BIHUB PATH

10 junio, 2019

EVALUACIÓN DE LA CARGA INTERNA EN EL FÚTBOL: DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Rendimiento Deportivo
Deportes Colectivos
318K

La evolución del deporte de élite expone a los jugadores a cargas de entrenamiento cada vez más altas, calendarios de competición saturados y periodos de descanso más cortos. Esto provoca que los equipos se nutran de los últimos avances tecnológicos y científicos en el campo del deporte y la medicina en su afán por reducir el riesgo de lesión sin menoscabar el rendimiento.

La monitorización de la carga de trabajo (TL, por sus siglas en inglés) se ha convertido en una piedra angular sobre la que planificar y periodizar los entrenamientos, optimizar la forma física, y evitar el riesgo de lesiones. La TL se suele categorizar como externa o interna, definidas respectivamente como el trabajo condicionado realizado por el deportista (ej. distancia recorrida, número de aceleraciones) y la respuesta fisiológica asociada (ej. percepción subjetiva del esfuerzo, frecuencia cardiaca, concentración de lactato).

En 2016 se publicó un estudio que analizaba las principales variables utilizadas por diferentes equipos profesionales de fútbol para monitorizar la carga de entrenamiento (Akenhead & Nassis, 2016). Las variables más usadas para cuantificar la carga externa e interna eran, respectivamente, las derivadas del posicionamiento global (GPS) y la escala de esfuerzo percibido (RPE).

Figura 1. Las 10 variables más utilizadas para cuantificar la carga durante los entrenamientos (Akenhead & Nassis, 2016).

El RPE se ha erigido en una herramienta precisa y de fácil uso, ya que los deportistas únicamente tienen que valorar subjetivamente la intensidad de la sesión que acaban de realizar (con valores que van desde el 1 [reposo] hasta el 10 [esfuerzo máximo]). La monitorización de la carga interna a través del RPE (RPE x minutos de entrenamiento) ha demostrado ser un instrumento válido para reducir el riesgo de lesión y optimizar el rendimiento. Por ejemplo, en un estudio publicado en jugadores de rugby se observó que mayores cargas de trabajo se asociaron con un mayor riesgo de lesión (Gabbett, 2004).

Figura 2. Relación entre la carga de entrenamiento y el riesgo de lesión en deportes de equipo (Gabbett, 2004).

La percepción física del esfuerzo es el resultado de la interacción de múltiples factores:

  • Biológicos: hormonas, concentración de neurotransmisores, nivel de sustrato energético (p.e., glucógeno), etc.
  • Externos: ambiente, espectadores.
  • Estado psicológico: experiencias previas, estrés, etc.

Por ello, como explica Xavier Franquesa, preparador físico del Juvenil B de la sección de fútbol del FC Barcelona: “Debido a su carácter multifactorial y a pesar de ser un valor de fácil manejo, el uso del RPE requiere de una necesaria labor pedagógica”. De hecho, las categorías inferiores de fútbol del FC Barcelona comienzan a trabajar con esta herramienta desde Cadetes, dejándoles claro a los jugadores que el valor reportado es individual y no condicionará una posible alineación. “El dato se usa únicamente para el análisis de rendimiento y valoración médica. Lo maneja el preparador físico y lo analiza y relaciona con los datos de carga externa con el objetivo de valorar posibles asincronías entre carga externa e interna”, afirma Marc Guitart, preparador físico del Barça B.

La metodología de trabajo entre las distintas categorías es la misma. Los jugadores nada más llegar a las instalaciones y antes de entrenar, rellenan un cuestionario de calidad del sueño, dolor muscular y fatiga en una aplicación móvil (eKeep, en las categorías inferiores y FCB Team en el Barça B). Estos parámetros son analizados por preparadores físicos, médicos y fisioterapeutas junto con los datos obtenidos en la sesión del día anterior para valorar si es necesario realizar posibles modificaciones individuales de la carga de entrenamiento propuesta para ese día. Nada más terminar la sesión, los jugadores disponen de una ventana de media hora para valorar el esfuerzo percibido en ese entrenamiento. Estos datos se analizan junto con los valores de GPS y se busca una correlación entre carga interna y externa. Si hay jugadores que presentan una relación inversa entre cada una de ellas (ej. carga externa baja y carga interna alta), se estudian los valores previos obtenidos por el jugador con el objetivo de descartar “falsas alarmas” o valorar posibles pautas de actuación para revertir el estado (Figura 3).

Figura 3. Ciclo de monitorización del deportista. Modelo propuesto por Gabbett et al. (2017).

Como explica Marc Guitart, “los datos fluctúan, por lo que si hay una alarma puntual tienes que estar alerta y ponerla en contexto. El objetivo es facilitar el trabajo al entrenador. La normalidad no se le explica. Recibe un informe, filtrado e individual de los jugadores que generan alarma y se trabaja para corregirla”.

El análisis integrado de la gran cantidad de datos que se obtienen de los entrenamientos y partidos, hasta 200 variables analizadas por jugador, permiten tener un mapa global del estado de forma del jugador y ponerlo en relación con su carga crónica, reducir el riesgo de lesión y optimizar su rendimiento”, afirma Xavier Franquesa.

Figura 4. Zonas de riesgo de lesión según el ratio de carga del jugador. La zona azul representa un bajo riesgo de lesión, mientras que la zona amarilla un alto riesgo. Modelo propuesto por Blanch & Gabbett (2016).

Existe el dogma en la preparación física de que una mayor carga de entrenamiento provoca mayores tasas de lesiones. Sin embargo, también hay evidencia de que el entrenamiento tiene un efecto protector contra éstas. El deportista debe estar preparado para soportar grandes cargas de trabajo y para ello es necesario integrar y analizar el mayor número de variables con el fin de encontrar el punto óptimo de rendimiento sin poner en riesgo la salud del deportista.

Figura 5. Relación entre cargas de entrenamiento, forma física, riesgo de lesión y rendimiento. Modelo propuesto por Orchard (2012).

Por lo tanto, el uso del RPE como herramienta para cuantificar la carga interna del deportista demuestra ser muy eficaz por su fácil implementación y por la fiabilidad de su medida. Su relación con la carga externa puede ayudar al cuerpo técnico a desarrollar planes individualizados de trabajo, si bien es necesario llevar a cabo un proceso de aprendizaje desde las primeras etapas de formación.

 

Referencias

 

Akenhead, R., & Nassis, G. P. (2016). Training Load and Player Monitoring in High-Level Football: Current Practice and Perceptions. International Journal of Sports Physiology and Performance, 11(5), 587–593. https://doi.org/10.1123/ijspp.2015-0331

Blanch, P., & Gabbett, T. J. (2016). Has the athlete trained enough to return to play safely? The acute:chronic workload ratio permits clinicians to quantify a player’s risk of subsequent injury. British Journal of Sports Medicine, 50(8), 471–475. https://doi.org/10.1136/bjsports-2015-095445

Gabbett, T. J. (2004). Influence of training and match intensity on injuries in rugby league. Journal of Sports Sciences, 22(5), 409–417. https://doi.org/10.1080/02640410310001641638

Gabbett, T. J., Nassis, G. P., Oetter, E., Pretorius, J., Johnston, N., Medina, D., … Ryan, A. (2017). The athlete monitoring cycle: a practical guide to interpreting and applying training monitoring data. British Journal of Sports Medicine, 51(20), 1451–1452. https://doi.org/10.1136/bjsports-2016-097298

Orchard, J. (2012). Who is to blame for all the football injuries. Br J Sports Med.

 

El equipo Barça Innovation Hub

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿DE QUÉ SE TRATA REALMENTE LA GESTIÓN DE LA CARGA?

En este artículo, Tim Gabbet y su equipo proporcionan una guía fácil de usar para los profesionales cuando describen a los entrenadores la finalidad general de la gestión de la carga.

DOS SEMANAS BASTAN PARA AUMENTAR EL VOLUMEN Y LA FUERZA MUSCULAR

Por primera vez se demuestra que no hacen falta meses de entrenamiento, sino que dos semanas de un ejercicio apropiado bastan para mejorar significativamente tanto el volumen como la fuerza muscular.

¿Grados de libertad o grados de esclavitud?

La comprensión de las variables modificadoras del juego basada en los grados de libertad.

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

¿Están los jugadores bien perfilados con relación al balón?

A través de la visión por computador podemos identificar algunos déficits en cuanto a la orientación corporal de los jugadores en diferentes situaciones del juego.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.