BIHUB PATH

April 28, 2021

Efectos del desentrenamiento sobre el riesgo de lesión en deportistas

Deportes Colectivos

APÚNTATE AHORA al Certificado en Carga de Trabajo y Lesiones en Deportes de Equipo

ÚNETE AHORA
318K

Aunque el rendimiento deportivo depende en gran medida de factores técnicos, tácticos y fisiológicos, otras variables como la resistencia a las lesiones y la continuidad de los deportistas juegan también un papel esencial. Las lesiones son una de las grandes preocupaciones en el ámbito del deporte. La baja de un deportista no solo afecta a ese jugador a nivel individual, sino que tiene también importantes consecuencias para el equipo al verse comprometida la preparación a nivel táctico, ya que el deportista lesionado debe abstenerse temporalmente de competir, lo que repercutirá en última instancia en el rendimiento del equipo. Por ejemplo, el 30% de las lesiones deportivas suponen entre 1 y 3 semanas de inactividad. Además, la interrupción en la preparación del deportista como consecuencia de una enfermedad o de una lesión provocará un proceso denominado desentrenamiento. Es decir, el deportista sufrirá la pérdida parcial o completa de las adaptaciones inducidas por el entrenamiento (lo que incluye ganancia de peso, pérdida de fuerza y masa muscular, y deterioro de la capacidad cardiorrespiratoria, entre otras), en respuesta a un estímulo de entrenamiento insuficiente.

Existe evidencia de que periodos relativamente cortos, incluso días, sin entrenar bastan para provocar este desentrenamiento. Así, en personas jóvenes y sanas (~20 años de media), tan solo son necesarios dos días de inmovilización de una pierna para perder casi un 2% de la masa muscular, mientras que en 5 días se puede llegar a producir una pérdida de masa y fuerza muscular del 3.5% y 9%, respectivamente.5 Además, un reciente estudio publicado en Plos One mostró que dos semanas sin entrenar durante las vacaciones post-temporada son suficientes para reducir el rendimiento en un test intermitente de alta intensidad en futbolistas semi-profesionales, aunque no fue tiempo suficiente para provocar un deterioro de otros marcadores como la fuerza o el sprint. En una revisión sistemática publicada en Sports Medicine, los autores concluyeron que los niveles de fuerza pueden mantenerse hasta durante 3 semanas de desentrenamiento, pero periodos más largos (~7 semanas) resultarán en unas pérdidas del 14.5% y el 0.4% en los niveles de fuerza y potencia, respectivamente, en jugadores de élite de rugby y fútbol americano.

Las consecuencias del desentrenamiento secundario a la pandemia

Dentro del contexto actual de pandemia en el que nos encontramos, los deportistas también han tenido que adaptarse a situaciones excepcionales. Así, durante el estado de alarma que se proclamó en gran parte del mundo, se vieron obligados a interrumpir la temporada teniendo que aparcar su preparación habitual. Todavía hoy en día son muchos deportistas los que tienen que suspender sus entrenamientos habituales durante algunas semanas debido a la cuarentena que tienen que guardar como cualquier otra persona en determinadas circunstancias. En este sentido, los resultados de estudios con modelos de desentrenamiento similares a la situación vivida durante el confinamiento – por ejemplo, la reducción del número de pasos diarios (es decir, reducir los niveles de actividad física diaria) –, nos permite obtener una mejor comprensión del deterioro fisiológico al que se exponen los deportistas durante la cuarentena. Así, adultos (~36 años) considerados físicamente activos (>10.000 pasos diarios) que, durante 14 días, redujeron un 81% su número de pasos diarios y aumentaron ~4 horas su tiempo en sedentario al día, mostraron un deterioro en la capacidad cardiorrespiratoria y en la masa muscular de las extremidades inferiores, así como en marcadores de salud cardiometabólica.8 De igual manera, un estudio que evaluó el efecto de 14 días en los que un grupo de jóvenes redujo de forma notable sus niveles de actividad física (de 10.500 pasos de media a 1.400 pasos, algo similar a lo ocurrido durante el confinamiento), mostró una pérdida del consumo máximo de oxígeno del 7% y una pérdida de masa muscular de las piernas del 3%, aunque no de los brazos ni del tronco.9 Esto ha podido suponer que, como hemos visto en un reciente estudio sobre las consecuencias del confinamiento en jugadores de bádminton de élite, los deportistas a pesar de seguir entrenado en sus casas vieron afectado su sistema nervioso autónomo –analizado a través de la variabilidad de la frecuencia cardíaca– y su rendimiento, con pérdidas de entre un 6.5% y un 11.5% en distintos tests como el salto o la fuerza máxima en sentadilla, respectivamente.

Por lo tanto, el desentrenamiento producido como consecuencia de unas pocas semanas de parón deportivo –ya sea por lesión o enfermedad, vacaciones o confinamiento domiciliario– supondrá un importante paso atrás en la preparación de cualquier deportista, y especialmente en los de élite, no solo afectando al rendimiento, sino que conllevando muy probablemente además un alto riesgo de lesión. Por ejemplo, en diferentes deportes se ha observado que existe una tasa de lesión entre 2 y 3 veces más alta durante los entrenamientos en pretemporada que durante los de la competición, con el desacondicionamiento físico con el que regresan los deportistas tras las vacaciones como uno de los principales motivos de esta mayor tasa lesional.16 Otro ejemplo claro es el que sucedió tras el lockout de más de 3 meses que se dio en la Liga Nacional de Futbol Americano o NFL como consecuencia de una huelga, durante la cual los deportistas no pudieron entrenar de forma habitual. En los primeros 12 días de vuelta tras el parón, se produjeron 10 lesiones del tendón de Aquiles, cuando en temporadas anteriores se producían una media de 5 lesiones del tendón de Aquiles durante toda la temporada.

Conclusiones

Hemos de ser conscientes de los importantes efectos adversos que se suceden como consecuencia de parones deportivos secundarios a una lesión, las vacaciones o el confinamiento, intentando reducir al máximo el cese de ejercicio físico. Además, en los casos en los que sea inevitable, aplicaremos estrategias nutricionales (mayor ingesta de proteína, creatina, HMB, etc.) y físicas (entrenamiento tradicional o, cuando por inmovilización de algún miembro no podamos llevarlo a cabo, recurriremos a alternativas como la electroestimulación, la vibración o la contracción isométrica voluntaria) para evitar los efectos negativos asociados al desentrenamiento.

 

Javier S. Morales

 

Referencias:

  1. Williams, S. et al. Time loss injuries compromise team success in Elite Rugby Union: A 7-year prospective study. Br. J. Sports Med. 50, 651–656 (2016).
  2. Rechel, J. A., Yard, E. E. & Comstock, R. D. An epidemiologic comparison of high school sports injuries sustained in practice and competition. J. Athl. Train. 43, 197–204 (2008).
  3. Mujika, I. & Padilla, S. Detraining: Loss of training induced physiological and performance adaptation. Part I. Short term insufficient training stimulus. Sport. Med. 30, 79–87 (2000).
  4. Kilroe, S. P. et al. Temporal Muscle-specific Disuse Atrophy during One Week of Leg Immobilization. Med. Sci. Sports Exerc. 52, 944–954 (2020).
  5. Wall, B. T. et al. Substantial skeletal muscle loss occurs during only 5 days of disuse. Acta Physiol. 210, 600–611 (2014).
  6. Joo, C. H. The effects of short term detraining and retraining on physical fitness in elite soccer players. PLoS One 13, (2018).
  7. McMaster, D. T., et al. The development, retention and decay rates of strength and power in elite rugby union, rugby league and american football: A systematic review. Sports Medicine vol. 43 367–384 (2013).
  8. Bowden Davies, K. A. et al. Short-term decreased physical activity with increased sedentary behaviour causes metabolic derangements and altered body composition: effects in individuals with and without a first-degree relative with type 2 diabetes. Diabetologia 61, 1282–1294 (2018).
  9. Krogh-Madsen, R. et al. A 2-wk reduction of ambulatory activity attenuates peripheral insulin sensitivity. J. Appl. Physiol. 108, 1034–1040 (2010).
  10. Valenzuela P. L., Rivas F. & Sánchez-Martínez. G. Effects of COVID-19 lockdown and a subsequent retraining period on elite athletes’ workload, performance and autonomic responses: a case series. Int J Sport. Physiol Perform. In press, (2021).
  11. Dick, R. et al. Descriptive epidemiology of collegiate women’s field hockey injuries: National collegiate athletic association injury surveillance system, 1988-1989 through 2002-2003. Journal of Athletic Training vol. 42 211–220 (2007).
  12. Agel, J. et al. Descriptive epidemiology of collegiate women’s basketball injuries: National collegiate athletic association injury surveillance system, 1988-1989 through 2003-2004. Journal of Athletic Training vol. 42 202–210 (2007).
  13. Dick, R., et al. Descriptive epidemiology of collegiate women’s soccer injuries: National Collegiate Athletic Association injury surveillance system, 1988-1989 through 2002-2003. Journal of Athletic Training vol. 42 278–285 (2007).
  14. Agel, J., et al. Descriptive epidemiology of collegiate men’s soccer injuries: National Collegiate Athletic Association Injury Surveillance System, 1988-1989 Through 2002-2003. Journal of Athletic Training vol. 42 270–277 (2007).
  15. Dick, R., et al. Descriptive Epidemiology of Collegiate Men ’ s Basketball Injuries : National Collegiate Athletic. J. Athl. Train. 42, 194–201 (2007).
  16. Hootman, J. M., Dick, R. & Agel, J. Epidemiology of collegiate injuries for 15 sports: summary and recommendations for injury prevention initiatives – PubMed. J Athl Train. 42, 311–319 (2007).
  17. Myer, G. D., et al. Did the NFL lockout expose the achilles heel of competitive sports. Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy vol. 41 702–705 (2011).

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.