BIHUB PATH

15 abril, 2021

Atención, concentración y emoción en el deporte

Rendimiento Deportivo

APÚNTATE AHORA AL CERTIFICADO en Psicología del Deporte para el Desarrollo de Atletas

ÚNETE AHORA
318K

Hemos tenido una importante falta de concentración y lo hemos acabado pagando con la derrota. La frase es inventada pero a nadie le sonará extraña. En cualquier competición, perder la concentración puede influir de manera decisiva en el resultado. No importa si un equipo llega en su mejor momento físico o si el dominio de la técnica de todos sus integrantes es objetivamente superior al de sus rivales. Si los jugadores no están centrados, no tendrán que batir a un solo rival, sino a dos.

Dónde poner el foco de atención

Atención es la capacidad de percibir correctamente los estímulos del entorno. Poniendo el ejemplo de un partido de fútbol, esos estímulos son múltiples y variados. Pueden ser externos y asociados al propio encuentro, como el griterío del público, las instrucciones del entrenador, la posición del balón y de los rivales o el tiempo de juego. También pueden ser externos, aunque ajenos a ese instante: las ruedas de prensa previas, unas polémicas declaraciones del rival, la salud de un familiar o la cercanía de la renovación del contrato de un jugador. Por último (aunque no menos importantes) están los estímulos internos, y que van desde nuestro estado de ánimo hasta nuestros propios pensamientos, muchas veces capaces de abstraernos por completo del momento y lugar en que nos encontremos.

La concentración consiste en mantener esa atención dirigida a estímulos concretos. ¿A cuáles? Todo dependerá de nuestros objetivos. El lector atento supondrá que la buena concentración implica poner ese foco en la información relevante para el fin del deportista, y está en lo cierto. Sin embargo, no sería adecuado afirmar que a mayor foco, mejor rendimiento. Debe encontrarse un equilibrio justo. Y lo explicaremos con el ejemplo de una disciplina donde la atención y la concentración lo son todo: la magia.

Les animo a que vean este vídeo antes de continuar con su lectura. ¿Ya? Tal como habrán podido observar, en la magia el truco siempre depende de jugar con nuestro foco de atención. Además, este vídeo guarda un doble truco donde lo que se pretende mostrar no es tanto el juego de cartas que está teniendo lugar en primer plano como ese otro juego que se ha producido en segundo plano. Comprendiendo el objetivo del Dr. Wiseman, ¿diríamos que no hemos estado bien concentrados en nuestra tarea?

Para nada. La magia juega con la ilusión, y de alguna forma, nuestro objetivo es evitar que nos engañen. Se nos dice que nos concentremos en una tarea cuando lo que se pretende demostrar es nuestra falta de atención al resto de estímulos. Se nos distrae con una mano mientras es la otra la que hace el truco. Pero en ningún momento se está diciendo que esto no implique un correcto funcionamiento de nuestro cerebro o de nuestros sentidos. Simplemente se ha demostrado nuestra capacidad de mantenernos concentrados ante una demanda específica, o volviendo a la jerga deportiva, de estar en zona.

Por lo tanto, no prestar atención al cambio de ropa de las dos personas del vídeo, o del telón de fondo, o del color del mantel, lo que demuestra es que hemos sabido escoger unos estímulos y no otros para llevar a cabo nuestra tarea. De la misma forma, en un partido de fútbol es muy importante que los deportistas sepan ignorar la información irrelevante gracias a una atención selectiva, poniendo el foco en los estímulos apropiados. Y aunque existan personas más dispersas y otras más centradas, todo se puede entrenar. En este caso, el objetivo será el de aumentar o disminuir la atención cuando el jugador se lo proponga.

Lo interesante del entrenamiento de la concentración es que puede llevarse a cabo desde el ámbito puramente psicológico hasta el más físico. Por ejemplo, enseñando a los jugadores a reconocer lo que se identifica como interferencia cognitiva, y que no es más que cualquier pensamiento irrelevante para la tarea. Puede parecer una propuesta sencilla, pero entraña mucho trabajo lograr focalizarnos en lo exclusivamente relevante para nuestro objetivo. En el lado del entrenamiento físico, por su parte, si se logra que el jugador acabe automatizando parte de sus movimientos a base de práctica y mejora de la técnica, conseguiremos que ya no tenga que poner la atención en ellos, lo que de alguna manera liberará sus recursos atencionales para centrarlos en las demandas externas. Sería, por poner otro ejemplo cotidiano, como aprender a conducir y dejar de poner toda nuestra atención en pisar el embrague o cambiar de marcha. A un nivel cerebral, la corteza se libera para poder atender a nuestro entorno y así tomar mejores decisiones.

Aquí y ahora

Pero si hablamos de practicar la concentración, lo que desde hace unos años está realmente de moda en el ámbito deportivo es la meditación. Lograr estar en el aquí y el ahora está siendo de gran ayuda para muchos deportistas de élite que han encontrado en esa práctica una forma de focalizar y mejorar su rendimiento competitivo. No se trata de misticismo ni de espiritualidad, sino de aprender a concentrarse y permitirse un espacio de tiempo para hacerlo durante el día, o incluso en la víspera de un partido. De hecho, salvando las distancias, la lectura, escuchar música relajante o pasear por la montaña, por poner tres ejemplos, permitirían resultados análogos a la meditación en muchos aspectos. Erling Haaland, delantero del Borussia Dormunt, afirma meditar antes de saltar al campo para aumentar su relajación. De hecho, afirma meditar tanto como entrenar, dando un espacio muy importante a esta práctica en sus rutinas diarias. Lo mismo le sucede a Pau Gasol, quien dice leer mucho sobre la filosofía zen y la meditación para verlo todo en perspectiva, trabajar la autoconsciencia, vivir el presente y tener la mente en calma.

Lo cierto es que una práctica correcta de la meditación puede reducir el estrés y la ansiedad, así como permite un mayor control de las emociones. Y esto último es muy relevante. Los pensamientos negativos nos distraen y hacen que nuestro rendimiento caiga en picado. Según algunos estudios, emociones como la felicidad o el entusiasmo están más asociadas a la concentración, dado que son más propensas a promover un enfoque relevante para el desempeño y la automatización de ciertos movimientos. En resumen, meditar ayuda tanto a sobrellevar la carga externa a la competición como a mejorar nuestro rendimiento en ella. Que se lo digan a Phil Jackson, uno de los entrenadores más laureados de la NBA y que dirigió a los famosos Chicago Bulls de Jordan o a los Angeles Lakers de Bryant incorporando a George Mumford, maestro de meditación -mindfulness, en concreto- a sus entrenamientos.

Vivimos rodeados de estímulos de toda naturaleza que compiten por captar nuestra atención y desconcentrarnos de cualquier tarea que estemos llevando a cabo. Aprender a discriminar lo importante de lo irrelevante y desarrollar técnicas para gestionar toda esta información es esencial en el trabajo de un deportista de élite. De lo contrario, perder el foco de atención en lo importante nos llevará a una dispersión que afectará negativamente el resultado de la competición. Como decíamos al principio, la pérdida de concentración nos obligará a enfrentarnos no sólo al rival que tendremos delante, sino al que llevamos dentro y que puede acabar con cualquier aspiración personal. Porque no es, ni mucho menos, un rival menor.

 

Jose Valenzuela

 

Bibliografía

Vast, R.L., Young, R.L. & Thomas, P.R. (2010) “Emotions in sport: Perceived effects on attention, concentration, and performance”, Australian Psychologist, 45:2, 132-140.

 

NOTAS RELACIONADAS

CÓMO LAS EXIGENCIAS FÍSICAS DE LOS FUTBOLISTAS VARÍAN SEGÚN SU POSICIÓN

Aunque existen varios estudios al respecto, muchos de ellos han analizado estas demandas abarcando solo unas pocas variables o empleando ventanas de tiempo muy amplias. Un nuevo estudio realizado por preparadores físicos del F.C. Barcelona ha analizado con mayor precisión varios de estos detalles.

UN GRAN DESCONOCIDO EN LAS LESIONES MUSCULARES: EL TEJIDO CONECTIVO DE LA MATRIZ EXTRACELULAR

Un editorial publicado en la revista The Orthopaedic Journal of Sports Medicine —en el que han participado miembros de los servicios médicos del club— propone considerar la arquitectura íntima de la zona afectada, valorar a la matriz extracelular como un actor fundamental en el pronóstico de la lesión.

¿DE QUÉ SE TRATA REALMENTE LA GESTIÓN DE LA CARGA?

En este artículo, Tim Gabbet y su equipo proporcionan una guía fácil de usar para los profesionales cuando describen a los entrenadores la finalidad general de la gestión de la carga.

DOS SEMANAS BASTAN PARA AUMENTAR EL VOLUMEN Y LA FUERZA MUSCULAR

Por primera vez se demuestra que no hacen falta meses de entrenamiento, sino que dos semanas de un ejercicio apropiado bastan para mejorar significativamente tanto el volumen como la fuerza muscular.

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

¿Están los jugadores bien perfilados con relación al balón?

A través de la visión por computador podemos identificar algunos déficits en cuanto a la orientación corporal de los jugadores en diferentes situaciones del juego.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.