BIHUB PATH

7 septiembre, 2020

La filosofía, una ciencia que nació del deporte

Impacto social

APÚNTATE A LIDERAZGO, ÉTICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

únete ahora
318K

Tenemos una idea completamente equivocada de cómo nació la filosofía. La imagen de sabios que no se levantaban jamás de la silla, anclados en sus academias y universidades, tiene poco que ver con filósofos como Sócrates, uno de sus grandes iniciadores. Él fue uno de los pensadores con mejor forma física de la Antigüedad, alabado por sus generales en las tres batallas en las que participó, en la última de las cuales tenía más de cincuenta años. Como el resto de sus contemporáneos griegos puso especial atención en el cuidado del cuerpo, en su forma física y en su desempeño corriendo. Cardio y fuerza eran entrenamientos fundamentales para aquellas guerras cuerpo a cuerpo, y también para los juegos que celebraban en honor de sus dioses.

Sócrates transmitió esa importancia de cuidar el cuerpo mediante la práctica deportiva a su discípulo Platón y este, a su vez, a su discípulo Aristóteles. Así que los tres nombres más importantes de la filosofía antigua, influidos por la idea de que el deporte era fundamental en la búsqueda de la sabiduría, incorporaron el ejercicio físico a todos sus tratados filosóficos. Tiene pleno sentido si pensamos que la filosofía griega nació del interés por el cuidado del cuerpo. Los primeros médicos no solo tenían que consultar sus decisiones a los atletas, sino que consideraban el ejercicio como una medicina para recuperar la salud y trabajaban a diario con los jóvenes en los gimnasios. Diocles de Caristos, médico que vivió en el siglo IV a.C. dejó un buen testimonio de esta práctica en dos de sus obras, “Sobre un régimen de vida sano” y “Sobre la dieta” que pueden considerarse los dos primeros tratados de entrenamiento y nutrición deportivos. Cuando aquellos jóvenes deportistas se convirtieron en filósofos siguieron considerando que el deporte era la base que permitía entender qué era el ser humano y, por tanto, alcanzar la sabiduría.

Platón asegura en sus escritos que la educación física tiene que formar parte del programa educativo de los jóvenes. Y Aristóteles, maestro de Alejandro Magno, asegura que la gimnasia conserva la salud y aumenta el valor y la fuerza del individuo.

La influencia intelectual de estos filósofos fue fundamental en las escuelas de monjes de la Edad Media, aunque desde ese momento la parte deportiva perdió su importancia. Pero sus ideas sí llegaron hasta nosotros con el resto de su obra y, en 1970, cuando comenzó a hablarse de nuevo de ética y filosofía del deporte, recuperaron su papel protagonista. En esos finales del siglo XX los filósofos modernos reflexionaron sobre qué es el deporte, separándolo del mero juego. Lo definieron como un juego de habilidad física, con amplio seguimiento por practicantes y aficionados y que permanece en el tiempo dentro de una sociedad, como una más de sus manifestaciones. Aunque su reflexión más interesante fue sobre las normas o reglamentos de cada deporte, y su relación con la ética. Por ese camino, hasta hoy, se ha construido la idea de que cualquier deporte, se ejercite de forma profesional o como aficionado, puede reflejar los valores de una sociedad y generar comportamientos positivos que la mejoren. Hoy día la igualdad entre hombres y mujeres, o la no discriminación por motivos de raza u origen forman parte inseparable de cualquier competición de equipo, y también de las pruebas donde destaca el atleta individual, como son los Juegos Olímpicos.

De hecho, la idea, tan de los filósofos griegos, de que el deporte sirve para alcanzar la sabiduría y transformar mediante la educación, tiene potentes ejemplos en la actualidad. Uno de los más señalados es el de aquellas ONG’s que emplean la práctica del fútbol para promover el cambio social. Así lo hace The Third Half, una fundación dedicada a apoyar los Objetivos de Desarrollo de la ONU facilitando viajes para jugar al fútbol en otros países, conociendo y apoyando culturas y también el desarrollo local de chicos y chicas que crecen en barrios con menos recursos. Asociados con esta fundación internacional hay grupos que trabajan a nivel local, con proyectos tan interesantes como Rumah Cemara, que organiza partidos de fútbol en las calles de Indonesia dirigidos a integrar de nuevo en la sociedad a jóvenes que han dejado la adicción a las drogas. Dream a dream trabaja con los vecindarios más vulnerables de la India, y Dragones de Lavapiés integra a través de la competición a estudiantes de las diferentes culturas de la emigración, latinoamericanos, musulmanes y asiáticos, para que formen una comunidad unida en sus diferencias. Brasil Love Fútbol proporciona campos a aquellos barrios donde los niños necesitan un espacio para jugar.

Y la Fundación Barça tiene un ambicioso programa para luchar contra el bullying facilitando programas de juego y entrenamiento a los profesores de educación física.

Pero ni siquiera es necesario limitarse a grandes organizaciones, ni al deporte profesional. Una actividad cada vez más extendida es el plogging, que consiste en recoger los pequeños residuos que encontramos en los lugares por donde practicamos deporte. La práctica la puso en marcha el sueco Erik Ahlström en 2016 en Estocolmo, aficionado al running. Su rutina de recoger papeles o botellas de plástico pronto se extendió por toda Suecia, y hoy es un fenómeno global que involucra a más de 20.000 personas en más de un centenar de países.

Así que hoy no solo sabemos que la filosofía nació del deporte sino que, además, el deporte ha vuelto a ella, y que el liderazgo, la ética y la responsabilidad social son campos de conocimiento imprescindibles para cualquiera de sus profesionales y aficionados.

 

Martín Sacristán

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.