BIHUB PATH

21 enero, 2020

CONSULTORES DE SOSTENIBILIDAD: TRANSFORMAR ESTADIOS EN INFLUENCERS

Instalaciones Inteligentes

Apúntate al Certificado en Gestión de Instalaciones Deportivas

Únete ahora
318K

El Mercedes Benz Stadium, en Atlanta, EEUU, se convertía a principios de año en el primer estadio deportivo en conseguir la certificación LEED platino. Uno de los más prestigiosos reconocimientos a edificios sostenibles, respetuosos con el medio ambiente, y de muy bajas emisiones. Entre los muchos factores que consideró el Green Council para concederlo estuvieron su sistema de recolección de agua de lluvia, sus instalaciones para generación de energía limpia, la facilitación de transporte alternativo -bicicleta y paseos peatonales-, entre otros. Pero, además de la apuesta de sus dueños por beneficiar al medio ambiente en general, y al de su ciudad en particular, fue fundamental para conseguirlo el trabajo de Ecoworks Studio, consultora en sostenibilidad.

Esta firma se fijó en el ámbito de los estadios deportivos a raíz de su experiencia previa con edificios a los que acuden masivamente muchas personas, como los centros de convenciones. Como en la sede de un gran equipo, son instalaciones que pasan, de un día para otro, de ser ocupados por unos cuantos cientos de visitantes, a decenas de miles el día del encuentro. Eso supone entre otras cosas, una gran demanda energética.

Pero tan interesante es el modo en que esta empresa acabó consiguiendo la certificación LEED para el Mercedes-Benz Stadium como su método de trabajo, el “¿y si…?” A sus clientes no les plantean, al menos en principio, posibilidades técnicas, sino aspiraciones para su sede. “¿Y si los estadios deportivos pueden contribuir a un futuro más sostenible?”. “¿Y si pudiéramos almacenar la energía cinética que los asistentes generan al caminar por el interior del estadios?”. “¿Y si proporcionaran un lugar de esparcimiento a sus vecinos inmediatos, sumando un parque público más a la ciudad?”.

Estos “¿y si…?” no solo resultan inspiradores, sino que demuestran cómo los estadios deportivos ya no pueden ser concebidos como meros edificios. Pueden tener, desde luego, soluciones constructivas, energéticas, y de aprovechamiento de aguas. Esa es la sostenibilidad por sí misma, pero al aplicarla, los mismos edificios de los grandes equipos se convierten también en líderes de opinión capaces de influenciar positivamente en la sociedad. Cuando un club decide convertir su sede en un edificio altamente sostenible, y con una óptima gestión medioambiental, está indicando cuál es el camino a seguir. Y contribuyendo también al desarrollo de una sociedad donde ya pocos dudan que las conductas ecológicamente responsables resultan imprescindibles.

Athur Blank, propietario de los dos equipos que juegan en el estadio, los Atlanta United FC y los Atlanta Falcons, posa con su staff con el reconocimiento Leed Platino.

Lo más obvio es que cuando un estadio es renovado o reconstruido, su arquitectura influye en la percepción de la ciudad, en su proyección turística, y en la del propio club. Pero ese papel pasivo lo complementa la conducta activa que supone ser sostenible, capaz de influir positivamente en la contaminación ambiental, en el vecindario inmediato, y en la relación afectiva que el público en general tenga con el club. Así es como el estadio, de la mano de la sostenibilidad, se convierte en otra estrella mediática, análoga al gran futbolista. Al deportista le copiarán sus peinados, estilos de vestir, y valores, y al estadio su modo de gestionar la energía, los recursos, y de relacionarse con la sociedad. Será, él también, un influencer.

Quizá por esta razón los consultores de sostenibilidad han comenzado a rebasar su campo para introducir la relación afectiva que se establece entre los seguidores y el club. Tomemos como ejemplo esas zonas deportivas abiertas al público que se incorporan cada vez más al propio estadio y a sus inmediaciones, analizándolas con el “y si”: “¿Y si un estadio de fútbol puede ayudar a mejorar la salud, la forma física y los conocimientos de nutrición de sus seguidores?”. Dado que la obesidad adulta e infantil va convirtiéndose en un problema de calado en los países desarrollados, fomentar la práctica deportiva puede significar convertirse en un referente, y ser mejor percibido por tus propios seguidores, pero también por el resto de públicos. Ser, por tanto, un influencer, una vez más.

Y no es un papel al que se pueda renunciar. Ya no. Una vez que casos como el Mercedes-Benz Stadium son reconocidos mundialmente, un club difícilmente puede dirigirse a sus seguidores diciéndoles que eso no le preocupa. O que no ha tomado medidas para reducir la huella de carbono que supone su actividad. Si el papel de consultor en sostenibilidad va volviéndose fundamental en el ámbito deportivo, la proactividad de los clubs para buscar este tipo de soluciones resulta también obligatoria. Y puede que si no lo hacen, sus seguidores les saquen, además, la tarjeta roja.

 

Martín Sacristán

NOTAS RELACIONADAS

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.