un récord en la historia de la NBA.

Los empleados deberían ver cómo los principios éticos afectan las prácticas de una empresa. Es probable que se comporten de manera diferente si piensan que la organización tiene un propósito como guía. De hecho, en un experimento, el 70 % de los participantes que jugaron a un juego de economía con un compañero cooperaron para ganar en conjunto cuando el juego se llamaba Community Game (Juego de la comunidad), pero solo el 30 % cooperó cuando se llamó Wall Street Game (Juego de Wall Street). Este efecto dramático tuvo lugar, aunque los incentivos económicos eran los mismos.

Sancionar el mal comportamiento

En el deporte de élite en el cual se reciben grandes retribuciones, existe la premisa de que pagar a las personas por su buen comportamiento es el incentivo más efectivo. Además, esto conduce a la opinión de que las multas por mal comportamiento también incentivarán las buenas acciones. Los incentivos económicos y las multas tienen sin duda un rol importante para establecer de manera explícita qué es el “buen” y el “mal” comportamiento. En los clubes que tienen una cultura del bonus, sería interesante incluir todos aquellos aspectos del comportamiento que se espera de un jugador.

Pero los incentivos económicos no son la única opción. Los incentivos conocidos como “prosociales” también funcionan muy bien. La aerolínea Virgin Atlantic presentó un sistema de incentivos para motivar a los capitanes de la aerolínea a reducir el consumo de combustible. Esto hizo que los capitanes escogieran a que ONG o fundación donar el ahorro. El programa supuso una diferencia significativa en la satisfacción laboral de los capitanes que, según los informes, fue similar en magnitud al cambio de tener mala salud a gozar de buena salud.

En el ámbito del deporte ya existen diversas fundaciones y ONG’s, existen oportunidades claras de crear incentivos no financieros que apoyen estas actividades sociales cuando los jugadores demuestran sus buenas acciones. Cuando el club tiene una fuerte conexión con la comunidad en general, relacionar el comportamiento del jugador con los beneficios recibidos por la comunidad es una fuerza poderosa para recordar a las personas que su comportamiento se encuentra bajo la lupa.

Ningún deporte será perfecto, porque ningún ser humano es perfecto. De hecho, algunos deportes han tenido serias lapsos éticos. Las personas no son completamente buenas o malas, pero son capaces de hacer el bien y también el mal. Los clubes necesitan diseñar un sistema que facilite las buenas acciones. Esto significa que el club tenga un propósito claro y que se hable al respecto en cada oportunidad importante. Cuando todos comprenden el propósito, existe más posibilidades de hacer lo correcto cuando todo lo demás falla. Cuando a un jugador lo afectan sus emociones y no puede pensar, hacer lo correcto debe ser instintivo y emocional.

David Carratt

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

¿Grados de libertad o grados de esclavitud?

La comprensión de las variables modificadoras del juego basada en los grados de libertad.

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.