BIHUB PATH

September 22, 2021

Fútbol

Dividendo social, un impulso crucial para el deporte femenino

By Martín Sacristán.

El deporte femenino ha vivido un espectacular crecimiento en los últimos cinco años. Los equipos, gracias a una mayor preparación, han ido acumulando mayores éxitos, más nivel y espectacularidad en sus competiciones. Pero esta es solo parte de la razón por la que han atraído el interés del público y cada vez mayor asistencia de aficionados a sus encuentros. Además, la sociedad, con un interés creciente en la igualdad y no discriminación entre sexos se ha sentido atraída por la competición femenina, identificando los valores deportivos con los sociales.

El mayor atractivo ha atraído también a un mayor número de patrocinadores, conscientes de que su apoyo les permitiría identificarse con la causa de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. El denominado dividendo social. Aportan unos ingresos extras muy importantes para que el deporte femenino cuente con más recursos, pueda promocionarse, prepararse y atraer talento. Ahora bien, pese a todos estos avances la competición entre mujeres todavía no es un gran negocio. Su gran baza, especialmente en esta recta de salida de la pandemia, es el dividendo social, antes que el económico.

Veámoslo con cifras. La previsión de Deloitte en su informe anual Predicciones TMT para 2021 es que el deporte femenino mundial no se acercará aún a los mil millones de dólares. Por tanto, y según los límites habituales que se impone este estudio, no es una industria emergente. De hecho queda muy lejos de los 481.000 millones que genera el deporte masculino a nivel global. Y pese a ello la consultora ha decidido analizarlo, por su previsión de que en la próxima década el interés del público no hará más que crecer.

Así ha sucedido ya en los ocho países con más actividad deportiva. Son EE.UU., Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, España y Nueva Zelanda. Lugares donde el 66% de su población está interesada en algún deporte femenino, con el 45% dispuesto a acudir en directo a presenciar un evento de este tipo, y un 46% que lo vería si se emite por televisión. Resulta muy relevante considerar que los aficionados suelen elegir, en su versión femenina, el deporte que siempre han seguido. Los países europeos, a excepción de UK, el fútbol. Los demás, aquellos que son más populares en su área, fútbol americano y baloncesto en los Estados Unidos, rugby en Nueva Zelanda. Esto nos lleva a pensar que el deporte femenino no es una atracción en sí mismo, sino que los aficionados reciben con la misma pasión competiciones que por espectacularidad y calidad se asemejan a las que están acostumbrados a presenciar en el deporte masculino.

Ningún deporte demuestra tan bien esta evidencia como el tenis. A diferencia de otros deportes, el apoyo que reciben los jugadores de ambos sexos es muy similar, tanto por patrocinadores como por el importe de los premios en los torneos. El resultado ha sido que los torneos de hombres y los de mujeres consiguen el mismo impacto comercial. El año pasado la audiencia en los Estados Unidos de los cuatro grand slams estuvo casi igualada para ambos géneros, siendo ligeramente superior cuando competían mujeres. Es un dato importante, porque estos torneos son un gran impulsor de las suscripciones a la televisión de pago, y por tanto a los ingresos por publicidad que generan.

Pero también deportes menos asentados en el gusto del público, como el fútbol jugado por mujeres, están viviendo un momento dulce en 2021. De hecho parecen haber salido más reforzados de la pandemia, gracias a un trabajo previo de clubes y ligas. Lo subrayaba la FIFA en el primer informe mundial sobre desarrollo y profesionalización del fútbol femenino. Aquellos que negociaron de forma separada los derechos de emisión de sus equipos y torneos femeninos, y el patrocinio de los mismos, han obtenido mayores ingresos que aquellos que lo hicieron en un paquete integrado. También el mejor acceso de las deportistas a instalaciones de entrenamiento y con preparadores más capacitados han tenido un impacto directo en los resultados.

El favor del público quedó consolidado en 2019, cuando la Copa Mundial de Fútbol Femenina de la FIFA reunió 1.475 millones de espectadores, sumados televisión y plataformas. Y este año todos se preparan para aprovechar ese tirón. La UEFA ha cuadruplicado la cifra dedicada a su fútbol femenino, hasta los 24 millones de euros. LaLiga femenina española ha sido ascendida de categoría amateur a profesional este 2021. En Reino Unido, el primer país en que se asentó el fútbol femenino, vive ahora la consolidación de su segundo deporte en importancia, el rugby. Para la siguiente temporada sus torneos femeninos serán retransmitidos en directo por Sky News.

Los patrocinadores europeos han querido sumarse a este avance. En mayo Euronics anunciaba su primer patrocinio a las competiciones femeninas de la UEFA. Se sumaba así a Pepsi, Just Eat y Hublot, y especialmente a VISA, uno de los primeros en apostar por el deporte femenino. Es un acuerdo a largo plazo, hasta 2025, y en las declaraciones de la empresa queda reflejada la importancia del dividendo social: declaraban haber tomado esta decisión «para que las niñas de toda Europa puedan seguir sus sueños y practicar el deporte que aman». Efectivamente, de momento es el apoyo a un sueño, y no a una realidad económica equivalente al deporte masculino. Pero esto importa hoy menos a las empresas que el dividendo social que pueden obtener.

Lo que han visto las empresas en el éxito del deporte femenino es un reflejo de la transformación de la sociedad hacia la igualdad de género. Muchas compañías llevan décadas integrando en sus estructuras la igualdad de acceso para hombres y mujeres. Lo que ha conseguido que un mayor número de mujeres directivas hagan valer su peso para apoyar el patrocinio de competiciones jugadas por mujeres. Convencidas de que las habilidades desarrolladas dentro del campo servirán a la niña, a la joven, para desarrollarse en igualdad de facultades fuera de él. Es el dividendo social del deporte femenino, y una de sus mayores bazas para hacer de su ascenso una progresión imparable.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.