BIHUB PATH

27 marzo, 2020

DEPORTE DE ALTO RENDIMIENTO Y SALUD ÓSEA ¿SON TODOS LOS DEPORTES IGUALES?

Salud y Bienestar

APÚNTATE AL CERTIFICADO EN MÉDICO DE EQUIPO – CONCEPTOS ESENCIALES

únete ahora
318K

La osteoporosis es una enfermedad altamente prevalente a partir de cierta edad, que presenta bajos niveles de densidad (DMO) y contenido mineral óseo (CMO) con el consiguiente riesgo de fractura de los huesos. Esta enfermedad afecta principalmente a mujeres post-menopáusicas, pero también a personas de otras edades – incluyendo niños – y condiciones. De hecho, se estima que el número de personas con osteoporosis va a aumentar hasta casi 34 millones en 2025, lo que supone un aumento del 23% con respecto al 2010.

El ejercicio físico se propone como una estrategia beneficiosa para mejorar la salud ósea, pero la evidencia científica al respecto es todavía incierta. Por ejemplo, un meta-análisis (Nikander et al., 2010) que incluyó 10 estudios concluyó que, mientras que el ejercicio aumenta la DMO en niños en etapa pre-puberal, en general no induce estos efectos en etapas posteriores (es decir, personas adolescentes, adultas o mayores). Esta heterogeneidad o controversia podría deberse al ejercicio practicado, ya que probablemente no todos los tipos de ejercicio provocan los mismos efectos. Así, para confirmar esta hipótesis, la responsable de la Unidad de Medicina del deporte del CAR y el equipo médico del FC Barcelona ha evaluado recientemente los datos de mujeres deportistas de alto rendimiento que practicaban distintos deportes en ambos centros de alto nivel, comparándolas con un grupo de mujeres sedentarias que sirvió de grupo control (Bellver et al., 2019).

Los resultados del estudio mostraron que tanto aquellas deportistas que realizaban deportes acuáticos, natación, natación sincronizada o waterpolo, como aquellas que realizaban deportes no acuáticos, fútbol, voleibol, y hockey, presentaban una mayor DMO y CMO que el grupo control, Es interesante observar que las que realizaban deportes no acuáticos tenían a su vez una mayor DMO y CMO que las que practicaban los acuáticos. Al analizar los resultados por deportes, los valores superiores de DMO y CMO se encontraban en deportes con alto impacto como el voleibol y el fútbol, mientras que los valores más bajos se encontraron en waterpolo, natación y natación sincronizada, seguidos del grupo control (datos mostrados en Figura 1). Especialmente bajos fueron los niveles en natación y natación sincronizada, posiblemente porque las deportistas de waterpolo entrenaban menos horas en el agua (12-15 horas a la semana, frente a las 36 horas de natación sincronizada), y más horas fuera de ella (10 horas a la semana, frente a las 8 de las nadadoras o las 3 de natación sincronizada).

Figura 1. Densidad mineral ósea en el cuerpo entero, en la columna vertebral y en la cadera en mujeres practicantes de distintos deportes de alto nivel y sedentarias. Figura obtenida de Bellver et al. (2019).

Otros estudios han observado también diferentes efectos sobre la DMO según el deporte practicado. Por ejemplo, un reciente estudio (Andersen et al., 2018) observó que los ciclistas presentaban una menor DMO total y específica a nivel lumbar y del cuello femoral que un grupo de corredores pese a realizar un mayor volumen de entrenamiento. De forma similar, otro estudio (Duncan et al., 2002) que incluyó a ciclistas, nadadores, corredores, triatletas y un grupo control que no hacía ejercicio observó que los corredores presentaban una mayor DMO en comparación con los que practicaban deportes en los que no hay impacto, es decir, nadadores y ciclistas. De hecho, sólo los corredores y no los otros grupos con independencia del deporte practicado, presentaba una mayor DMO que los controles.

En definitiva, estos resultados muestran que el ejercicio realizado incluso al más alto nivel no tiene efectos negativos para la salud ósea, de hecho puede mejorar la salud ósea con respecto a la población sedentaria, y estos beneficios dependen del deporte practicado. Los estímulos mecánicos activan una serie de señales formadoras de hueso “osteogénicas”  que facilitan que los huesos se fortalezcan, y estos estímulos son casi inexistentes cuando no se actúa contra la gravedad como dentro del agua, o en el ciclismo. Por ello, es conveniente incluir actividades que generen estos estímulos (ej. ejercicios de carrera, saltos, o entrenamiento de fuerza) para estimular la DMO.

El equipo Barça Innovation Hub

 

 

REFERENCIAS

  • Andersen, O. K., Clarsen, B., Garthe, I., Mørland, M., and Stensrud, T. (2018). Bone health in elite Norwegian endurance cyclists and runners: A cross-sectional study. BMJ Open Sport Exerc. Med.4, 1–7. doi:10.1136/bmjsem-2018-000449.
  • Bellver, M., Del Rio, L., Jovell, E., Drobnic, F., Trilla, A. (2019) Bone mineral density and bone mineral content among female elite athletes. Bone, Oct;127:393-400.
  • Duncan, C. S., Blimkie, C. J. R., Howman-Giles, R., Briody, J. N., COWELL, C. T., and BURKE, S. T. (2002). Bone mineral density in adolescent female athletes: relationship to exercise type and muscle strength.  Sci. Sports Exerc.34, 286–294. doi:10.1097/00005768-200202000-00017.
  • Nikander, R., Sievänen, H., Uusi-Rasi, K., Heinonen, A., Kannus, P., and Daly, R. M. (2010). Targeted exercise against osteoporosis: A systematic review and meta-analysis for optimising bone strength throughout life. BMC Med.8, 47. doi:10.1186/1741-7015-8-47.

NOTAS RELACIONADAS

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.