24 septiembre, 2019

EL RATIO H:Q Y SU RELACIÓN CON LAS LESIONES DE LOS MÚSCULOS ISQUIOSURALES

Rendimiento Deportivo
Medical services and wellness
160K

Epidemiología

Las lesiones son una de las principales preocupaciones en el ámbito del deporte ya que suponen la principal causa de interrupción en la preparación del deportista. Además, en el caso de los deportes de equipo, la lesión de un jugador no solo supone el desentrenamiento de ese jugador, sino que repercute en todo el grupo al verse comprometida la preparación a nivel táctico. En este sentido, las lesiones musculares son las más prevalentes en el ámbito deportivo y, en concreto, las acaecidas en los isquiosurales (también conocidos como isquiotibiales) son una de las más comunes entre los deportes que incluyen carrera, cambios de ritmo constantes o desaceleraciones bruscas de la pierna como en los golpeos en fútbol.Uno de los grandes problemas de la lesión en los isquiosurales, además de su elevada incidencia, es su elevado ratio de recurrencia, ya que alrededor del 13% de los jugadores recae la primera semana tras la vuelta al entrenamiento con el grupo y en torno al 8%, en la segunda semana (Seward & Orchar, 2004).  

Entre los factores de riesgo que pueden favorecer la lesión de la musculatura isquiosural, podemos encontrar los no modificables, como son la edad, la raza o una historia previa de lesiones de similares características, y los modificables, entre los que se incluyen la falta de fuerza y flexibilidad, la fatiga o el desequilibrio de fuerza entre músculos agonistas y antagonistas (de Hoyo et al., 2013). En este último caso, mientras que parece existir cierta controversia en la literatura sobre la relación entre la fuerza de los músculos isquiosurales evaluada de forma aislada y el riesgo de lesión, la evidencia deja lugar a pocas dudas sobre la asociación entre un desequilibrio de esta musculatura con su antagonista (músculo cuádriceps) y la incidencia lesional.

Ratio isquiosurales:cuádriceps

El ratio isquiosurales:cuádriceps (H:Q, por sus siglas en inglés) hace referencia a la relación entre el torque pico de los dos grupos musculares, habiéndose correlacionado una descompensación entre ambos con un importante riesgo de lesión de la musculatura posterior de la pierna en futbolistas profesionales (Croisier et al., 2008; Grygorowicz et al., 2017). Tradicionalmente, el ratio H:Q se ha calculado como la fuerza máxima concéntrica de los isquiosurales dividida entre la de los cuádriceps (Hcon:Qcon) para una misma velocidad angular. Sin embargo, con el tiempo, diferentes autores han venido sugiriendo que la relación de la fuerza agonista-antagonista para la extensión y la flexión de la rodilla se describiría mejor como el ratio entre el torque pico en contracción excéntrica de la musculatura isquiosural y el torque pico concéntrico de la de los cuádriceps (Hecc:Qcon). Es lo que se ha denominado como ratio H:Q funcional. Así, un estudio (Croisier et al., 2008) evaluó la fuerza isocinética en 462 futbolistas profesionales durante la pretemporada, con el fin de determinar si la presencia de desequilibrios entre la musculatura antagonista de ambas piernas podría predecir futuras lesiones en los isquiosurales a través del seguimiento durante la temporada (9 meses) y si la normalización de dichos desequilibrios a través de trabajo compensatorio de la musculatura isquiosural podría reducir el riesgo de lesión.

En la tabla 1, los resultados obtenidos muestran los 216 jugadores (47%) en los que se observaron desequilibrios en el ratio H:Q y los diferentes tipos de ratio y a las diferentes velocidades angulares en los que se presentaron.

Tabla 1. Relación de jugadores que presentaron desequilibrios en los grupos musculares de las piernas (Croisier et al., 2008).

Como dato relevante podemos observar que mediante el ratio tradicional (Hcon:Qcon) se dejaron sin detectar más del 30% (55 y 38% vs 87%) de los desequilibrios manifestados a través del ratio funcional (Hecc:Qcon).

Una vez evaluados, se clasificaron a los 462 participantes en función de si habían presentado desequilibrio muscular durante la pretemporada o no. El grupo que sí había tenido, fue subdividido entre aquellos que realizaron trabajo compensatorio y los que no. A su vez, los que realizaron dicho trabajo fueron divididos teniendo en cuenta si se les había realizado un post-test para comprobar si habían corregido esos desequilibrios mediante el trabajo compensatorio o no (tabla 2). 

Tabla 2. Frecuencia de lesiones de los músculos isquiosurales en los 4 grupos (Croisier et al., 2008).

De manera sorprendente, los datos obtenidos nos indican que los jugadores con desequilibrios en el ratio H:Q durante la pretemporada mostraron 4 veces mayor incidencia lesional que los que no los presentaron (16,5% vs 4,1%). Asimismo, el trabajo compensatorio para corregir los desequilibrios existentes, valorado posteriormente a través de un post-test, redujo el riesgo de lesión, no hallándose diferencias significativas entre la frecuencia de lesiones en estos y el grupo sin desequilibrios durante la pretemporada. Por último, aunque no menos importante, los jugadores con un ratio funcional Hecc:Qconsuperior a 1,40 no sufrieron ninguna lesión muscular en los isquiosurales. Es decir, se podría plantear la cifra de 1,40 para el ratio Hecc:Qconcomo punto de corte a partir del cual se minimizaría el riesgo de lesión. En base a las últimas investigaciones científicas, se han ido proponiendo diferentes puntos de corte. Uno de los más extendidos y que en la actualidad aún se utiliza (erróneamente) es el que establece un ratio H:Q superior a 0,60 como límite a partir del cual va a disminuir el riesgo de lesión. Sin embargo, éste hace referencia al ratio tradicional Hcon:Qconque, como hemos comprobado, tiene limitaciones a la hora de detectar desequilibrios musculares.

Conclusiones

El riesgo de lesión es uno de los principales factores limitantes del rendimiento, sino el que más. Por lo tanto, cobra especial importancia el papel que tiene la prevención de lesiones para aumentar el rendimiento deportivo. En este sentido, la evaluación de posibles desequilibrios musculares a través del ratio H:Q en deportes donde la musculatura isquiosural está especialmente comprometida, como es en el caso del fútbol, puede cobrar relevancia para el éxito de un equipo. Asimismo, en el caso de existir, su corrección a través de ejercicios compensatorios se torna igualmente determinante. 

 

Apúntate al Certificado en Médico de Equipo – Conceptos Esenciales

 

El equipo Barça Innovation Hub

 

REFERENCIAS:

Croisier, J. L., Ganteaume, S., Binet, J., Genty, M., & Ferret, J. M. (2008). Strength imbalances and prevention of hamstring injury in professional soccer players: a prospective study. The American Journal of Sports Medicine, 36(8), 1469-1475.

De Hoyo, M., Naranjo-Orellana, J., Carrasco, L., Sañudo, B., Jiménez-Barroca, J. J., & Domínguez-Cobo, S. (2013). Revisión sobre la lesión de la musculatura isquiotibial en el deporte: factores de riesgo y estrategias para su prevención. Revista Andaluza de Medicina del Deporte, 6(1), 30-37.

Grygorowicz, M., Michałowska, M., Walczak, T., Owen, A., Grabski, J. K., Pyda, A., … & Kotwicki, T. (2017). Discussion about different cut-off values of conventional hamstring-to-quadriceps ratio used in hamstring injury prediction among professional male football players. PloS One, 12(12), e0188974.

Seward, H., & Orchard, J. (2004). AFL injury report 2003. Sport Health, 22(2), 7.

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿DE QUÉ SE TRATA REALMENTE LA GESTIÓN DE LA CARGA?

En este artículo, Tim Gabbet y su equipo proporcionan una guía fácil de usar para los profesionales cuando describen a los entrenadores la finalidad general de la gestión de la carga.

DOS SEMANAS BASTAN PARA AUMENTAR EL VOLUMEN Y LA FUERZA MUSCULAR

Por primera vez se demuestra que no hacen falta meses de entrenamiento, sino que dos semanas de un ejercicio apropiado bastan para mejorar significativamente tanto el volumen como la fuerza muscular.

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

¿Están los jugadores bien perfilados con relación al balón?

A través de la visión por computador podemos identificar algunos déficits en cuanto a la orientación corporal de los jugadores en diferentes situaciones del juego.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.