BIHUB PATH

May 22, 2020

LA EVALUACIÓN DEL RENDIMIENTO EN LOS DEPORTES DE EQUIPO. LA PROPUESTA DE PACO SEIRUL·LO

Rendimiento Deportivo
Deportes Colectivos

APÚNTATE Al Certificado en Gestión de la Carga de Trabajo en Fútbol

únete ahora
318K

La llegada de la ciencia al entrenamiento en los deportes de equipo ha modificado muchas de las actuaciones y rutinas de la preparación. La cuantificación de todo lo que ocurre en el entrenamiento es uno de los grandes objetivos de los técnicos. Se trata de medir las cargas de trabajo, los tiempos de recuperación, los esfuerzos necesarios para conseguir las adaptaciones, etc. Ya sabemos que es más fácil mejorar cuando podemos medir el estado en el que nos encontramos y al que queremos llegar.

 

Sin embargo, es posible que en el control de la competición y del estado de forma individual de los jugadores se estén produciendo algunos errores. Siguiendo la propuesta del profesor Seirul·lo, fruto de más de 40 años de investigación, reflexión y práctica con deportistas, la evaluación del rendimiento en los deportes de equipo debería tener en cuenta algunos criterios. 1-6

 

  • Los métodos cuantitativos (número de acciones positivas y negativas, metros recorridos, etc.) deben complementarse con evaluaciones cualitativas. La percepción de los jugadores de su propia actuación es quizás más relevante que el propio resultado. Que es lo único que se mide, precisamente. Ya sabemos que la medición del rendimiento en una tarea constituye sólo una indicación de lo que hace realmente el deportista.7
  • No se pueden utilizar test generales (por ejemplo, pruebas de salto o de resistencia) para medir el comportamiento en el juego o el estado de forma específico. La calificación estricta de la actuación de un jugador durante el juego se debe evaluar a través de su actuación durante el juego, es decir, por sus acciones específicas en cada partido. Los test de esfuerzo pueden ser muy útiles, pero no proporcionan información definitiva para tomar decisiones en el juego. Permiten mediciones objetivas de indicadores muy alejados de lo que demanda la competición. No se debería organizar el entrenamiento o tomar decisiones sobre los jugadores a partir de datos tan alejados de la realidad competitiva.
  • Para controlar el entrenamiento deben realizarse observaciones objetivas sobre ciertas condiciones de las propias tareas de entrenamiento que realice este grupo de jugadores y que son consideradas como muy útiles para reconocer el nivel de optimización logrado en aquellos sistemas que permiten esa realización a cada jugador. No hace falta posiblemente ningún otro test.
  • El estado de forma de los jugadores sólo se puede conocer observando al deportista en la competición. Las evaluaciones descontextualizadas de la situación en la que se produce el comportamiento del jugador no nos valen para evaluar o tomar decisiones sobre un individuo o proceso.
  • La evaluación del comportamiento de los jugadores depende del contexto de cada equipo, entrenador, rival o momento de la temporada. Lo primero es determinar qué queremos controlar y definido el objetivo se pueden articular los procedimientos, diseñarlos y utilizar o establecer los medios tecnológicos necesarios. Después está el tratamiento que se haga de la información lograda con esos procedimientos. Si quieres controlar el rendimiento, debes definir qué es ese concepto y diseñar los procedimientos para ese control. Cada forma de comprender y definir el juego determinará los mecanismos de control más eficaces. Después se deberá hacer un tratamiento estadístico de esos datos registrados para sacar las conclusiones oportunas.

 

 

Las orientaciones para el entrenamiento también parecen claras. Para Paco Seirul·lo,1 “durante los entrenamientos debe entrenarse la auto-observación y auto-evaluación, así como el momento y la forma de comunicación de las observaciones así realizadas. Estas valoraciones subjetivas deben ser entrenadas y deben contrastarse con las que hace el entrenador y la que hace cada jugador de los otros jugadores. Sería extraordinario que concurriera en ella también la de los jugadores contrarios, pero esto es aún más inviable. Si el entrenador y los jugadores tienen claro los criterios de observación, sólo falta decidir el momento y la tecnología que utilizaremos para cruzar esa inestimable información que con toda seguridad es tan valiosa para la optimización del jugador como su propia práctica, porque sólo a través del conocimiento racional de nuestras acciones, estamos en vías de poderlas modificar en otras actuaciones y de eso se trata…, por ello consideramos muy válidas este tipo de observaciones si cumplen con los criterios arriba indicados”.

 

En el camino de mejora continua de los jugadores y los equipos, los propios deportistas deben ser los protagonistas. Nadie sabe mejor que ellos si hay que cambiar de tarea, si ya se ha entendido el ejercicio o si la explicación es suficientemente larga. Como sugiere Julio Garganta, “cada vez es más necesario desde la formación crear una cultura interna en la que el jugador pueda expresarse con autonomía y decirnos… Por ejemplo, con esta forma de jugar o en esta función siento más dificultad en rendir al máximo. No hablo de cultura abstracta, sino de cultura deportiva, de cultura de enseñanza y entrenamiento, para que puedan sintonizar mejor con el jugador y percibir que debajo de una camiseta hay personas, con creencias y con convicciones”.

 

Conviene recordar un pensamiento atribuido a Albert Einstein: No todo lo que cuenta debe ser cuantificado y no todo lo que es contado cuenta. Tampoco en los deportes de equipo.

 

 

 

Carlos Lago Peñas

 

Referencias:

1 Seirul·lo Vargas, F. (2001). Entrevista de Metodología y Planificación. Training Fútbol.

2 Seirul·lo, F. (2009). Una línea de trabajo distinta. Revista de Entrenamiento Deportivo, 23(4): 13-18.

3 Seirul·lo, F. (1998): Valores educativos del deporte en D. Blázquez (ed): La iniciación deportiva y el deporte escolar (2ª edición), pp. 61-75, Barcelona: INDE.

4 Seirul·lo, F. (1993b): Preparación física aplicada a los deportes de equipo, Colección Cadernos Técnico-Pedagóxicos do INEF de Galicia, A Coruña: Centro Galego de Documentación e Edicións Deportivas.

5 Seirul·lo, F. (2010). Estructura sociafectiva. Documento INEFC – Barcelona. Tomado de: http://www.motricidadhumana.com/estructura_socioafectiva_doc_seirul_lo_Outline_drn.pdf

6 Seirul·lo Vargas, F. (1993). Preparación física aplicada a los deportes de equipo: balonmano. Cuadernos Técnico Pedagógicos de INEF de Galicia nº 7.

7 Durand, (M. (1988). El niño y el deporte. Barcelona: Paidós.

 

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.