BIHUB PATH

febrero 2, 2022

Fútbol

Creando patrones de juego que ganan partidos

By David J.T. Sumpter.

El análisis del fútbol no solo se trata de números. Se trata de crear patrones de juego que ganan partidos. Aquí vamos a ver cómo los entrenadores trabajan con los analistas de datos para lograr precisamente eso.

En el artículo anterior de esta serie hablé de cómo los números, utilizados como indicadores claves de rendimiento (KPIs) pueden ayudar a que el club, es decir los jugadores, el manager y el cuerpo técnico, los directivos e incluso los fans, trabaje de manera unificada hacia un objetivo claramente definido. Me focalicé en la estadística de «la regla de los cinco segundos» que mide cuántas veces un equipo recupera un balón perdido en 5 segundos.

Una cosa es contar con un KPI que mida el éxito en el campo, y otra muy diferente es encontrar maneras innovadoras de generar ese éxito. Aquí es donde los patrones se mezclan con la analítica: ¿cómo organizamos al equipo para mejorar el rendimiento?

Caso de éxito: Manchester City

Generalmente, cuando nos hablan de la «regla de los 5 segundos» nos dicen que la clave está en que los jugadores presionen a los rivales inmediatamente después de haber perdido el balón.  Esto es muy importante. Necesitamos el compromiso de todos los jugadores para tener éxito. Pero el compromiso solo no es suficiente. También necesitamos organización. Necesitamos los patrones espaciales adecuados.

La imagen muestra una situación en el minuto 77 del partido de Manchester City (visitante) contra Manchester United en la temporada 2020/21.

El Manchester City está atacando con cuatro jugadores en el área. A lo que quiero que le presten atención es a la posición de tres jugadores:

  •     Kevin De Bruyne (17) está apenas fuera de área,
  •     Ilkay Gündogan (8) que va en dirección al área,
  •     Oleksandr Zinchenko (11) que está abajo a la derecha en la imagen.

También podemos verlo con la imagen de control de campo que muestra qué jugador llegaría primero al balón si estuviera en ese punto del campo.

La posición de Zinchenko es interesante porque su lugar «oficial» en la formación es lateral izquierdo.  Sin embargo, está en el centro controlando el mediocampo. Es esto lo que le permite a De Bruyne posicionarse para recibir un pase corto, y lo más importante, le otorga a Gündogan la libertad para correr hacia el área.

En este ejemplo en particular, el pase de la izquierda no fue bueno y el balón salió de la cancha generando un saque de banda. Pero después del saque de banda se creó una situación nueva muy similar. Esta es la posición de los jugadores cuando se juega el balón en el área.

Zinchenko está aún más al centro y cuando despejan el balón le llega directo a sus pies. El City recupera en menos de cinco segundos, en parte porque De Bruyne y Mahrez están presionando (con Gündogan en camino), pero también porque Zinchenko está bien posicionado para recuperar el balón suelto tras la presión.

Al hacerlo de este modo, con los laterales en el rol de mediocampistas cuando sus compañeros de equipo tienen el balón en el último tercio, Manchester City puede evitar contraataques y recuperar la posesión rápidamente. Como resultado tiene más jugadores atacando en el área.

El City perdió este partido, pero ganó la liga y recibió muy pocos goles en contra. Recuperando el balón en el tercio final, en el área frente a la portería, son los mejores de la Premier League. En esta temporada han recuperado el balón frente a la portería en 5 segundos en 25% de las pérdidas. Para comparar podemos decir que el Manchester United ha recuperado el balón en 5 segundos en 15% de las pérdidas. A largo plazo, tener una estructura de juego clara permite que el equipo mejore los elementos que son importantes para ganar.

Utilizar el seguimiento de datos para mejorar la posición

En los ejemplos mencionados arriba, solamente realizamos el seguimiento de la posición de los jugadores utilizando las imágenes que aparecen en la televisión. Pero utilizando el seguimiento de datos (la mayoría de equipos los tienen a disposición de sus ligas) en los 22 jugadores, podemos ver la posición de todos ellos.  Con esta información podemos mostrarle a los jugadores cómo controlan los espacios, incluso cuando están lejos del balón. El control del campo se convierte en una poderosa manera de ilustrar cómo cada jugador que no está posicionado cerca del balón afecta las decisiones de sus compañeros.

A continuación hay dos ejemplos de posicionamiento de jugadores que he utilizado para ayudar a los jugadores a mejorar su posición.

En el ejemplo de la izquierda, el lateral izquierdo del equipo verde (jugador 11) tiene una posición abierta en su banda, mientras que el balón está a la derecha en el área (jugador 2). Las flechas muestran cómo puede corregir su posición moviéndose hacia el centro. Al hacerlo, le permite al mediocampista central (jugador 8) llegar más cerca del borde del área. En el ejemplo de la derecha el equipo tiene un mejor posicionamiento. El lateral izquierdo (jugador 3), en este caso se ha movido al centro y permite que el equipo controle la zona fuera del área:  El 6 se mueve hacia el centro y el 8 hacia el borde del área. El Manchester City lleva esta idea un paso más lejos con el lateral izquierdo llegando al espacio que en otra situación estaría ocupado por el 6.

La elipse en la figura de la derecha con forma de cruz representa un patrón que los jugadores deben seguir.  Mientras cinco jugadores intentan realizar un pase exitoso al área, otros cinco cubren tanto espacio central como puedan. El punto clave es, como la formación de gansos que vimos en el primer artículo que tanto impactó a Pep Guardiola, que la tarea del jugador es encontrar un punto vacío dentro de la formación defensiva (en este caso un punto en la cruz), y ocuparlo. No hace falta una planificación, solo hay que entender qué posiciones necesitan ser cubiertas.

La dinámica de «formación» en cruz expuesta anteriormente es muy diferente a la formación de juego de un equipo (como por ejemplo 4-3-3 o 4-4-2). El trabajo del entrenador de hoy es, basado en los KPIs establecidos para el equipo, contribuir con este tipo de formaciones dinámicas para diferentes tipos de situaciones, desde cómo debería salir a jugar el equipo desde atrás hasta cómo debe presionar en cada tercio del campo. Lo ideal es que la descripción de cada situación esté acompañada con «reglas de juego» claras para los jugadores. Si estas reglas se siguen, las posiciones de juego son menos importantes que mantener una determinada forma.

El análisis puede ayudar no solo a establecer los KPIs, sino también a observar si los jugadores siguen las reglas que creemos que nos darán un mejor rendimiento.  En los ejemplos de arriba, utilizamos imágenes de control de campo para dar feedback a los jugadores. En mi experiencia puedo decir que los jugadores responden bien a este tipo de feedback visual. Ven de manera inmediata las fortalezas y debilidades de su posicionamiento (y las de sus compañeros).

El trabajo del entrenador es hacer que la táctica se convierta en formaciones dinámicas bien definidas.  El trabajo del analista de datos es brindarle apoyo al entrenador con herramientas que identifiquen automáticamente estas situaciones, y permitan dar un feedback efectivo a los jugadores.

Juntos pueden crear patrones de juegos que ganan partidos.

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.