BIHUB PATH

julio 27, 2022

El uso de los dispositivos GPS para monitorizar la carga de los jugadores

El mundo del fútbol evoluciona a una velocidad vertiginosa. La metodología que ayer funcionaba hoy queda caduca, lo que obliga a los cuerpos técnicos a someterse a un proceso constante de renovación. En la última década, elementos como el estado de forma y la posición en la que mejor desempeño puede tener un deportista no se evalúan únicamente a partir de la interpretación subjetiva del entrenador, sino a través de una cuantificación exhaustiva de todo elemento que tenga incidencia directa o indirecta en la actividad física. En este sentido, el FC Barcelona, siempre a la vanguardia en la ciencia aplicada al deporte, comenzó a monitorizar los entrenamientos y los partidos del Cadete A, Juvenil B, Juvenil A, Barça B y primer equipo a través del WIMU PRO, un dispositivo GPS desarrollado por RealTrack Systems con el apoyo del Barça Innovation Hub que ofrece innumerables ventajas para los futbolistas.

Gracias al dispositivo, integrado en un cómodo chaleco de tela, los cuerpos técnicos pueden monitorizar y analizar las diferentes variables que entran dentro de la carga externa de trabajo, como la distancia de alta carga metabólica (HMLD), las carreras de alta velocidad (HSR), la carga del jugador (PL) y la distancia total (TD) para obtener información objetiva que permita optimizar el balance diario entre entrenamiento y recuperación. Al final de cada sesión de entrenamiento, los datos son recopilados y proyectados en una plataforma de análisis mediante el uso de ETPS -dispositivo de seguimiento electrónico del rendimiento- y programas de cálculo a los que se traslada la información recogida por los dispositivos. Su aparición y posterior implementación responde a la conversión irrevocable del deporte en general y el fútbol en particular en una disciplina científica en la que todo puede ser cuantificado y analizado.

 

Carga externa de trabajo y su incidencia en las lesiones musculares

Durante la temporada 2017/2018, Guitart y colaboradores (leer referencia abajo 1) llevaron a cabo un estudio descriptivo publicado en la revista Plos One que tomó como muestra toda la actividad del equipo profesional masculino (46 semanas, 222 sesiones de entrenamiento y 45 partidos oficiales), el juvenil B (45 semanas, 206 sesiones de entrenamiento y 54 partidos) y el juvenil A (44 semanas, 203 sesiones y 55 partidos oficiales). 

Los datos recopilados por el dispositivo GPS WIMU PRO y analizados por el SPROTM Software, aportaron información sobre cada una de las cuatro variables que tienen incidencia en la carga externa de trabajo. Estos parámetros mostraron distribuciones de la carga similares en función de la posición (central, lateral, centrocampista y delantero) y la categoría (juvenil B, juvenil A o profesional), detectando que esta era mayor en el día de partido y en las sesiones de entrenamiento realizadas tres días antes del partido.

Valores de las métricas de carga de los dispositivos GPS en función de la categoría, posición y día de entrenamiento/partido.

A lo largo de las 631 sesiones de entrenamiento (12.340 horas) y los 154 partidos oficiales (2.077 horas) abarcados en el estudio, se registraron un total de 34 lesiones musculares, de las cuales 19 fueron incapacitantes. La incidencia general por horas de exposición fue de 2,57 lesiones cada 1.000 horas (103 h), siendo detectados los valores más elevados en los días de partido (4,55/103h), seguidos por las sesiones de entrenamiento realizadas tres días antes del partido (4,07/103 h)

La relación entre las horas de exposición y el ratio de lesiones musculares no presenta diferencias sustanciales respecto a la relación de los cuatro parámetros de la carga externa de trabajo (HMDL, HRS, PL y TD) calculados a través de la monitorización de las sesiones con los dispositivos GPS y el ratio de lesiones musculares. Ambas variables coinciden en la carga externa de trabajo y la incidencia en las lesiones musculares son directamente proporcionales pero, a diferencia de lo indicado en el análisis relacionado con las horas de exposición, las métricas extraídas de los dispositivos GPS determinan que la incidencia lesiva es mayor en las sesiones de entrenamiento realizadas tres días antes del partido, seguidas del propio día de partido.

La gran diferencia entre ambos análisis radica en que la información extraída en relación a las horas de exposición es de carácter general, mientras que los cuatro parámetros extraídos de los dispositivos GPS ofrecen respuestas específicas a las demandas físicas de los futbolistas. Dicho de otro modo, los preparadores disponen de datos individualizados de cada futbolista para poder diseñar programas de entrenamiento adecuados y adaptar las necesidades individuales a la preparación física del grupo.

 

Aplicaciones prácticas de los datos extraídos a través de los dispositivo GPS

La implementación de los dispositivos GPS en el día a día de los futbolistas proporciona una fuente inacabable de datos individualizados sobre los que el cuerpo técnico y el equipo médico pueden trabajar. Su aparición no solo responde a la creciente necesidad de detectar y combatir lesiones de tipo muscular, las más frecuentes entre los futbolistas juveniles y profesionales. Además de poder entender los patrones de carga externa y su incidencia en este tipo de lesiones, también se puede evaluar la respuesta de los jugadores a posibles variaciones en la carga de trabajo.

En este sentido, el estudio determina que no existen diferencias palpables en el ratio de lesiones de juveniles y profesionales. Ambos grupos comparten dinámicas y metodología en sus respectivos entrenamientos, por lo que el cuerpo técnico puede probar a los juveniles en los entrenamientos de los profesionales sabiendo que no responderán de forma negativa. El ejemplo más claro de esta posibilidad es Gavi, que esta temporada pudo dar el salto del juvenil A al primer equipo de forma orgánica. El uso de dispositivos GPS también permite evaluar la respuesta de un futbolista determinado en demarcaciones diferentes. El cuerpo técnico puede evaluar la capacidad de este futbolista de modificar su comportamiento físico en función de las exigencias de cada momento.

 

Referencia
  1. Guitart M, Casals M, Casamichana D, Corte´s J, Valle FX, McCall A, et al. (2022) Use of GPS to measure external load and estimate the incidence of muscle injuries in men’s football: A novel descriptive study. PLoS ONE 17(2): e0263494. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0263494

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.