5 abril, 2019

ESCENARIOS DE MÁXIMA EXIGENCIA EN JUEGOS DE POSICIÓN, ¿REPLICAN POR IGUAL EN TODAS LAS DEMARCACIONES?

Rendimiento Deportivo
Deportes Colectivos
160K

Con el objetivo de describir la respuesta condicional de los jugadores en competición, e.g. la distancia en carrera, se ha venido usando el valor medio recorrido (en metros por minuto) durante una parte o el partido completo. Posteriormente, comenzaron a tomarse periodos más cortos del partido (e.g., 15 min en Robinson, O’Donoghue, Wooster, 2011 ó 5 min en Bradley & Noakes, 2013) con los que se desvelaron periodos más intensos. Sin embargo, se ha comprobado recientemente (Gabbet et al., 2016), que estos valores, tomados de periodos estáticos, podrían no representar los escenarios de máxima exigencia o EME. Recientemente, la aplicación de la técnica rodante (Varley et al., 2012) ha permitido constatar la presencia de escenarios más demandantes desde el punto de vista condicional que los valores medios utilizados hasta la fecha (¿Los juegos reducidos son la solución para todos nuestros problemas?).

Con esta técnica se traslada, segundo a segundo (o frame a frame, según cual sea la unidad de muestreo), el periodo o intervalo escogido (e.g., 1, 3, 5 o 10 min), con el que detectar los valores más altos de la(s) variable(s) física(s) tomada(s) como referencia (e.g., distancia recorrida por encima de 14 Km·h-1). Ambas magnitudes, el periodo o ventana de tiempo establecido y la variable de rendimiento físico escogida, siguen la relación matemática representada por la ley potencial o Power Law (Katz y Katz, 1999). A medida que la ventana es mayor se reduce el valor relativo de la variable condicional. En el fútbol, por ejemplo, cuando la ventana es próxima a los 15 minutos, los valores en la variable condicional son muy similares a los valores medios de una parte o del partido completo (Lacome et al., 2018).

Los científicos del deporte, además de afinar en la descripción de los EME (Martín-García et al., 2018), comienzan a mostrar interés en conocer si el proceso de entrenamiento es capaz de replicar estos escenarios. Concretamente, se preguntan si existen tareas jugadas que permitan replicarlos (Lacome et al., 2018). En este contexto, el trabajo que se presenta explora esta temática aplicando dos aspectos originales: en primer lugar, conectando simultáneamente los EME de varias variables simultáneamente y, en segundo lugar, los EME de los juegos posicionales se compararon en términos relativos a los EME registrados por cada jugador en competición (e.g., distancia recorrida en % respecto a su EME en competición para esa misma variable).

Los participantes fueron 21 jugadores del equipo reserva del Barça durante la temporada 2015-16, los cuales fueron divididos en las demarcaciones habituales: defensa central (CD, n=4), defensa lateral (FB, n=6), mediocampista (MF, n=3), mediocampista ofensivo (OMF, n=3) y delantero (FW, n=5). Las ventanas de tiempo y los juegos de posición estudiados fueron: 1) ventanas de 5 min para los juegos reducidos (SSG) [SSG5, jugadores por equipo = 5, porteros = 2, dimensiones = 33*40 m y duración = 6 ±1 min; SSG6, jugadores por equipo = 6, porteros = 2, comodines = 1, dimensiones = 33*40 m y duración = 6 ±1 min] y de 10 min para los juegos largos (LSG) [SSG9, jugadores por equipo = 9, porteros = 2, dimensiones = 72*65 m y duración = 12 ±3 min; SSG10, jugadores por equipo = 10, porteros = 2, dimensiones = 105*65 m y duración = 11 ±3 min] y para los partidos de competición, que tuvieron una ventana temporal de 45 min. Las variables analizadas fueron representativas de los diferentes sistemas de movimiento, locomotor, mecánico y energético, tales como la distancia total recorrida o la recorrida a alta velocidad, aceleraciones/desaceleraciones o variables relacionadas con la potencia metabólica, respectivamente. Los principales resultados se recogen en las siguientes tres figuras (1, 2 y 3). Las gráficas representan el porcentaje respecto a los periodos de máxima exigencia del partido con respecto a distancia en metros por minuto (Figura 1), distancia a más de 25 Km·h-1 (Figura 2) y número de aceleraciones o ACC (Figura 3). La línea intermitente roja representa el 100%, es decir, marca el límite donde se replicarían los EME de la competición.

Figura 1. Porcentaje respecto al EME del partido con respecto a la distancia en metros por minuto.
Figura 2. Porcentaje respecto al EME del partido con respecto a la distancia en metros a alta intensidad (>25 Km·h-1).
Figura 3. Porcentaje respecto al EME del partido con respecto al número de aceleraciones.

Las principales conclusiones del estudio fueron las siguientes:

 

  • Los diferentes formatos de juego replican en diferente magnitud los EME de competición, siendo particular para cada una de las demarcaciones del juego.
  • En todas las variables, los valores medios obtenidos de 45 min que dura una parte están por debajo en los EME (del 70% al 80%), en la ventana de 10 min, de la competición.
  • A medida que los formatos de juego son mayores, las demandas de distancia total recorrida y la recorrida por encima de 25 Km/h aumentan. Sin embargo, se incrementan las demandas respecto a la competición en la variable ACC (y desaceleración o DEC) cuando se reducen los formatos de juego.
  • Los LSG10 jugados con una duración de 10 min replican la mayoría de las demandas de los EME, logrando demandas de sprint superiores, mientras que en los formatos con menor número de jugadores son las variables ACC y DEC las que quedan sobre-estimuladas de manera importante (> 120%).
  • Las demandas, en términos relativos a la competición de cada jugador, relacionadas con los EME de la competición son particulares. Cuando los formatos son pequeños (SSG5 y SSG6) aparecen mayores diferencias entre demarcaciones en la variable ACC y distancia total.
  • Si se quiere alcanzar EME más demandantes que los de competición, los formatos de juego no deberían alargarse más allá de los 15 min las duraciones de los partidos de entrenamiento o LSG10.

 

Es necesario más información sobre los EME de la competición y ver si los formatos jugados son capaces de replicarlos. Su aplicación tiene que ver con el mitridatismo o la auto-protección a estos EME, haciéndose tolerable a ellos a partir de habituarse a ellos. Es de aquí donde surge la necesidad de proponer en el proceso de entrenamiento contextos donde emerjan estos escenarios (e.g., diseñar tareas específicas), dando la oportunidad para que el jugador quede inmunizado y pueda hacer frente, con garantías (e.g., reduciendo el riesgo de lesión) a este tipo de escenarios de alta exigencia condicional que pudieran surgir en competición.

 

Artículo original

Martín-García, A., Castellano, J., Gómez, A., Cos, F., & Casamichana, D. (2019). Positional demands for various-sided games with goalkeepers according to the most demanding passages of match play in football. Biology of Sport, 36(2), 171–180.

 

Apúntate al Barça Coach Academy

 

Referencias

  1. Bradley PS. and Noakes TD. (2013) Match running performance fluctuations in elite soccer: indicative of fatigue, pacing or situational influences? Journal of Sports Sciences 31, 1627-1638.
  2. Gabbett TJ, Kennelly S, Sheehan J, Hawkins R, Milsom J, King E, Ekstrand J. If overuse injury is a ‘training load error’, should undertraining be viewed the same way? Br J Sports Med. 2016;50:1017-1018.
  3. Katz J, Katz L. Power laws and athletic performance. J Sports Sci. 1999;17(6):467-476.
  4. Lacome M, Simpson BM, Cholley Y, Lambert P, Buchheit M. Small-Sided Games in Elite Soccer: Does One Size Fit All? Int J Sports Physiol Perform. 2017;1-24.
  5. Martín-García A, Casamichana D, Díaz, AG, Cos F, Gabbett, TJ. Positional Differences in the Most Demanding Passages of Play in Football Competition. J Sports Sci Med. 2018;17(4):563.
  6. Robinson G, O’Donoghue P, Wooster B. Path changes in the movement of English Premier League soccer players. J Sports Med Phys Fitness. 2011, 51(2):220-6.
  7. Varley, M.C., Elias, G.P. and Aughey, R.J. (2012) Current match-analysis techniques’ underestimation of intense periods of high-velocity running. International Journal of Sports Physiology and Performance 7, 183-185.

 

Julen Castellano

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿DE QUÉ SE TRATA REALMENTE LA GESTIÓN DE LA CARGA?

En este artículo, Tim Gabbet y su equipo proporcionan una guía fácil de usar para los profesionales cuando describen a los entrenadores la finalidad general de la gestión de la carga.

DOS SEMANAS BASTAN PARA AUMENTAR EL VOLUMEN Y LA FUERZA MUSCULAR

Por primera vez se demuestra que no hacen falta meses de entrenamiento, sino que dos semanas de un ejercicio apropiado bastan para mejorar significativamente tanto el volumen como la fuerza muscular.

¿Grados de libertad o grados de esclavitud?

La comprensión de las variables modificadoras del juego basada en los grados de libertad.

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

¿Están los jugadores bien perfilados con relación al balón?

A través de la visión por computador podemos identificar algunos déficits en cuanto a la orientación corporal de los jugadores en diferentes situaciones del juego.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.