BIHUB PATH

octubre 26, 2022

Medicina

¿Afecta la genética de manera igualitaria a hombres y mujeres futbolistas en el riesgo de lesión?

By BIHub Team.

En los últimos años, el mundo del fútbol ha demostrado un creciente e imparable interés por reducir la brecha de género, con el objetivo de alcanzar la deseada igualdad entre mujeres y hombres. La genética, sin embargo, parece seguir su propio criterio a la hora de determinar el rendimiento y la posibilidad de lesiones de las futbolistas profesionales frente a sus congéneres masculinos.

 

La alfa-actinina-3, la proteína de la velocidad y la explosividad

 

La alfa-actinina-3, codificada por el gen ACTN3, es una proteína intramuscular ubicada en la línea Z del sarcómero muscular con un papel clave, ya que confiere a los elementos contráctiles de la fibra muscular una mayor estabilidad, lo que explicaría a su vez una mayor capacidad para generar fuerza.

La alfa-actinina-3 solo se expresa en las fibras musculares rápidas, lo que sugiere que el papel de esta proteína es específico en las contracciones musculares rápidas o en aquellas que se realizan con altos niveles de fuerza.1 Es decir, es una proteína necesaria para que los músculos se contraigan de un modo explosivo.

El gen ACTN3 presenta tres combinaciones genotípicas: XX, RX y RR. En el gen ACTN3 existe una variación genética, habitualmente conocido como polimorfismo R577X, presente en aproximadamente el 20 % de la población mundial. Esta variación genética hace que los individuos con el genotipo XX presenten niveles deficientes de alfa-actinina-3 funcional. En cambio, los individuos con el genotipo RR o RX, sí expresan alfa-actinina-3 funcional.

Se ha demostrado que los individuos XX poseen varios fenotipos negativos, como menor fuerza muscular2, menor volumen muscular3, deterioro de la capacidad para tolerar la tensión muscular4 y menor densidad mineral ósea5.

 

Fútbol y polimorfismo R577X

 

En el deporte, el polimorfismo R577X es una de las variaciones genéticas más estudiadas, ya que varias investigaciones han encontrado que los deportistas XX están infrarrepresentados en los deportes de élite orientados a la potencia6, 7, 8.

Además, algunas de estas investigaciones previas han constatado que los deportistas con el genotipo XX son más propensos a sufrir lesiones musculares sin contacto, en comparación con los deportistas RR y RX.

Entre los deportes orientados a la potencia, el fútbol es el escenario ideal para investigar el polimorfismo R577X, ya que se trata de un deporte claramente de “potencia/explosivo”, y se caracteriza por la repetición de acciones de alta intensidad como aceleraciones repentinas, desaceleraciones, sprints, cambios de dirección y saltos9.

De hecho, investigaciones anteriores constataron que el genotipo XX, que no tiene capacidad de expresión de alfa-actinina-3, puede ser un impedimento para convertirse en jugador de fútbol profesional (ya que la presencia de jugadores XX en los equipos de fútbol profesional es menor que en las poblaciones de control que no son deportistas10), pueden ser más propensos a lesiones de tipo muscular sin contacto que los jugadores RR11, 12 y necesitan más tiempo de recuperación para volver a jugar después de este tipo de lesiones13.

Sin embargo, estos hallazgos se han encontrado en muestras de futbolistas profesionales masculinos, mientras que la influencia del genotipo ACTN3 XX sobre la probabilidad de lesión muscular sin contacto, o cualquier otro tipo de lesión, no se ha probado en jugadoras de fútbol profesional.

 

¿Afecta el polimorfismo R577X a las mujeres y a los hombres futbolistas profesionales por igual?

 

El propósito de la reciente investigación realizada por Juan del Coso et al. (2022) Association of the ACTN3 rs1815739 Polymorphism with Physical Performance and Injury Incidence in Professional Women Football Players, fue determinar la influencia del polimorfismo R577X en variables de rendimiento físico y la incidencia de lesiones de jugadoras profesionales que compiten en la primera división española de fútbol femenino. Se partía de la premisa de que las jugadoras XX tendrían un rendimiento de salto y sprint más bajo y una mayor tasa de lesiones de tipo muscular que las jugadoras RR.

Mediante un experimento transversal, se registró el rendimiento y la epidemiología de las lesiones sin contacto en un grupo de 191 jugadoras profesionales de fútbol. Las participantes jugaban en nueve de los 18 equipos que compitieron en la Primera Iberdrola, en la temporada 2020-2021.

Para esta investigación, se realizó una batería de pruebas de rendimiento físico (dorsiflexión del tobillo, prueba sit-and-reach, salto con contramovimiento y prueba de sprint) en la pretemporada y se registraron las lesiones producto de sus rutinas de entrenamiento o competición durante toda la temporada 2020-2021.

 

Resultados del estudio

 

De la muestra del estudio, el 28,3 % de las jugadoras tenían el genotipo RR, el 52,9 % tenían el genotipo RX y el 18,8 % tenían el genotipo XX. Estas son los resultados más representativos del mismo:

-La altura del salto, el tiempo de sprint, la distancia la prueba seat-and reach y la dorsiflexión en el tobillo derecho e izquierdo fueron similares en RR, RX y XX.

-La incidencia de lesiones durante el entrenamiento y los partidos no presentó diferencias entre genotipos.

-Las proporciones de jugadoras con lesiones musculares sin contacto, lesiones de ligamentos y lesiones óseas también fueron similares entre los genotipos.

-La distribución de las jugadoras según el número de lesiones, la gravedad de las lesiones, el tipo de exposición, la recurrencia y el modo de inicio fue similar entre los 3 genotipos.

-En los tres genotipos, el muslo fue la ubicación más común de la lesión.

-El tobillo fue la segunda ubicación más común para las jugadoras RR y XX, mientras que la rodilla fue la segunda ubicación más común para las jugadoras RX. En cualquier caso, la distribución de las lesiones según la localización no se vio afectada por el genotipo.

 

Conclusiones del estudio

 

Aunque son necesarios más estudios que lo confirmen, parece que el genotipo XX puede tener una influencia menos desfavorable en el rendimiento futbolístico de las mujeres que en el de los hombres.

Cabe añadir que las diferentes características físicas, fisiológicas y tácticas del fútbol femenino, en comparación con el fútbol masculino14, pueden haber influido en estos hallazgos. La literatura existente explica que las jugadoras de fútbol cubren menos distancia y a velocidades más bajas durante los partidos15 y presentan un rendimiento más bajo en sprints, saltos y resistencia intermitente que sus compañeros hombres16, 17. En cuanto al aspecto táctico, los equipos de fútbol femenino parecen mostrar un estilo de juego más directo, con menos pases por posesión y un ritmo de pase más bajo que los equipos masculinos18, 19. Estas diferencias fisiológicas y tácticas entre las características del fútbol femenino y masculino de élite pueden contribuir a la insignificancia de la deficiencia de alfa-actinina-3 en el caso de las mujeres.

Además, aunque el estudio se llevó a cabo en una muestra homogénea de jugadoras de fútbol que participaban en la misma competición, el tamaño de la muestra fue relativamente bajo y no todos los equipos estaban sujetos a los mismos protocolos de entrenamiento, competición y alimentación.

Por otro lado, los protocolos desarrollados por las plantillas de los equipos para prevenir y tratar lesiones no eran idénticos. Por tanto, el hecho de llegar a conclusiones definitivas sobre la falta de asociación del genotipo ACTN3 con el rendimiento futbolístico y la incidencia de lesiones en jugadoras profesionales debe hacerse con cautela. Se deben realizar futuras investigaciones en otras muestras de mujeres deportistas profesionales o de élite para replicar los resultados de este estudio. Además, el estudio actual se centró en un solo polimorfismo genético, mientras que el rendimiento deportivo y la susceptibilidad a las lesiones pueden estar influenciados por otras variantes genéticas no estudiadas en el experimento actual.

En cualquier caso y en esta investigación, el genotipo ACTN3 no afectó el modo de inicio, el tiempo necesario para volver a jugar, el tipo de lesión o la distribución de las ubicaciones corporales de las lesiones. En resumen, las jugadoras de fútbol con diferentes genotipos del polimorfismo R577X tenían valores similares de rendimiento específico de fútbol e incidencia de lesiones. Así, desde una perspectiva práctica, el genotipado de ACTN3 puede no ser útil para predecir el rendimiento o la incidencia de lesiones en jugadoras profesionales de fútbol: la influencia de este genotipo en el fútbol femenino parece insignificante, al menos en comparación con el efecto del genotipo ACTN3 XX que se da en los jugadores de fútbol masculino.

 

Fuentes:

 

  1. North, K.N.; Beggs, A.H. Deficiency of a skeletal muscle isoform of alpha-actinin (alpha-actinin-3) in merosin-positive congenital muscular dystrophy. Neuromuscul. Disord. 1996, 6, 229–235. [CrossRef]
  2. Erskine, R.M.; Williams, A.G.; Jones, D.A.; Stewart, C.E.; Degens, H. The individual and combined influence of ACE and ACTN3 genotypes on muscle phenotypes before and after strength training. Scand. J. Med. Sci. Sports 2014, 24, 642–648. [CrossRef]
  3. Zempo, H.; Tanabe, K.; Murakami, H.; Iemitsu, M.; Maeda, S.; Kuno, S. ACTN3 polymorphism affects thigh muscle area. Int. J. Sports Med. 2010, 31, 138–142. [CrossRef]
  4. Del Coso, J.; Valero, M.; Salinero, J.J.; Lara, B.; Díaz, G.; Gallo-Salazar, C.; Ruiz-Vicente, D.; Areces, F.; Puente, C.; Carril, J.C.; et al. ACTN3 genotype influences exercise-induced muscle damage during a marathon competition. Eur. J. Appl. Physiol. 2017, 117, 409–416. [CrossRef]
  5. Yang, N.; Schindeler, A.; McDonald, M.M.; Seto, J.T.; Houweling, P.J.; Lek, M.; Hogarth, M.; Morse, A.R.; Raftery, J.M.; Balasuriya, D.; et al. α-Actinin-3 deficiency is associated with reduced bone mass in human and mouse. Bone 2011, 49, 790–798. [CrossRef]
  6. Houweling, P.J.; Papadimitriou, I.D.; Seto, J.T.; Pérez, L.M.; Coso, J.D.; North, K.N.; Lucia, A.; Eynon, N. Is evolutionary loss our gain? The role of ACTN3 p.Arg577Ter (R577X) genotype in athletic performance, ageing, and disease. Hum. Mutat. 2018, 39, 1774–1787. [CrossRef] [PubMed]
  7. Baltazar-Martins, G.; Gutiérrez-Hellín, J.; Aguilar-Navarro, M.; Ruiz-Moreno, C.; Moreno-Pérez, V.; López-Samanes, Á.; Domínguez, R.; Coso, J. Del Effect of ACTN3 Genotype on Sports Performance, Exercise-Induced Muscle Damage, and Injury 
Epidemiology. Sports 2020, 8, 99. [CrossRef]
  8. Alfred, T.; Ben-Shlomo, Y.; Cooper, R.; Hardy, R.; Cooper, C.; Deary, I.J.; Gunnell, D.; Harris, S.E.; Kumari, M.; Martin, R.M.; et al. ACTN3 genotype, athletic status, and life course physical capability: Meta-analysis of the published literature and findings from nine studies. Hum. Mutat. 2011, 32, 1008–1018. [CrossRef]
  9. Bloomfield, J.; Polman, R.; O’Donoghue, P. Physical Demands of Different Positions in FA Premier League Soccer. J. Sports Sci. Med. 2007, 6, 63–70.
  10. McAuley, A.B.T.; Hughes, D.C.; Tsaprouni, L.G.; Varley, I.; Suraci, B.; Roos, T.R.; Herbert, A.J.; Kelly, A.L. The association of the ACTN3 R577X and ACE I/D polymorphisms with athlete status in football: A systematic review and meta-analysis. J. Sports Sci. 2021, 39, 200–211. [CrossRef] [PubMed]
  11. Massidda, M.; Voisin, S.; Culigioni, C.; Piras, F.; Cugia, P.; Yan, X.; Eynon, N.; Calò, C.M. ACTN3 R577X Polymorphism Is Associated with the Incidence and Severity of Injuries in Professional Football Players. Clin. J. Sport Med. 2019, 29, 57–61. [CrossRef]
  12. Clos, E.; Pruna, R.; Lundblad, M.; Artells, R.; Esquirol Caussa, J. ACTN3 single nucleotide polymorphism is associated with non-contact musculoskeletal soft-tissue injury incidence in elite professional football players. Knee Surg. Sport. Traumatol. Arthrosc. 2019, 27, 4055–4061. [CrossRef]
  13. Rodas, G.; Moreno-Pérez, V.; Del Coso, J.; Florit, D.; Osaba, L.; Lucia, A. Alpha-Actinin-3 Deficiency Might Affect Recovery from Non-Contact Muscle Injuries: Preliminary Findings in a Top-Level Soccer Team. Genes 2021, 12, 769. [CrossRef]
  14. Pedersen, A.V.; Aksdal, I.M.; Stalsberg, R. Scaling Demands of Soccer According to Anthropometric and Physiological Sex Differences: A Fairer Comparison of Men’s and Women’s Soccer. Front. Psychol. 2019, 10, 762. [CrossRef]
  15. Bradley, P.S.; Dellal, A.; Mohr, M.; Castellano, J.; Wilkie, A. Gender differences in match performance characteristics of soccer players competing in the UEFA Champions League. Hum. Mov. Sci. 2014, 33, 159–171. [CrossRef] [PubMed]
  16. Cardoso de Araújo, M.; Baumgart, C.; Jansen, C.T.; Freiwald, J.; Hoppe, M.W. Sex Differences in Physical Capacities of German Bundesliga Soccer Players. J. Strength Cond. Res. 2020, 34, 2329–2337. [CrossRef] [PubMed]
  17. Baumgart, C.; Freiwald, J.; Hoppe, M.W. Sprint Mechanical Properties of Female and Different Aged Male Top-Level German Soccer Players. Sports 2018, 6, 161. [CrossRef] [PubMed]
  18. Mitrotasios, M.; González-Rodenas, J.; Armatas, V.; Malavés, R.A. Creating goal scoring opportunities in men and women UEFA Champions League Soccer Matches. Tactical similarities and differences. Retos 2022, 43, 154–161. [CrossRef]
  19. Casal, C.A.; Losada, J.L.; Maneiro, R.; Ardá, A. Gender differences in technical-tactical behaviour of La Liga Spanish football 
teams. J. Hum. Sport Exerc. 2021, 16, 37–52. [CrossRef]

KNOW MORE

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Corporativo

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.