BIHUB PATH

enero 28, 2022

Medicina

Cómo afecta la contaminación a los futbolistas

By Álvaro González.

Aunque la contaminación ambiental es uno de los problemas que más preocupa a la sociedad, la investigación científica sobre cómo afecta la polución al deporte profesional no ha dado más que los primeros pasos. Existen numerosos estudios sobre cómo influye el medioambiente en los trabajadores y ciudadanos en general, pero rara vez toman como objeto de estudio a los deportistas, cuando su inhalación de aire es mucho mayor durante la actividad física. Tan solo está documentado que la exposición a emisiones causa daño oxidativo e inflamación del sistema cardiovascular a largo plazo.

¿La contaminación afecta al rendimiento deportivo?

La campaña que puso en marcha la UEFA en 2021, Cleaner air, better game, recogía el compromiso del organismo de compensar las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por sus competiciones. Además, en un epígrafe se hacía eco también de una investigación que había notado cambios en el juego de futbolistas debidos a la mala calidad del aire. El estudio citado se llevó a cabo en Alemania en 2015. Comparó los datos generados por el rendimiento de los futbolistas entre 1999 y 2011 en relación con los registros de calidad del aire de cada ciudad. Andreas Lichter, Nico Pestel y Eric Sommer consideraron los niveles de ozono y de PM10 (partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera) en 2956 partidos disputados por 1771 jugadores en 32 estadios durante 12 años. El dato más alarmante fue que un 7% de los partidos se jugó por encima del umbral de concentración de PM10 que marca la regulación de la Unión Europea.

Esta investigación encontró que un jugador realizaba de media entre 26 y 34 pases por partido con una precisión del 77%. El 90% de todos ellos eran en corto, de una distancia menor de 30 metros. Sin embargo, estas estadísticas se veían alteradas según el nivel de PM10 en el aire. Incluso había cambios significativos solo con niveles moderados de PM10. La contaminación afectaba no solo al número de pases y precisión, también a su longitud. Los académicos consideraron que el pase largo se puede interpretar como una forma de quitarse el balón de encima, puesto que a mayores niveles de contaminación, este tipo de pases aumentaba con respecto a los que eran en corto. Además, la influencia de la atmósfera era mayor en los jugadores de más edad y en los que tenían las posiciones físicamente más exigentes y activas en el juego: centrocampistas y defensas. Contabilizando todos estos parámetros, el rendimiento podía descender hasta un 16% según la calidad del aire, concluyeron.

Adaptación a la polución

Partiendo de estos resultados, un estudio chino acaba de confirmar algunos de estos hallazgos. La investigación ha comprendido todos los partidos de la Super Liga (CSL) celebrados entre mayo de 2015 y noviembre de 2017, unos 576, en 16 ciudades. De nuevo, el estudio estaba orientado al número de pases que daba cada jugador y su porcentaje de éxito como medida para calibrar su esfuerzo, aunque el nuevo matiz de esta investigación estaba dirigido a averiguar si los jugadores pueden adaptarse a condiciones externas desfavorables, como la contaminación. La evidencia empírica señala que tanto animales como humanos pueden mitigar su ritmo cardiaco y respiración durante un periodo de tiempo si están expuestos a un aire contaminado.

Los resultados confirman que la polución afecta a la calidad y número de pases que dan los jugadores. Sin embargo, estos académicos puntualizan que los futbolistas del equipo local apenas se ven afectados por la calidad del aire. Ese dato indicaría que puede existir algún tipo de adaptación y, además, pone de manifiesto la ventaja de jugar en casa.

El estudio aporta tres grandes hallazgos:

  • Se aprecia un efecto mayor de la contaminación en el jugador si existe una diferencia entre la calidad de esa atmósfera y la de su lugar de origen. La merma del rendimiento se cifra en un descenso de un 2% en la participación en el juego (pases) y un 3,1% en su precisión (éxito de los pases).
  • Puede que se produzca una adaptación al entorno habitual del futbolista, porque donde más se dejaba ver el efecto de la contaminación en el juego era en los equipos visitantes, hasta un 7,1 y un 7,8% de descenso del rendimiento.
  • Como ya indicaba el estudio alemán, los jugadores más jóvenes son menos sensibles a la contaminación.

Contaminación y capacidad cognitiva

Todavía existe gran divergencia en las conclusiones de este tipo de estudios sobre deporte y contaminación. Sin embargo, los resultados de las investigaciones citadas apuntan inequívocamente a que la calidad del aire afecta al menos a la capacidad cognitiva. Ese dato no es nuevo. En 2020, la Universidad de Ámsterdam sugirió que la contaminación podía alterar la asunción de riesgos. Su estudio se basaba en partidas del campeonato nacional de ajedrez. A mayor contaminación, más probabilidad de que acabasen en tablas. Otro estudio holandés sobre ajedrez también mostró que, en recintos cerrados, la concentración de PM2.5 en el aire, las partículas contaminantes más pequeñas, aumentaba un 26,3% la probabilidad de que el jugador cometiera un movimiento erróneo. Los autores habían analizado 30.000 movimientos de 596 partidas.

Esta idea podría dar validez a la hipótesis de que, en un partido de fútbol, la contaminación del aire favorecería que los jugadores diesen más pases largos, que entrañan menos riesgo. Los holandeses se apoyaban en una investigación relacionada con el mundo de las finanzas para contrastar su hallazgo. En 2016, un estudio descubrió que cuando subía la contaminación en Manhattan, se realizaban menos operaciones de riesgo en bolsa. No en vano, volviendo al deporte, también se constató que en el béisbol estadounidense, los árbitros cometen un 11,5%  más errores con un aumento de 1 ppm (partes por millón) del monóxido de carbono en la atmósfera.

¿Son contaminantes los eventos de estadio?

Lo que está también claro es que, en general, todos los efectos que han podido demostrarse van en detrimento de la calidad del juego y del espectáculo. Este problema es especialmente relevante en el deporte de estadios. La propia celebración de un evento deportivo genera altos picos de contaminación con todos los vehículos que se acercan al campo. En Estados Unidos se han llegado a contabilizar como factor contaminante hasta las barbacoas que se suelen hacer en las inmediaciones del terreno de juego. En números, cada 10.000 espectadores que acuden a un partido de la NFL supone un aumento del 0,3% del AQI (índice de calidad del aire). En declaraciones a The Sustainability Report, Nicholas Watanabe, de la Universidad de Carolina del Sur, dijo que cuando la universidad de Columbia acogió el torneo de la NCAA de baloncesto, el AQI subió a más de 150 en una ciudad en la que no suele superar los 40.

Deportistas en el centro de la emergencia climática

Hasta ahora no ha habido estudios más elocuentes en este campo que los que analizaron los registros de los corredores de maratón en China. Las conclusiones, tras revisar 56 pruebas celebradas entre 2014 y 2015, eran contundentes. De media, un corredor podía perder hasta doce minutos de su marca habitual en una carrera celebrada en un día con altos índices de contaminación. Aunque todavía queden muchos factores por determinar en este fenómeno, a medio plazo se impone la necesidad de colocar medidores de contaminación para poder acoplar los entrenamientos y los partidos a las horas con mejor calidad del aire atendiendo también a criterios de salubridad. Hay que tener en cuenta que el aire que inhala un deportista, por la frecuencia de su respiración durante la actividad, lleva las sustancias contaminantes a mayor profundidad en su organismo. Además, al respirar por la boca se pierde el efecto filtrante del vello nasal. Durante tres horas de ejercicio, puede pasar por su organismo el mismo volumen de aire que respira una persona sedentaria en dos días. De modo que ya hay suficiente evidencia para situar también a los deportistas en el centro de la emergencia climática.

FUENTES:

UEFA explainer: ‘Cleaner Air, Better Game’ campaign

https://www.uefa.com/insideuefa/sustainability/activities/0267-11dfaadcb305-75a1b049fdcd-1000–explainer-cleaner-air-better-game/

Productivity effects of air pollution: Evidence from professional soccer

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0927537117302658?via%3Dihub

Who Can Adapt to Air Pollution? Evidence from Professional Football Players in China

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3669464

Match Performance of Soccer Teams in the Chinese Super League—Effects of Situational and Environmental Factors

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6862007/

Risk Attitude and Air Pollution: Evidence From Chess

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3609237

The effect of air pollution on investor behavior : evidence from the S&P 500

https://www.econbiz.de/Record/the-effect-of-air-pollution-on-investor-behavior-evidence-from-the-s-p-500-heyes-anthony/10011567445

Indoor Air Quality and Cognitive Performance

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3460848

Air Pollution at College Football Games: Developing a Methodology for Measuring Air Pollutant Exposure in a Sport Event Microenvironment

https://www.researchgate.net/publication/331469026_Air_Pollution_at_College_Football_Games_Developing_a_Methodology_for_Measuring_Air_Pollutant_Exposure_in_a_Sport_Event_Microenvironment

Running With a Mask? The Effect of Air Pollution on Marathon Runners’ Performance

https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/1527002518822701

Contaminación en el aire y deporte

https://www.kunak.es/blog/contaminacion-aire-deporte/

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.