BIHUB PATH

18 junio, 2020

¿EXISTEN LOS ESTADIOS CON GASTO ENERGÉTICO CERO?

Instalaciones Inteligentes

APÚNTATE AL CERTIFICADO EN GESTIÓN DE INSTALACIONES DEPORTIVAS

únete ahora
318K

Fue en el Mundial de 2014 cuando supimos del primer estadio del mundo con gasto energético cero. Iba a ser el Mané Garrincha, gracias a su completa renovación. Una de sus modificaciones consistió en instalar suficientes placas solares fotovoltaicas en su cubierta como para producir 2,5 MW de energía eléctrica. Con ello se abastecía la mitad de las necesidades energéticas del estadio.

¿Y la otra mitad? Pues había que tomarla de la red eléctrica general, y esta es la primera sorpresa que puede llevarse el aficionado cuando escucha hablar de estadios con gasto energético cero. Técnicamente hablando, tienen gasto cero si son capaces de generar, anualmente y con fuentes renovables, la mitad de la energía que consumen. Es la fórmula aplicada por los especialistas, que resulta de restar la electricidad de la red a la autogenerada con fuentes renovables y limpias.

En ningún caso puede esta aclaración llevarnos a considerar que la inversión medioambiental en las sedes de los equipos es un fraude. Y ello porque una condición habitualmente ignorada por los seguidores es que los estadios son uno de los mayores consumidores de energía de nuestra sociedad. Literalmente, se la comen. Baste pensar la enorme cantidad de público, que oscila entre las 30.000 personas en los más pequeños y más de 100.000 en los masivos. Reunidos el día del partido en un solo lugar, precisan ingentes cantidades de agua corriente, calefacción o refrigeración, e iluminación en el propio edificio.

Y el gasto no termina ahí. El transporte hasta el estadio también consume ingentes cantidades de energía, y de hecho el 50% del CO2 generado por un encuentro deportivo lo producen los coches y autobuses que llegan de diferentes partes. Con asistentes, sí, pero también con las enormes cantidades de comida y bebida que deben llevarse hasta el recinto. No por casualidad otra de las grandes inversiones que están realizando clubes de todo el mundo es la de redes de transporte público, parkings con recarga para vehículos eléctricos, y carriles peatonales y de bicicletas.

Por tanto, el gasto energético cero es solo una más de las medidas que pueden tomarse para convertir un estadio en sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Algo que todos los clubs, grandes y pequeños, han empezado a aplicar, especialmente porque tanto aficionados como público en general demandan cada vez más que exista esta conciencia medioambiental en marcas, empresas, gobiernos e instituciones. La diferencia está en cómo se aplica, y las condiciones particulares que rodean a cada sede.

El Mundial de Qatar 2022 es un buen ejemplo, por haberse dedicado a aplicar las recomendaciones de la FIFA para generar estadios verdes en un clima desértico y muy soleado como el de Doha. Las placas solares son la fuente energética de la climatización, y el aire acondicionado que fluye por debajo de las gradas cuenta además con cubiertas que impiden la fuga de aire frío o lo retienen de forma eficiente. De esta forma se reducirá drásticamente la huella de carbono que genera el Mundial.

Pero existen desarrollos aún más llamativos. El estadio Alaska Airlines de Seattle filtra escrupulosamente el agua residual de sus baños, para que llegue limpia al lago Washington, hogar de los salmones. El Levi´s Stadium de California, otro de los iconos del gasto energético cero, ha implantado un techo verde sembrado de plantas locales que refresca las gradas de forma natural, ahorrando aire acondicionado. Otros han establecido un sistema de apoyo a organizaciones de caridad locales, para que reciban la comida sobrante que los aficionados no consumieron en los encuentros. Llamativa fue la opción del Forest Green Rovers de Inglaterra, construido enteramente en madera, una opción más ecológica que el acero o el cemento.

Foto de Jim G via Flickr

Un último ejemplo de sostenibilidad, que siguen ya la mayoría de clubs del mundo como tendencia generalizada, es el reciclaje de los materiales de construcción. Algo especialmente relevante cuando se renueva una sede, porque este tipo de desechos son de muy difícil aprovechamiento. Triturados y tratados, pueden servir como rellenos de suelo y otras utilidades en el nuevo edificio, consiguiendo reducir sus residuos hasta en un 99%.

Y es que la pregunta de si un estadio tiene gasto energético cero se ha quedado obsoleta. Hoy, tan importante como la gestión de su energía es el emplazamiento del edifico, la protección y eficiencia en el uso del agua, la conservación de materiales, y la calidad del aire en el interior. Analizando todas esas características se le define como más o menos sostenible, y muchos estadios de todo el mundo han conseguido las máximas certificaciones ecológicas, lo que implica que son auténticamente respetuosos con el medio ambiente. San Mamés, sede del Athletic Club, fue pionero en Europa al ser el primero del continente en conseguir la LEED en 2015, compartiendo tal calificación con los estadios más importantes de EEUU.

La respuesta al titular que encabeza este artículo es que sí, existen, y son posibles, los estadios con gasto energético cero. Pero es que incluso aquellos que no lo son suman una serie de esfuerzos capaces de contribuir a la conservación de nuestro entorno, y a paliar los efectos negativos del cambio climático. Claro que eso plantea otra pregunta. ¿Por qué no todos los clubs adoptan estas políticas?

 

 

Martín Sacristan

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.