19 septiembre, 2018

¿Grados de libertad o grados de esclavitud?

Análisis y Tecnología Deportiva
Deportes Colectivos
Blog
160K

¿Cuál es el abordaje adecuado para comprender el fútbol científicamente? Aquí, se propone que un primer paso hacia el desarrollo de modelos dinámicos que sean más sensibles al contexto del juego es resolver el problema de elegir “los grados adecuados de libertad” (DoF) (Krieger, 1992, p. 36). Según Martin Krieger, los DoF son las partes en que se descompone un sistema para obtener un “control” sobre ellas, es decir, las variables que uno puede cambiar y manipular con la expectativa de que los cambios inducidos en la conducta general sean sistemáticos e iluminadores en cuanto a la manera en que trabaja ese sistema. Curiosamente, con el uso de la teoría de los sistemas dinámicos (DST) como un marco modelador, uno puede, en principio, usar cualquier DoF de nuestra elección para describir un sistema, pero solo un subconjunto de todos los conjuntos posibles de DoF corresponderá correctamente a las variables que nos permiten predecir y modificar la conducta (Krieger, 1992). Este no es un problema menor. De algún modo, la tarea de descubrir los DoF adecuados puede ser tan difícil como diseñar los modelos, y en el fútbol este parece ser el caso. En el pasado, al estudiar los desplazamientos intencionales, por ejemplo, la famosa tarea de martillar de Bernstein, las mediciones de las fuerzas musculares o incluso los ángulos articulares se habían identificado claramente como unidades puramente anatómicas que proporcionan “malas” mediciones (Turvey, 1986). De hecho, las numerosas unidades a nivel estructural hacen extremadamente difícil dar una explicación de dicha acción y, por lo tanto, las teorías de control motor han promovido un abordaje más funcional al desplazamiento motor (Shaw y Turvey, 1981; Turvey y cols., 1981). Un buen ejemplo de la perspectiva de los teóricos del motor en el momento son las palabras de Ghiselin (1981): “las estructuras que respaldan la acción no se deberían confundir con la acción” (p. 200).

Actualmente, encuentro el mismo problema en el fútbol. Al medir, por ejemplo, las distancias de los jugadores en relación al centroide de un equipo, en lugar de unidades funcionales que capturan las relaciones legítimas del sistema, estas métricas son un ejemplo del nivel anatómico (es decir, estructural) del sistema. Es decir, tomando prestada la concepción de Ghiselin (1981), la estructura de los futbolistas que se distribuye a ciertas distancias desde un punto estadístico (es decir, el centroide) no se debe confundir con la conducta de orden superior que emerge en una manera estructurada legítimamente para funcionar en contextos particulares del juego. Claro está que es cierto que el fútbol genera procesos emergentes, que la conducta de los individuos es parecida a un enjambre bajo algún aspecto, que algunas cifras estadísticas pueden arrojar luz sobre los estados actuales y futuros del partido, etc. Sin embargo, lo que hace falta en el fútbol y en los deportes de equipo en general, antes que nada, es una guía estructurada y fundamentada de las preguntas esenciales que una teoría del fútbol debe responder, y estas preguntas, a su vez, darán una pista sobre los DoF relevante desde donde se puede generar un modelado adecuado.

Figura 1. Representa los desafíos similares que los científicos y los entrenadores tienen que enfrentar para trabajar en el sistema de interés. En ambos casos, la elección incorrecta de los grados de libertad cambiará radicalmente el resultado (es decir, numérico o conductual) al forzar (esclavizar) al científico o entrenador a comprender el resultado con base en su elección de DoF en lugar de servir como pruebas para las predicciones comprobables de una teoría/un tipo de juego fundamentado.

Cuando una persona juega al fútbol o entrena a otros jugadores, se enfrenta con el mismo problema de encontrar los DoF adecuados para alterar y mejorar su rendimiento y el de su equipo. Y desde este abordaje más bien orientado a la práctica, se pueden deducir unas observaciones iniciales para llevar el abordaje científico más dirigido a la teoría hacia preguntas apropiadas. Jugar al fútbol es una destreza que evoluciona a lo largo de la vida. Esta variación en la destreza a lo largo del tiempo es donde uno puede detectar lo que permanece invariable en cuanto a los parámetros importantes a los que los futbolistas se adaptan cada vez mejor. Creo que uno de dichos parámetros es inmediatamente obvio y, de hecho, el más importante: la posición de la pelota. Durante las primeras etapas cuando los niños juegan juntos, la posición de la pelota parece dirigir su conducta directa y casi exclusivamente. Poco saben acerca del trabajo en equipo, los desplazamientos tácticos, las triangulaciones o incluso el amague. Los niños principiantes simplemente seguirán la pelota, todos al mismo tiempo, sin importar lo que están haciendo los demás jugadores. No muestran sensibilidad hacia la estructura del equipo ni coordinación con otros compañeros del equipo y del equipo contrario. Cuando tiene posesión de la pelota, un niño a menudo simplemente intenta correr con ella hacia la meta y, cuando no tiene posesión, un niño simplemente intenta recuperarla directamente yendo tras ella. La posición de la pelota y el jugador en posesión de ella representan los predictores fundamentales para la conducta de los jugadores. En otras palabras, las primeras preguntas que se deben hacer son “¿dónde está la pelota?” y “¿quién tiene posesión de la pelota?”.

Consideremos ahora el caso de los futbolistas más experimentados. Con certeza, sus patrones conductuales son significativamente más complejos y parecen depender de varios parámetros del partido. ¿Todavía son el “dónde” y el “quién” de la pelota los parámetros principales que dirigen su conducta?

Figura 2. Muestra la ubicación de ciertos jugadores del equipo en la fase de recuperación durante el despliegue de un partido. Como se sugiere en López-Felip y Turvey (2017), la existencia de tres zonas funcionales emerge como una función de la posición de los jugadores en relación con la pelota. La línea curva azul indica jugadores en una zona de intervención inmediata debido a su corta distancia en relación con la pelota; la línea naranja indica una zona de asistencia mutua con los jugadores en las zonas de intervención; y una línea verde indica una zona de cooperación con las otras zonas debido a su distancia considerable a la pelota.

Si bien mis maestros del fútbol del FCB confirmarían esto, sus pares científicos sugerirían que si aquellos parámetros pueden ayudar a modelar la conducta de los futbolistas, es precisamente lo que el modelo se supone que demuestra empíricamente. Entonces, cualquier modelo de dinámica del fútbol, sin importar el aspecto del juego o el nivel de análisis al que apunta, en tanto que es un modelo del fútbol, tendrá que contener parámetros que describen la posición y el poseedor de la pelota. El fútbol es un tipo de fenómeno colectivo, claro está, pero, a diferencia de, supongamos, la conducta de ir en bandada de las aves, es una conducta centrada en torno a la posición y el jugador en posesión de un elemento muy especial del conjunto, es decir, la pelota.

Figura 3. a) Representa la sincronización general del equipo en la fase de recuperación para un partido (~20 segundos), representado gráficamente en la Figura 1 (consulte los detalles del análisis en López-Felip y cols., 2018).  b) Muestra los patrones conductuales de la coordinación interna del equipo como una función de la distancia de los jugadores a la pelota durante el partido de la Figura 1. Los resultados del análisis muestran que hay un deterioro de la coordinación funcional de los jugadores a medida que se alejan de la pelota.

En conclusión, esta publicación da a entender que la pelota y el jugador en posesión de ella parecen ser DoF relevantes para tener en cuenta al intentar comprender (científicos) y entrenar (entrenadores) el sistema bajo estudio (es decir, el fútbol). La moraleja es, entonces, advertir a los entrenadores y los científicos que su elección de DoF, si no es adecuada, puede esclavizar su teoría del juego (científicos) o su tipo de juego (entrenadores). En otras palabras, cuando la elección de DoF de un científico no parece ser adecuada, entonces, sus teorías se convierten en esclavas de la interpretación del resultado desde el modelado matemático. De la misma manera, si un entrenador no manipula las variables adecuadas en cada ejercicio de entrenamiento para limitar la conducta del equipo para el tipo de juego deseado del equipo, entonces, su tipo de juego se vuelve esclavo de las malas interpretaciones de las variables del partido (DoF) que hacen los entrenadores para alcanzar un tipo de juego deseado.

La publicación del mes que viene abordará la ontología del fútbol para responder preguntas como las siguientes: ¿Qué relaciones entre los DoF mantienen la naturaleza sistémica en el fútbol? ¿Cuál es el sistema en primer lugar?, y otras de naturaleza similar.

 

Maurici A. López-Felip. Centro para el estudio ecológico de la percepción y la acción, EE. UU. Departamento de deportes en equipo en Fútbol Club Barcelona, Barça Innovation Hub, España

 

 

Referencias

Ghiselin, M. T. (1981). Categories, life and thinking. The Behavioral and Brain Sciences, 4, 269-313.

López-Felip, M. A., y Turvey, M. T. (2017). Desideratum for GUT_ A functional semantics for sport. Human Movement Science, 1–0. http://doi.org/10.1016/j.humov.2017.05.002

López-Felip, M.A., Davis, T.J., Frank, T.D. y Dixon, J.A. (2018). A Cluster Phase Analysis for Collective Behavior in Team Sports. Manuscrito suscrito para su publicación. Human Movement Science, 59, 96-111.

Shaw, R. y Turvey, M. T. (1981). Coalitions as models for Ecosystems: A Realist Perspective on Perceptual Organization. In M. Kubovy y J. Pomerantz, Perceptual Organization. Páginas 343 – 415. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates, Inc.

Turvey, M.T. (1986). Beyond anatomical specificity. Comment on Berkinblit, M. B., Feldman, A. G., y Fukson, O. I. Adaptability of innate motor patterns and motor control mechanisms. The Behavioral and Brain Sciences, 9, 624-625.

Turvey, M.T., Shaw, R.E., Reed, E.S., y Mace, W.M. (1981). Ecological laws of perceiving and acting: In reply to Fodor and Pylyshyn. Cognition, 9, 237-304.

NOTAS RELACIONADAS

El fútbol desde los primeros principios

El objetivo de esta publicación es detallar una serie de principios que se consideran cruciales para entender el desarrollo del tipo de juego de FC Barcelona.

Análisis y Tecnología Deportiva
Blog

LA IMPORTANCIA DE LA BIOESTADÍSTICA EN LAS CIENCIAS DEL DEPORTE Y LA MEDICINA DEPORTIVA

El área de analítica del deporte ha crecido exponencialmente gracias a las ciencias de la informática y engloba disciplinas como las ciencias del deporte, ciencias del comportamiento, la medicina y la visualización de datos, entre otras, además de la estadística con un enfoque más táctico y de rendimiento del deporte.

Rendimiento Deportivo
Deportes Colectivos
Blog

EJERCICIOS EXCÉNTRICOS: ESTUDIANDO “VACUNAS” PARA LOS MÚSCULOS

El entrenamiento mediante ejercicios excéntricos es importante para prevenir lesiones. Sin embargo, un entrenamiento intensivo puede ocasionar también un cierto daño muscular, que es preciso vigilar para reducir al máximo el riesgo de lesión.

UNA CLASIFICACIÓN OBJETIVA PARA LAS LESIONES MUSCULARES

Una objetiva y buena clasificación mejoraría la precisión en el pronóstico, permitiría ajustar el tratamiento y reducir el riesgo de re-lesión.

EL ESTUDIO DE LAS ACELERACIONES Y DESACELERACIONES DE ALTA INTENSIDAD EN EL FÚTBOL

Una nueva dimensión de análisis nos plantea que las aceleraciones máximas ocurren con una frecuencia superior a 8 veces respecto a las acciones de sprint.

Rendimiento Deportivo
Deportes Colectivos
Blog

EL NIVEL DE RESISTENCIA COMO MODERADOR DE LA CARGA DE ENTRENAMIENTO

La resistencia cardiovascular de los deportistas se ha manifestado como un moderador del resultado de la carga a la que son expuestos.

Los espacios en el fútbol desde una perspectiva cuantitativa

En palabras de Johan Cruyff “los jugadores, en realidad, están en posesión de balón por 3 minutos, en promedio. Por lo tanto, lo más importante es: ¿qué se hace durante esos 87 minutos en los que no se tiene la pelota? Esto determina la calidad del jugador.”

FOOTBALL COACH ANALYTICS SUMMIT

Ciutat Esportiva Joan Gamper, Barcelona
14 de noviembre de 2018

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete
  • Contáctanos
  • Únete al HUB

Mantente al día con nuestras novedades

¿Tienes preguntas sobre Barça Universitas?

  • Startup
  • Centro de Investigación
  • Empresa

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

Por favor, completa los campos:

El Formulario ha sido enviado exitosamente.